Neo Club Press Miami FL

Clásicos furtivos

Clásicos furtivos

Clásicos furtivos
enero 20
02:55 2014

La Poesía no hace alianzas con el Poder alegando que existen causas más redentoras que la suya. Buscar los términos justos para alcanzar el discernimiento no presupone un acuerdo con las fuerzas tutelares, ni la creencia en el magma político que las sostiene. He aquí un espejismo basado en la flaqueza: la concesión provisoria, si se piensa en las obras debidas a una promesa, a la deuda que se salda como esplendor aparente, o como “arte de compromiso”. Porque ninguna concesión encuentra su lenitivo en la brevedad, ni en lo transitorio. La Poesía, para su riesgo civil, no hace alianzas.

El mal ejemplo seguía siendo Virgilio, a quien no redimían versiones de una muerte sospechosa, fraguada por su propia deidad, su objeto de lisonja; ni églogas proféticas que le señalasen como iluminado, libre de ataduras físicas a Cayo Mecenas o alguna otra sombra favorable. El estigma permanecía, visible entre los hexámetros de su poema mayor, como el único reproche a esgrimir: la adulación del César. Vinieron entonces, tras el largo silencio de la épica, los Poetas Laureados a rendir su versión de la pleitesía, redactando los largos panegíricos de la corte, describiendo con minuciosidad y vanagloria la heráldica del Poder.

¿Quién recuerda a Robert Southey, sino como objeto de escarnio de Byron? ¿Quién, sino un lector de curiosidades, pudiera disertar sobre la obra de Hanns Johst, cuya trascendencia se reduce a una frase que usualmente se atribuye a Goebbels?: Wenn ich Kultur höre … entsichere ich meinen Browning!

No faltaría mucho para que los juglares se sintiesen en deuda con gobiernos y falanges, y animasen los recintos ocupados por los nuevos pretores, versificando arduamente, impúdicamente. Reclamarían así la condición de víctimas que esperaban desagravio, voceros de una masa irredenta e inculta. Y fueron hombres de letras los que fundaron gremios y juegos florales, los que compusieron himnos y elegías, y no ocultaron su entusiasmo ante la imantación de la fuerza y sus representantes, a quienes se podía reconocer por la jerga antes que por el uniforme. Porque el diseño de los uniformes seguía siendo obra inconsciente de un mismo humorista, que fue sucesivamente legionario, cruzado, mosquetero, húsar, bolchevique y auxiliar de policía. Para cantar su zurcido y gloria estaban el Poeta Nacional, los Artistas Eméritos, los agregados culturales…

¿Y quién no sueña un país donde todas las imprentas pertenezcan a los uniformados, llamados a subsidiar planes editoriales, los clásicos en grandes tiradas, la retórica heroica mirada desde el tiempo, neutralizada por la ambigüedad que otorga lo intemporal? ¿Y cómo no aprovechar la eficacia de una lírica a prueba de templos y vedas, cuya esencia despierta una emoción que ha trascendido la circunstancia? Clásicos de una era apagada, ineludibles, clásicos muertos para citar a medias, clásicos convenientemente prologados por editores que ajustarán el lente y la perspectiva. Así mitigaron la curiosidad básica de bibliotecas y librerías, siempre dispuestas a cambiar hondura por profusión. Todo lo que sirviera para diluir, entre la aparente diversidad y el exceso, a otro tipo de clásicos: los furtivos, los que dudan del Poder y le enfrentan, clásicos que se sustentan en el discurso de la otredad, el relato egoísta de una minoría sediciosa, que hace literatura a expensas del optimismo social.

Ahora mismo, sabiéndose heredero de todas las suspicacias reservadas a Césares y Reyes, el Caudillo se permite esperar a que los clásicos furtivos agoten su ciclo vital, para editarlos y proclamar su valía, como hijos tercos que regresan envueltos en el pabellón que cobija a todos por igual, bajo cualquier cielo. La condición póstuma es la mejor clave de acceso al linotipo de los sátrapas. Pero mucho tiempo antes, cuando fascinaban a los lectores desobedientes, sus obras permanecían relegadas al estante de consultas especiales. Su eficacia literaria no podía ser entredicha, porque su posible trascendencia estética importaba menos que los argumentos a neutralizar. Poesía del cinismo, más peligrosa y memorizable; narraciones que glorificaban el pasado, donde el protagonismo se cedía a conceptos tan contagiosos como la noche, la fiesta, el placer efímero… El lujo verbal, el virtuosismo de la prosa, la sublimación del individuo, ¿no contradecían la preceptiva moderna, basada en la pulcritud, el civismo y el bien común? Sin embargo, una política editorial sabe convertir el riesgo en aparente generosidad, como parte del mimetismo diplomático que negocia la supervivencia y su máscara. Vivos e inéditos, muertos y traducidos a idiomas vernáculos, ¿será el lector capaz de sacrificar su integridad, y adquirir la colección que los regidores expurgan, por acallarle?

Mientras llega el tiempo de elegir sin trabas, en tanto el flujo de la literatura coincida con la carta que guía el gobernalle, y el lector natural siga reclamando versiones originales, no se tendrá otra provisión que resistir al premio vitalicio que insinúa el Poder. Al juglar su incertidumbre, al poeta sus obsesiones, que otro regalo no tendría mejor efecto. Y para admirar a los clásicos, visibles o furtivos, un espejo.

Sobre el autor

Manuel Sosa

Manuel Sosa

Manuel Sosa (Las Villas, 1967). Músico y escritor, tiene una Licenciatura en Lengua Inglesa y ha ejercido la enseñanza. Entre sus libros publicados figuran “Utopías del Reino” (1992), “Saga del tiempo inasible” (1995), “Canon” (2000) y “Una doctrina de la invisibilidad” (2008). En Cuba, fue Premio David de Poesía en 1991, Premio Nacional de la Crítica en 1993 y Premio Heredia de Ensayo en 1994. Actualmente integra el grupo musical Alejandro & The Third. Reside en Atlanta.

Artículos relacionados

1 comentario

  1. Callejas
    Callejas enero 23, 12:03

    Excelente texto. Me hizo recordar una de las tesis poéticas de Hermann Broch en “La muerte de Virgilio”. El dialogo del poeta con el emperador Augusto, donde se expone como el poder político azuzaba de muerte a la ironía de la poesía clásica.

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Olivera Castillo

Pan (de yeso) y circo

Jorge Olivera Castillo

                El circo no es el pasatiempo donde lavamos las llagas del hambre con sonrisas espontáneas y puras. Tampoco es el lugar para

0 comentario Leer más
  Juan Carlos Recio

Para desalmar un cadáver

Juan Carlos Recio

                Si no estás dispuesto a perdonar y todo lo que das es sombras cómo pudieras ser el amado cómo irías hasta el

0 comentario Leer más
  Luis Jiménez Hernández

En primera persona

Luis Jiménez Hernández

                no escribo versos en primera persona, ser decadentes es un oficio cruel como el de jugar a ser Dios. Pero hoy escribiré

1 comentario Leer más

Festival Vista Miami