Neo Club Press Miami FL

Cóctel termodinámico

Cóctel termodinámico

Cóctel termodinámico
junio 13
02:46 2014

En nuestro mundo moderno, en el cual imperan las estadísticas y la comida rápida, una consecuencia inesperada del principio de Lavoisier según el cual “nada se pierde, nada se crea, todo se transforma”,  es que por cada persona que aumenta de peso al menos una enflaquece, e inversamente. Los países más industrializados se caracterizan por el derroche de comida y la obesidad galopante entre los jóvenes, que a menudo desayunan con comida chatarra y refrescos azucarados. Mientras tanto, en otros lugares del planeta, otros jóvenes y adultos a menudo no tienen para comer y no consiguen alcanzar un peso óptimo.

Algunos dirán que la obesidad es una cuestión cultural. Si tratáramos de comer usando palitos de madera, como lo hacen en muchos países del Asia, tal vez nos mantendríamos delgados, por lo menos durante el tiempo necesario para dominar este arte. En el Occidente, los inventores de dietas no descansan. Las dietas son una industria en sí. Las hay de todo tipo y cada una es mejor que la otra, aunque estadísticamente no traigan ningún cambio y algunas veces sus inventores se mueran a causa de ellas.

Algunos profetas del desastre imaginan escenarios en los cuales la mala repartición de las masas puede influir sobre la velocidad de rotación de la tierra y eventualmente afectar la inclinación de su eje, lo que podría llevar a una fatídica inversión de polos. Imaginan también que sí todos los habitantes del país más poblado del mundo saltasen al mismo tiempo podrían provocar algún terremoto o alguna catástrofe. Tal vez a algún medio de comunicación social se le ocurra convocar a sus afiliados para que realicen este experimento. La presencia simultánea de un inmenso conjunto de personas flacas o de un conjunto menos grande de personas extremadamente masivas en conjunción con la luna podría afectar las mareas y alterar el nivel del mar, con las consiguientes consecuencias desastrosas para las zonas costeras.

Me asusto cada vez que escucho a una persona decir “perdí 10 kilos”. Esto significa que en algún lugar del planeta una persona a lo mejor ganó 10 kilos, o diez personas aumentaron un kilo cada una. La conservación de la masa no ocurre en vano. ¡Dichoso Lavoisier!  También puede ocurrir que alguien cercano que desee hacernos daño se dedique a adelgazar para que consigamos los kilos de los cuales se deshizo. Por eso les recomiendo evitar las cercanías de los gimnasios, porque todas las personas que acuden allí comparten el mismo objetivo: deshacerse de algunos kilos. Y si uno no es del tipo deportivo, arriesga encontrar esos kilos extraviados y hacerlos suyos.

Junto con la Segunda Ley de la Termodinámica, el principio de Lavoisier contribuye, de una manera que probablemente Lavoisier no sospechaba, a hacer de nuestro mundo un lugar peligroso para los flacos. Es recomendable que estos se disfracen de gordos para que ningún amigo o vecino con malas intenciones pueda cederle parte de su masa. Por mi parte, he notado que mi peso ha estado aumentando y he resuelto ingerir todos mis alimentos usando unos palitos. Es grande la cantidad de comida que dejo de comer porque casi toda se me cae; al mismo tiempo estoy gastando una gran cantidad de energía, es decir, de masa multiplicada por el cuadrado de la velocidad de la luz, pero ese es otro tema.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

José Luis Borja

José Luis Borja

José Luis Borja nació en Francia de padres españoles refugiados de la guerra civil. Estudió ingeniería electrónica en Toulouse. Por el texto “Dulce Venecia” recibió el Segundo Premio del IIº Certamen Internacional de Cuentos “Jorge Luis Borges-2008”, de la revista SESAM (Buenos Aires, Argentina). Suya es la novela histórica “Aroma de caña fresca”. Reside en Miami.

Artículos relacionados

3 comentarios

  1. Kiko Arocha
    Kiko Arocha junio 16, 05:34

    Gracias, José Luis, por los consejos implícitos. Me aleccionaste sobre que el extraño aumento de peso que estoy padeciendo en las últimas semanas se debe a que frecuento un local contiguo a un restaurante vegetariano. Para perder ese peso extra voy a parquear frecuentemente mi carro frente a un restaurant chino tipo buffet. Sigue escribiendo esos textos tan prácticos, por favor.

  2. Armando Añel
    Armando Añel junio 16, 15:30

    Delicioso texto! Incluso con palitos chinos.

  3. Jose Luis Borja
    Jose Luis Borja junio 19, 11:44

    Apreciados Amigos,

    Muchas gracias por sus gentiles comentarios.
    Jose Luis Borja

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Kiko Arocha

Las deudas

Kiko Arocha

  Miró a su hermano menor con penetración, como miran los felinos, para decirle: —Te veo nervioso, suelta la botella que no va a pasar na. —Mira mi hermano, estoy

0 comentario Leer más
  Manuel Gayol Mecías

Fidel ha muerto

Manuel Gayol Mecías

  Las palabras y los muertos (Premio Internacional Mario Vargas Llosa, Universidad de Murcia, España, Seix Barral, 2007), del escritor cubano Amir Valle, trata sobre la muerte de Fidel Castro y los

0 comentario Leer más
  Jorge Olivera Castillo

Pan (de yeso) y circo

Jorge Olivera Castillo

                El circo no es el pasatiempo donde lavamos las llagas del hambre con sonrisas espontáneas y puras. Tampoco es el lugar para

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami