Neo Club Press Miami FL

Combatiendo la impotencia y la eyaculación precoz (I)

Combatiendo la impotencia y la eyaculación precoz (I)

Marzo 04
19:19 2011

1pianistaImpotencia y eyaculación precoz. Son dos viejas preocupaciones recurrentes, que los hombres han padecido prácticamente desde que el mundo es mundo, pero que han ganado muchos “adeptos” y “practicantes” con el exceso de estrés e información que las sociedades modernas conllevan.

Dos son las causas fundamentales de ambos padecimientos, y conocer las causas es decisivo para combatirlos con éxito. Una de ellas es el ya mencionado estrés, el exceso de trabajo, las preocupaciones, que se agudizan en crisis económicas como las que actualmente padecemos. El otro es la inseguridad, es decir, el miedo masculino –en ocasiones inconsciente, o tan sutil que pasa desapercibido incluso para quien lo padece- a no estar a la altura de las circunstancias, a no poder complacer lo suficiente a su pareja. La preocupación masculina por el rendimiento y la imagen que de sí mismo se llevará su pareja, suele ir contra el buen sexo. Por lo general, tanto la impotencia como la eyaculación precoz tienen causas síquicas, anímicas, más que físicas.

Es preciso anotar, para aquellas mujeres que nos leen, que su actitud puede ser definitoria a la hora de “sanar estas heridas”. La comunicación oral es clave en estos casos. Alagar sutilmente a los hombres en la intimidad, centrando el discurso no en su rendimiento sexual, sino en sus cualidades o méritos –no importa la naturaleza o utilidad de esas cualidades, ni si vienen al caso-, suele ser un antídoto infalible contra la inseguridad masculina y, consecuentemente, contra la impotencia. En casos extremos, para aquellas mujeres liberadas capaces de entregarse totalmente, una amorosa felación resulta muy conveniente, presionando desde los testículos, o palmeándolos suavemente. Esto también funciona como comunicación oral.

Cabe recordar a las mujeres que los hombres, en una mayoría aplastante, condicionan su disfrute a su ego o vanidad masculina.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Cómo se le ocurre a Santos pedirle ayuda a Castro. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Ignacio Pérez

El viaje de Silvia (XIV)

Jorge Ignacio Pérez

Jose se enamoró de Silvia, como suele ocurrir en los casos en que una mujer le planta cara a un hombre. Plantarle cara, quiero decir en términos duros. No fue

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Pesadilla

José Hugo Fernández

I) Estaba preso. La celda era húmeda y oscura. Me dolían hasta las ideas por tantos porrazos y patadas. Supongo que entre sueños, vino un caimán sin dientes a susurrarme

0 comentario Leer más
  Adrián Morales

Del amor y otros milagros

Adrián Morales

Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami