Neo Club Press Miami FL

Comer, ¿pecado o delicia?

Comer, ¿pecado o delicia?

Comer, ¿pecado o delicia?
abril 07
00:35 2015

Un libro como el que presento este verano, de recetas de platos típicos internacionales, me parece esencial. La cultura culinaria es un campo que caracteriza a la humanidad y depende mucho de la cultura, religión y desarrollo económico de la región en que se esté viviendo. Es innegable que uno de los supremos placeres humanos es la satisfacción de comer.

Este libro de recetas de comidas típicas internacionales responde a mi necesidad de búsqueda más allá de lo cotidiano, no sólo en el ámbito personal y en la esencia de mi carácter, sino como una indagación espiritual, cultural y psicológica.

Con la globalización se ha generalizado y ampliado la dieta alimenticia de nuestra generación, transformándose prácticamente en un arte y en una especialidad de altos estudios con todas sus categorías.

La comida resulta el centro de todos los eventos de la vida diaria familiar, social, amorosa, regional y de los países; también de la política, del hecho militar, del comercio, la cultura y la religión.

No sólo la comida se refleja en la creación cultural sino en toda la historia. Cada país tiene su genealogía y en ella la cultura culinaria es uno de los elementos fundamentales, parte vital de sus tradiciones. Puede inferirse, incluso, que un dietario puede definir a un país, sus costumbres y sus tradiciones.

Tenemos el ejemplo de la sopa roja rusa, debido a la abundancia de remolacha y la ausencia de otros tipos de vegetales y raíces. Y ello por sus condiciones climáticas.  Por ejemplo, en las culturas pre-colombinas de Guatemala, en los platos tradicionales, se halla ausente la carne de res y abunda el pescado. Esto es un indicador de cómo se desarrolló la economía, de cómo se utilizó la flora y fauna del territorio.

La supervivencia humana depende de tres elementos biológicos: respirar, ingerir alimentos y procrear. La alimentación es la transferencia de energía solar al humano… algo que las plantas sí pueden realizar directamente. En nuestro caso asimilamos la energía solar a partir precisamente de tales plantas u otros animales que se han formado. Y todo ello combinado en recetas que, por supuesto, son originales de cada pueblo o región, dependiendo del tipo de cultivos y animales allí existentes.

La mitología, los tótems y las religiones giran asimismo alrededor de la comida, de sus regulaciones, sus prohibiciones, del tipo de receta y demás. Así, el origen del pecado original en el Antiguo Testamento se escenifica cuando Eva come del fruto prohibido. En la mitología del Olimpo, la acción de comer muchas veces se relaciona con los más primitivos y nefastos instintos, como la antropofagia del dios Cronos, o de Saturno devorando a sus hijos. Así como en la Biblia vemos que el deseo desordenado de comer o beber en demasía es declarado como uno de los siete pecados capitales, la gula o glotonería parece ser un pecado que a muchos les cuesta ignorar. La Biblia declara que si somos incapaces de controlar nuestros hábitos alimenticios, probablemente seremos incapaces de controlar otros hábitos, como los de la mente.

El papa Inocencio XI expresó que no era pecado comer o tomar por el solo motivo de satisfacer el paladar. Sin embargo, no es una falta sentir placer en el comer, porque es imposible comer sin experimentar la delicia que las comidas producen naturalmente, pero sí es un defecto comer como bestias por el solo motivo de la gratificación sensual y sin un objetivo razonable

En los festejos a los dioses en las religiones, las ofrendas imprescindibles son de diversos platos de comida para que también los olores lleguen a las deidades y sepan que se les agradece su acción en los asuntos humanos. También los sacrificios a las deidades, reales o alegóricos de plantas y animales, tiene lugar para celebrar la buenaventura ya sea personal o de una comunidad, o del inicio de cosechas o el cambio de estaciones.

La imagen simbólica de Jesús de Nazaret como el Cristo, es decir, su primer milagro, tuvo lugar en las famosas bodas de Canaán, donde convirtió barriles de agua en vino. Luego aconteció la inmortal última cena, la cual inspiró a Leonardo da Vinci; en ella Jesús le  instruye a sus discípulos el acto de la comunión, al consumir el pan que es su cuerpo y el vino que es su sangre. De esa manera alegórica, a través de esos alimentos, se aceptaba a Jesús y a su prédica. El milagro de Jesús que ha inspirado a la cristiandad es la multiplicación de los peces y los panes entre sus seguidores.

Es común que muchas recetas de comidas y platillos exóticos sean derivaciones de nuestros anales y acontecimientos culturales. Alrededor de las mismas tienen lugar las reuniones y recepciones diplomáticas, los pactos entre los Estados, las celebraciones de victorias militares y los ascensos de monarquías.

Richard Nixon Eating with Zhou Enlai and Chang Chun-chiaoLa etiqueta de los jefes de Estado dicta que tenga lugar un banquete en el cual se brinde por las magnas decisiones militares, políticas o comerciales. Recordemos que el establecimiento de relaciones diplomáticas entre la China comunista y los Estados Unidos se resumió en una cena extraordinaria en Beijing, consistente en miles de platos extravagantes ofrecidos por el Chairman Mao Zedong al entonces presidente Richard Nixon.

No sólo en el ámbito político las decisiones giran alrededor de bocadillos,  manjares y bebidas, también en los negocios existe tal práctica. Las discusiones sobre inversiones, ventas y compras, etcétera, se efectúan en restaurantes o establecimientos preparados para tal ocasión.

Las comidas han sido utilizadas incluso para el asesinato de muchos regentes en la antigüedad y el Medievo, de ahí que se implementara el oficio del catador para probar  las comidas de reyes, emperadores y nobles.

La comida ha sido el centro que funde al núcleo familiar. Tanto como en ocasiones especiales, como de  tradiciones del terruño o de las religiones. Las novedades significativas, las decisiones y los reconocimientos dentro de la familia se recrean en medio de una agradable cena. Asimismo es alrededor de la misma que tiene lugar la instrucción de los menores sobre las normas y costumbres sociales, acerca de la ética personal, familiar y social.

Del mismo modo, en los acontecimientos como bautizos, cumpleaños, bodas, etcétera, todo concurre alrededor de una comida. Es llamativo que la modalidad de receta de comida en cada una de tales actividades es siempre diferente a la cena diaria, especialmente en cada nación. Incluso, en países como Estados Unidos, de Europa, de África y de Asia, existe la tradición de una cena de recordación al difunto por parte de familiares y amistades.

Las reuniones de amistades siempre se conjugan alrededor de platillos de comida y bebidas. Ni el amor escapa a la comida; cuando un hombre muestra interés por una mujer en especial, es frecuente que inicialmente la invite a cenar. Asimismo, es común que las declaraciones amorosas sean en medio de una invitación a comer y selladas con un brindis de vino o champagne.

Asimismo, existe una relación directa entre la salud y la alimentación. No es un secreto que la desnutrición es un llamamiento a las enfermedades. Una comida sana, equilibrada en vitaminas, minerales y proteínas, resulta uno de los requisitos para prevenir o afrontar con éxito las enfermedades. De la misma manera las deficiencias alimenticias debilitan el sistema inmunológico y agravan las enfermedades.

En la actualidad se ha generalizado la producción masiva y acelerada de animales y alimentos debido a la explosión demográfica y para afrontar las hambrunas. Sin embargo, el uso de abonos químicos, de cultivos transgenéticos, de las hormonas de crecimiento y demás, han traído secuelas para la salud humana en general.

En muchos países se está planteando una lucha educativa para combatir la obesidad, y abrazar una alimentación sana. Es bueno y reconfortante saber que la humanidad está tomando conciencia de la importancia del arte culinario y las repercusiones que este tiene en nuestra salud y sociedad.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Lucía Beltrán

Lucía Beltrán

Escritora cubana y editora. Amante de las artes, especialmente la pintura. Estudió en Everest College, Arlington. Es Técnica en Farmacia del Trinity North Pharmacy. En la actualidad vive en Dallas, Texas. Tiene en preparación un libro de recetas de cocina de platos típicos internacionales.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Olivera Castillo

Pan (de yeso) y circo

Jorge Olivera Castillo

                El circo no es el pasatiempo donde lavamos las llagas del hambre con sonrisas espontáneas y puras. Tampoco es el lugar para

0 comentario Leer más
  Juan Carlos Recio

Para desalmar un cadáver

Juan Carlos Recio

                Si no estás dispuesto a perdonar y todo lo que das es sombras cómo pudieras ser el amado cómo irías hasta el

0 comentario Leer más
  Luis Jiménez Hernández

En primera persona

Luis Jiménez Hernández

                no escribo versos en primera persona, ser decadentes es un oficio cruel como el de jugar a ser Dios. Pero hoy escribiré

1 comentario Leer más

Festival Vista Miami