Neo Club Press Miami FL

Cómo no me voy a reír de la Celac

Cómo no me voy a reír de la Celac

diciembre 03
03:32 2011

1-aaa_celacRecuerdo ahora cuando la conocí en casa de María Antonia. Me refiero a la añeja tonada del trovador cubano Carlos Puebla: “Cómo no me voy a reír de la OEA”, coreaban sus músicos. Que sí, que ha causado risa la OEA, y la sigue causando, sobre todo con la insulsa presencia del impresentable Insulza. Pero esto de la CELAC es el circo dentro del circo, la reinvención de la rueda atascada.

Celac. Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños. La tontería más cutre y ridícula que imaginarse pueda. La OEA se queda muy pero que muy chiquita. ¿Qué hacen países como Chile o, en menor medida, Colombia y Brasil, haciéndole el juego al cerdo delincuente de Hugo Chávez? ¿Cómo es posible que gobiernos que se dicen democráticos se presten a ser manipulados por semejante marrano liberticida? Y por supuesto que no me refiero al patético Felipe Calderón, que provoca más lástima que otra cosa. ¿Es que no hay nadie con dignidad en medio de esta orgía de la corrupción y el disparate?

Una Celac cuyo foro de apertura tuvo que hacerse en el fortín militar de un país seudo-democrático como la Venezuela chavista, y cuya reunión de 2013 está pactada para La Habana, donde los representantes de estos 33 países de América Latina y el Caribe se echarían en brazos de una de las dictaduras más sangrientas de la historia latinoamericana mientras, como organismo regional recién constituido, se dan el lujo de excluir a Estados Unidos y Canadá, naciones con un extenso crédito democrático. Perlas en el mar de fango que es el hemisferio. El mundo al revés.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner sobre el discurso del presidente Trump en la ONU:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Breves apuntes sobre la brevedad

José Hugo Fernández

1-Augusto Monterroso, artífice de la brevedad literaria, se encontró cierta vez con un presunto lector, quien le dijo que estaba leyendo una de sus obras, El dinosaurio, que es justo

0 comentario Leer más
  Rafael Vilches

Y si murmuro

Rafael Vilches

                  Si mis labios dicen libertad, mi corazón esponjado late, por esta isla que son mis ojos atravesados por el mar, por

0 comentario Leer más
  Philip Larkin

Tres tiempos

Philip Larkin

                  Esta calle vacía, este cielo gastado hasta lo insípido, este aire, un tanto indistinguible del otoño como un reflejo, constituyen el

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami