Neo Club Press Miami FL

Conocimiento y arte: Una práctica sobre lo concreto

Conocimiento y arte: Una práctica sobre lo concreto

diciembre 05
23:06 2011

1-aaaa_aduanaAcabo de devorar las 87 páginas de los ensayos que componen la estructura discursiva del interesante libro del pintor cubano Waldo Balart La práctica del arte concreto: el camino hacia el conocimiento europeo (Aduana Vieja, 2011), cuyo texto fue presentado exitosamente el pasado martes en la librería de Coral Gables “Books and  Books”.

Bajo un esclarecedor prólogo de Alfredo Triff, la plataforma discursiva del libro desarrolla cuatro tópicos esenciales. Tópicos-estructura bajo la visión paradigmática del concretismo en la obra pictórica de Waldo Balart. Primero, lo “simbólico-místico”; segundo, el paradigma “racional”; tercero, lo “revolucionario/vanguardista”, y  cuarto, la “sensibilidad global de la información instantánea”. Ellos conforman un sistema de pensamiento muy bien estructurado, que de principio a fin establece coherentemente el significado de la obra pictórica de Waldo.

Lo que me llama la atención de esta obra es que yo pensaba que el  arte había superado definitivamente la idea de los paradigmas, la idea de conocer el arte. Pero veo que no. Waldo afirma categóricamente desde el principio: “Yo pienso y siento instintivamente en sistema”. Por eso su obra ensayística, su punto de vista teórico sobre el arte, parte de un concepto de la ciencia como paradigma. Y no es que esté mal el uso de un concepto como éste, sino que acarrea una contradicción a la hora de asumir el arte como mística.

Algo así le sucedió al eminente filósofo checo Karel Kosik. No pudo solucionar la contradicción interna de la totalidad concreta. En uno de los más versátiles estudios filosóficos sobre la realidad concreta, “Dialéctica de lo concreto”, Kosik no pudo ofrecer finalmente una visión adecuada sobre el misterio de esa totalidad concreta. Eso sí, pudo argumentar mejor que nadie cómo la realidad concreta emerge de la totalidad. Pero el arte, el misterio que encierra  esa totalidad, no pudo ser argumentado. Kosik tuvo que callar.

Ante esta situación sin remedio, Wittgenstein ha dicho en su “Tractatus Logico Philosophicus”: “Hay cosas en este mundo de las que no se puede hablar. Sólo experimentarlas, sólo vivirlas”. Es decir, que el mundo, la totalidad, es el mayor misterio.

La sensibilidad artística de Waldo es tremenda. Pero al sistematizar el misterio simbólico del color su propuesta pierde sentido. Por lo demás, su obra ensayística es encomiable.

http://angelcallejas.wordpress.com/

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Libro «Gastón Baquero y Rafael Díaz-Balart sobre racismo y clasismo en Cuba»

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Rebeca Ulloa

El suegro y la nuera

Rebeca Ulloa

  No era mucho lo que le pedía el suegro a su nuera. En realidad, en cualquier lugar del mundo -claro, un lugar normal-, para comer unos tostones, o patacones,

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

¿Por qué enterraron vivo a Severo Sarduy?

José Hugo Fernández

  Parece que el documental Severo secreto, exhibido hace pocos días en La Habana, durante la Muestra de Cine Joven, se ha propuesto resucitar a Severo Sarduy para las nuevas

0 comentario Leer más
  Waldo González López

Ismael Sambra: Sin sombra

Waldo González López

  Conocí a Ismael Sambra décadas atras en la bella y caribeña Santiago de Cuba (donde naciera en 1947), cantada por grandes poetas como Rafaela Chacón Nardi, quien, por la

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami

Lo más reciente: