Neo Club Press Miami FL

Crítica al crítico del poeta en actos

Crítica al crítico del poeta en actos

abril 04
04:16 2012

1-0_muroQue un escrito no nos agrade porque su lenguaje toca ideas profundas con un tono sencillo, alejado de lo ininteligible, es señal de que necesitamos tomar distancia de la sinuosa facilidad con que nuestro gusto tiende a enviciarnos. Porque se invierte el papel: de ser víctima de una mala lectura se pasa a victimario. Ambas variables son gemelas en cuanto a resultados, y no nos sirven.

 

Los excesos de un lenguaje donde predomina la palabra como circuito cerrado son tan caóticos como la banalidad de los conceptos que no producen cambios.

Creer que todas las definiciones ya están cerradas a replanteamientos es como negar que fuera de las enciclopedias y los parámetros exista posibilidad de descubrir y cambiar estados de conciencia. Nadie es profeta en su tierra hasta que la cosecha con la que abona su discurso dimensiona el peso total con el que se define su contenido.

Mirar en el espejo lo que devuelve no siempre nos deja ver lo que no queremos ver. Se trata –y aquí apunto a la crítica superficial al poeta en actos– de minimizar el efecto del susto a lo que no nos gusta, y acercarnos a las cosas sin prejuicios.

Si debe existir una búsqueda constante del mejoramiento humano, en lo que concierne a lo espiritual a veces conviene darse cuenta que no siempre somos los más capacitados. Otros, de diferentes circuitos culturales, incluso aquellos que por su proyección reconocemos por debajo del presupuesto estético con el que ya cargamos, pueden desde su sensibilidad entendernos y demostrarlo, ejercer una mirada crítica diferente, y sorprendernos con ella.

Cierta clase de poeta necesita desprenderse de su egoísmo, de la soberbia con que maneja el sufrimiento, con ademanes de Dios supremo que impone una ley divina. Corresponde a los lectores divinizar lo que el poeta les lega: la libertad y el salto, como los ha visto el ensayista Ángel Velázquez Callejas, resultan impostergables.

No se llega a tal o más cual cima matando la magia de la poesía con un perfeccionismo lubricado, con una reescritura que pule el diamante pero no es capaz de singularizarlo con su brillo (originalidad = voz).

Llegado a este punto en la lectura del crítico del poeta en actos, y por consecuencia de las zonas discordantes desde donde todos creemos mirar la poesía sin necesidad de uniformarla, trato de adoptar la óptica de quien no está tampoco convencido. Pero es que  la poesía en actos merece una réplica sustancial y, si al crítico superficial le parece que no la amerita, debería ignorarla con elegancia.

El poeta en actos no vive preso del acomodo de crear una estandarización, ni constituye un estado mental empeñado en divorciarnos de la realidad. Tampoco aspira a convertirse en un muro donde proyectar imágenes perfectas. Tiende, por el contrario, al desafío, y, como todo salto, se arriesga.

http://www.sentadoenelaire.com/

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Las buenas empresas privadas nos benefician: El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Breves apuntes sobre la brevedad

José Hugo Fernández

1-Augusto Monterroso, artífice de la brevedad literaria, se encontró cierta vez con un presunto lector, quien le dijo que estaba leyendo una de sus obras, El dinosaurio, que es justo

0 comentario Leer más
  Rafael Vilches

Y si murmuro

Rafael Vilches

                  Si mis labios dicen libertad, mi corazón esponjado late, por esta isla que son mis ojos atravesados por el mar, por

0 comentario Leer más
  Philip Larkin

Tres tiempos

Philip Larkin

                  Esta calle vacía, este cielo gastado hasta lo insípido, este aire, un tanto indistinguible del otoño como un reflejo, constituyen el

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami