Neo Club Press Miami FL

Crónicas de Nuevo Songo (I)

 Lo último
  • Lilliam Moro, de la mano de un ángel Hace unas semanas, durante la presentación en el Centro Cultural Español de su libro Contracorriente, poemario por el que recibió el Premio Internacional de Poesía “Pilar Fernández Labrador”, en Salamanca,...
  • El guardián en la batalla Una tarde, hace ya muchos años, estaba en casa de uno de mis hermanos y me puse a curiosear los libros que se amontonaban sobre una mesa. Uno de ellos...
  • El poeta está de guardia La irreverencia de la perspectiva y el lenguaje, narrativa lúdica donde la forma cabalga el contenido y ambos desembocan vertiginosamente en la anécdota, caracteriza a El guardián en la batalla,...
  • El viaje de Silvia (XV y final) La tarde/noche en que se fue, cayó un aguacero cerrado y largo, como los aguaceros tropicales pero sin olor salvaje. La llevamos en el coche hasta el aeropuerto y juntos,...
  • El viaje de Silvia (XIV) Jose se enamoró de Silvia, como suele ocurrir en los casos en que una mujer le planta cara a un hombre. Plantarle cara, quiero decir en términos duros. No fue...

Crónicas de Nuevo Songo (I)

Crónicas de Nuevo Songo (I)
diciembre 25
19:03 2015

 

El agua helada se volvió cálida. La Corriente del Golfo los arrastró hasta el Mar de Irlanda.

Desorientados, sedientos y extenuados, los padres fundadores divisaron la costa. No parecía la Florida. Era un paisaje abrupto, glacial, como de fiordo, pero a los viajeros, delirantes por la travesía, se les antojó cálido y familiar.

Desembarcaron de su flota de balsas, observados a una distancia discreta por la población aborigen: dos pensionistas con paraguas y chaquetas de tweed, y una señora con mackintosh y “sensible shoes”.

Intuyeron que habían llegado a su tierra de promisión y, movidos por la nostalgia instantánea que les sobrevino, bautizaron la tierra recién descubierta como Nuevo Songo del Norte, en homenaje a su natal Songo la Maya.

El nuevo mundo era un islote al noroeste de la Isla de Man, propiedad semi-independiente de la Corona Británica.

Se asentaron con gracia e instalaron bien. Fusionaron las costumbres locales con las del lugar de origen, lo que les dio una visión muy singular de las cosas. Tanto se fundieron los modos y decires que nunca más supieron de dónde venían unas u otras cualidades. Pero gran honor hicieron al fino sentido del humor cubano, a la exageración copiosa que tanto engalana a los coterráneos del almirante Nelson.

Dieron grandes cricketers y comentaristas políticos, y desde su islote se han propuesto conquistar el mundo. No con la fuerza de sus cañoneras o sus empresas (porque no tienen ni lo uno ni lo otro). Ni siquiera con la de su gastronomía, basada en el roast beef y los frijoles negros… Sino con lo que consideran la mayor de las espadas: la palabra y el poder agudo de su observación.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Rolando Aniceto

Rolando Aniceto

Rolando Aniceto es graduado de Periodismo de la Universidad de La Habana. Además de en Cuba, ha trabajado en medios de prensa de Venezuela, Estados Unidos y Reino Unido. Durante doce años se desempeñó como productor de la BBC de Londres, ciudad en la que reside. Sus relatos y textos han aparecido en los últimos cinco años en medios digitales de varios países.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Gabriel Barrenechea

Cháchara de muertos

José Gabriel Barrenechea

Es sábado en la noche. Mi esposa me ha arrastrado aquí, de visita a casa de una amiga suya. Ellas dos, que ya se acercan o han llegado a los

Leer más
  Otilio Carvajal

El discurso tanático de Félix Anesio

Otilio Carvajal

  Hoy bebo una taza de café amargo en un lugar ajeno que se llama exilio[1] El uso manifiesto de lo tanático es muy frecuente en la poesía cubana desde

Leer más
  Luis de la Paz

Lilliam Moro, de la mano de un ángel

Luis de la Paz

Hace unas semanas, durante la presentación en el Centro Cultural Español de su libro Contracorriente, poemario por el que recibió el Premio Internacional de Poesía “Pilar Fernández Labrador”, en Salamanca,

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami

Carlos Alberto Montaner – El por qué de los ataques acústicos en Cuba