Neo Club Press Miami FL

Cronología de un proceso

 Lo último
  • Cuatro fases del sueño   En el sueño, por mi propia experiencia de soñador, hay una transfiguración narrativa y otra poética. Y en la primera, que va desde la duermevela y la región Alfa...
  • La exclusiva diferenciación de Lezama   Alguna vez dije —y no creo haber sido el primero— que la ideología de Lezama era la imaginación, y esta para él venía a ser la esencia de la...
  • Subdesarrollo Pérez y la doble moral de los cubanos   Dicen que la primera caricatura cubana la dibujó Cirilo Villaverde, en 1848, para burlarse de los españoles, que ordeñaban la Isla: una vaca de leche y el relevo de...
  • La luz y sus vibraciones en la prosa de Manuel Gayol   “Las correspondencias y analogías –ha dicho Octavio Paz- no son sino nombres del ritmo universal”, red sintáctica que para Michel Foucault es “la prosa del mundo”. El poeta, narrador...
  • ¿Desaparecerá el editor?   ¿Está llegando a su fin la vida socialmente activa del editor? Quizás algunos o muchos de ustedes estén pensando que la respuesta pudiera ser afirmativa. Claro, con los tiempos...

Cronología de un proceso

Villa San Carlo Borromeo

Cronología de un proceso
enero 06
21:26 2016

 

5 de febrero de 1973. Un pequeño estudio con libros en los estantes, adosados a la pared. La Ventana. Frente a la Basílica de San Lorenzo. Yo había declarado la cuestión intelectual y senté las bases de algo que es un Movimiento Internacional de la Cultura, una editorial, un instituto de investigación y formación, una empresa intelectual. En ese momento, sentí que la ideología, que es la ideología siempre de la envidia y de la muerte, había llegado a su apogeo, aunque todavía no al triunfo. Muy pronto podría llegar.

Pero la cultura, el arte, la intelectualidad, los dispositivos intelectuales de varios países, no iban en dirección de la creencia y la observancia en relación a la ideología. Los hombres de la cultura y el arte, jóvenes, en Moscú, Nueva York, París, Londres, a pesar de la ideología, no creían más –si es que alguna vez creyeron. Años difíciles, años de gran atención, años en los cuales los libros, sin embargo, se leían. Había una curiosidad inmensa en los jóvenes, entre la Universidad Católica y la Universidad Estatal (la Basílica de San Lorenzo, Piazza Vetra, entre la Iglesia Católica, la Estatal y la Bocconi), centros culturales que existían entonces (a pesar de la ideología, que intentaba la hegemonía de la cultura) y que formaron los llamados puntos de encuentro y de la palabra.

De esta manera, después de unos meses, se realizaron dos Congresos: del 8 al 9 de mayo el congreso de Psicoanálisis y Política y, del 13 al 16 de diciembre, el congreso denominado “Locura y sociedad segregadora”. Psicoanálisis, algo nuevo. En la provincia era percibido y totalmente absorbido por la mentalidad de la provincia. Tolerado y sólo en cierto modo por las dos Iglesias, convertido según sus cánones pero recuperable. Y la política era de Aristóteles, es decir, aquella que procede de la lógica predicativa, la política que sigue la lógica del sí y el no, por lo tanto, el principio del tercero excluido: la política de la intolerancia, con su Partido de la intolerancia. No existía todavía el Partido de la droga psiquiátrica, pero se estaba preparando. La abolición de los hospitales psiquiátricos habría sancionado el triunfo de la psicofarmacología incluso sobre la psicoterapia. Entonces, en espera de encontrar un acuerdo viable entre psicoterapia y psicofarmacología, se inauguraba la facultad de psicología de Padova. ¡Una facultad inaugurada de modo providencial!

La psicología domesticaba el psicoanálisis y la política y, además, tendría que domeñar, junto con la psicofarmacología, el malestar: desde el malestar intelectual, en virtud del principio de la Palabra, hasta el malestar mental.

En 1974, el Primer Congreso Internacional de Semiótica en Milán, pero también la llegada de Lacan a Italia. Y el 23 de mayo y el 25, otro Congreso: El psicoanálisis y la semiótica. En octubre, en Roma, el Congreso Ecole Freudiennen. Pero para el Congreso de la Ecole Freudiennen, ningún periódico, ni Eco. En el Congreso de Psicoanálisis y Semiótica en Milán, una gran Eco. Milán, noviembre 25-28, 1975, el Congreso de Política y Sexualidad. Aquí, el Congreso es planetario, el único europeo con tres mil personas. Luego, al año siguiente, del 1 al de 4 diciembre de 1976, Milán, el Congreso de la locura, con cinco mil personas.

La ciudad había sido invadida por participantes de diversos países: de cinco mil, tres mil eran extranjeros; por lo menos dos mil eran de Francia, pero los había también de Suiza, de Alemania, de Bélgica, de España, de varias partes de Europa. Luego en 1977: Congreso de mayo en Lisboa, “La práctica del psicoanálisis”; en junio en Lubijana, llamado “Lo político y el inconsciente”. Del 24 al 26 de noviembre en Milán: “La violencia”. Luego en 1978: París, 4-5 de febrero: “Disidencia y poderes del inconsciente”; Córdoba, 6-7 de mayo: “Alucinaciones”. Londres, del 9 al 11 de junio: “Exploraciones sobre la locura”. Milán, del 23 al 25 de noviembre: “El arte… los bordes”. Luego, en 1979, de nuevo en París, del 10 al 12 de mayo: “El intelectual”; y en Milán, 30 de junio ​​al 1 de julio: “Monoteísmo”. 1980: de enero 30 hasta febrero 2 en Milán: “El inconsciente”; 8 de mayo al 10 en París: “La Verdad”. Barcelona, septiembre: “Sexualidad”; del 20 al 22 noviembre en Caracas: “El inconsciente”. En 1980, se lanzó el libro La peste en Italia y Francia. Una página completa de Le Monde informó los juicios y opiniones alrededor de La peste. En 1981, los Congresos Internacionales de Milán, 28 de enero al 31: “El rostro y La Peste”; y en Nueva York, 2 de abril-30 de mayo: “El sexo y el lenguaje”.

Verdiglione

Luego, en 1982, del 28 a 30 de enero en Roma: “La Cultura”; del 27 al 29 de mayo en París: “La voz y el sexo”. Y Milán, del 26 de noviembre al 28: “Psicoanálisis”. Estos congresos mundiales tuvieron un impacto mediático planetario. Pero otros también: en 1983, del 24 al 25 de septiembre en Venecia: “La Escuela y los Fundamentos de la Cultura en el Segundo Renacimiento”; del 6 hasta 9 diciembre en Jerusalén: “Freud”. Y luego Tokio: “El Segundo Renacimiento. Sexualidad: ¿ De dónde viene el Oriente, a dónde va el Occidente?”. Congreso grandioso, de repercusión en Japón y Asia, junto con Europa y América. Durante el congreso, Jorge Luis Borges dijo a María Luisa Spaziani: “En un año, el hablar mal de Verdiglione en Italia será deporte nacional”.

Al regreso de Japón, Vittorio Matheieu, un filósofo reconocido que había escrito artículos en Estados Unidos, Japón, China, Francia, Rusia, etc., propuso al Giornae, con el cual colaboraba, un informe acerca de los congresos, pero le dijeron que no se podía porque ellos sabían que Verdiglione sería procesado dentro de un año.

En 1984 no había indicios de proceso, ni pretexto. Aparece el primer indicio a partir de enero de 1985, pero para el cuarto centenario de la muerte de San Carlos Borromeo se celebra el congreso “El Segundo Renacimiento. Las finanzas y la ciencia”. Asistieron muchas personas calificadas, como Borges e Ionesco.

El proceso se inicia con un pretexto que nada tiene que ver con el hecho por el cual luego se estructura: la redacción de la denuncia la hace Gigliano Pisapia a través de la hermana de un dentista.

Las razones son la empresa intelectual, la cultura, el arte, la investigación, la libertad de invitar a los teólogos del Congreso, judíos —algo imposible para ese momento—, y a disidentes contra diversos regímenes, además del establecimiento de la Editorial, de los dispositivos intelectuales. Las verdaderas razones son estas. Lo expongo con ironía al inicio del libro Proceso: La Palabra (lanzado en octubre de 1986). Pero un proceso no se puede hacer por estas razones, sería un bumerán para aquellos que lo inician porque se diría: “¿Ustedes procesan la cultura, las ideas, la palabra?”.

El 24 de junio de 1985 se inauguró el proceso con una primera invasión de la Guardia de Finanzas en las sedes de nuestra empresa: Piazza del Duomo, Montenapoleone y Villa San Carlo Borromeo, buscando documentos relacionados con el caso del dentista.

Tomaron todo tipo de documentos. El jefe de la patrulla que controlaba la sede de Via Montenapoleone donde me encontraba en aquel entonces, me dijo: “Profesor, no es su cabeza la que quieren, sino otra cabeza”. Se refería al primer ministro en aquella época, Bettino Craxi, a quien yo personalmente no conocía. Pero algunos periódicos, sobre todo aquellos portadores de la hegemonía ideológica, atribuyen una cercanía mía a Craxi. Incluso antes del Congreso en Nueva York en 1981, en un gran artículo publicado en un semanario, Craxi aparecía disfrazado de Verdiglione “invadiendo Nueva York” bajo el lema de la mentira. La caricatura cubría toda una página. Alrededor de mi libro, en junio de 1981, una colección de escritos titulada La canción del Apocalipsis también hablaba de un breve ensayo de Craxi en torno a mi libro; sin embargo, nunca se produjo la ocasión para conocernos.

El 6 de noviembre de 1985 abrimos, en la Villa San Carlo Borromeo, la Trienal de Artes y Ciencias, en una conferencia del dispositivo cultural que duró seis meses con varios temas y materiales. La Triennale se ocupaba de temas de diferentes sectores, la industria, los bancos, vídeos, informática, economía, arte, finanzas, teatro, música. La historia del primer proceso fue seguido por medios de difusión de todo el mundo. Con la solidaridad de intelectuales y hombres de negocios de muchos países. Algunos libros se han escrito sobre este asunto.

En 1987, Alice Granger había escrito L’Affaire Verdiglione y algunos rusos disidentes (Bukovsky, Grigorenko, Kuznetsov, Maximov, Nekrasov, Zinoviev) habían intervenido con el libro de Armando Verdiglione. En julio de 1989 se lanzó El libro negro de los nuevos inquisidores, de Cristina Frua de Angeli y Alice Granger. En mayo de 1990, se lanzó el libro Bajo el nombre de la incapacidad, con los escritos de Mauro Mellini y otros. Mientras, Ernesto Battistella, el matemático más grande de América Latina, que en 1981 había traducido La peste al español, escribió en 1996 un libro sobre cifrematica, la lógica matemática y de la Industria de la Palabra.

Siempre que hay un supuesto temor, los que reclaman el monopolio de la sugestión, la persuasión y la influencia crean el postulado de la persona incapacitada, y se llega a negar la realidad intelectual. La ideología con la que se pidió la pena es explícita, es la ideología de la envidia que se disfraza de ideología ecológica: limpieza étnica de esta realidad que es una “zona libre”. “La Palabra es una zona franca de nuestro sistema legal”, dijo el fiscal Giovanni Caizzi. Así que tenemos que se activa la analogía Kohti. El principio de analogía consagrado desde los nazis en 1936. Para el principio de analogía podría haber cualquier tipo de convicción.

El primer proceso es un proceso para campaña; un juicio espectacular, un proceso político: el 16 de mayo de 1986, la detención. El proceso concluye el 17 de julio 1986, en primera instancia estoy bajo arresto domiciliario hasta la sentencia de segundo grado, el 18 de febrero de 1987. En marzo de 1987 se dará a conocer el libro El árbol de San Vittore. A continuación, la sentencia del Tribunal Supremo de 10 de marzo de 1989: con respecto a la sentencia del Tribunal Supremo, me constituí contra la injusticia el 5 de julio de 1989. Voy a la cárcel San Vittore el 21 de agosto, y luego soy ingresado en el Hospital Niguarda, después de cuarenta días y veinte y siete libras de peso menos.

Afuera había 36 grados y yo, con tres mantas encima, tenía frío. Del hospital de Niguarda salí el 9 de septiembre. Me gustaría estar fuera por incompatibilidad con la vida en prisión, pero, en su lugar, el Tribunal Supremo anula la Resolución de la Corte de vigilancia de Milán el 21 de junio, con la cual se decidió mi encarcelamiento y declaró inadmisible la solicitud de la dependencia a los servicios sociales. Esto se me informó el 8 de septiembre.

La incautación cesa. Se necesita un acuerdo con el fiscal que nada significa, excepto el hecho de que me hiciera cargo de la empresa –de hecho, nunca se detuvo la actividad, aunque se redujo. Yo estaba indicado como administrador de la sociedad. No acepté la quiebra y, el 22 de diciembre de 1995, se declara cerrado “el pago total a los acreedores”. Nada de Bancarrota.

Organizamos el Gran Congreso de Europa. Hicimos un congreso de Roma del 10 al 12 marzo de 1992: “El cielo de Europa. El segundo renacimiento. Finanzas y Cultura”. San Petersburgo, del 12 hasta el 14 junio 1992: “El cielo de Europa. El segundo renacimiento. Finanzas y Cultura”. París del 4 al 6 de marzo 1993: “El cielo de Europa. Congreso del segundo Renacimiento”. Milán, 1-4 de julio de 1993: “La catástrofe, Rusia, Italia, Sarajevo. La economía, la comunicación”. Y en Ginebra, del 3 al 4 de diciembre 1994 en el Palacio de las Naciones Unidas. Después, hicimos otros congresos en Milán. Yo sigo mi labor, escribo y publico libros, pero para la prensa italiana el resultado es de bajo perfil.

Pero sucede que el silencio, tantas veces, es la intervención más provocativa. Cabe señalar que el primer ensayo termina después de Maastricht. El primer proceso fue utilizado como “General Test” de lo que será, de 1992 a 1994, la fase de “manos limpias”. Es decir, en primer lugar, se debe comprobar, eliminado el Medio de Cultura Libre, la empresa intelectual. Y, entonces, se debe controlar la política de la vida del país, el gobierno del país. Lo que fue señalado por muchos observadores internacionales, en particular por Vladimir Bukovsky. De Bukovsky, publicamos los Archivos secretos de Moscú (1999). Ningún editor en el mundo, excepto nosotros, ha publicado la edición completa de este texto. El mismo día de la edición, aparecieron en las páginas de Internet de 7,000 archivos secretos rusos.

El 18 de noviembre de 2008, los auditores invaden la Villa San Carlo Borromeo de Senago y la oficina de Milán.

Ese mismo día, las anotaciones que hacen los comisarios, en la Villa San Carlo Borromeo y en Milán, muestran un total prejuicio. Un artículo de la Guardia di Finanza de un año antes, lanzado el 15 de octubre 2007 en Sette, el semanario del Corriere della Sera, tenía relación con el primer proceso y además aireaba elementos ideológicos básicos del segundo proceso. Un Teniente Coronel de la Guardia di Finanza, ese día, declara que se trata de una auditoría fiscal ordinaria, pero “sustancial”. Aparece por primera vez la palabra “sustancial”. Sustancias, sustancial, sustancialmente, son los significantes de la Guardia di Finanza, las exposiciones escritas y orales, la deposición. Sustancia: significa que algo hay debajo, algo que los auditores ven y que responde a sus intereses. Esta “sustancia” es una “algebraica sustancia” que se construye a partir de ellos.

La Guardia di Finanza ya se ha orientado: ve la Villa, la riqueza, el lujo, el arte, la cultura, la Restauración, los libros, los coches de la Villa, el entrenador de la Villa, el Congreso, el Eco Internacional. Y todo esto crea envidia. Y la profesión del “ignorantismo” es la mejor garantía del purismo. El 5 de febrero de 2009, después de veinticuatro días en la llamada auditoría fiscal, los comisarios dicen: “Paremos esto. Volveremos…”. El 24 de marzo de 2009 trescientos auditores están de vuelta en varios sitios de la empresa. El 17 de diciembre, la audiencia final. He tratado de exponer algo, pero la declaración escrita era de doscientas páginas. Aquí he analizado todos los aspectos de las comunicaciones, escritas y orales. El 31 de marzo tuve la oportunidad de exponer que el pretexto para este proceso es el impuesto pretexto. El pretexto fiscal.

Del 24 de marzo de 2009 hasta mayo de 2011, nadie sabe nada. El efecto de la intervención crea alarma de inmediato en la banca. Es devastador y paralizante a continuación, en relación al personal.

Los auditores extrapolan fragmentos de ninguna importancia, distorsionan, deforman este impuesto pretexto. Los alguaciles se aferran a las facturas, que asumen varias. Sin embargo, durante el juicio, el Tribunal de Justicia en el salón de clases dice que no tiene ningún control realizado sobre la eficacia de las operaciones que figuran en las facturas, de manera que tampoco sobre la venta de obras de arte para la empresa propietaria de esta Villa o en veintidós otras empresas del grupo, ni sobre los servicios intelectuales.

Así que los auditores no han cuantificado ni valorado el trabajo de restauración, ni se han cuantificado o valorado las artes gráficas, libros y obras de arte.

Otra excusa de los alguaciles también es el Decreto Presidencial 633/72 IVA, en particular su artículo 21, que habla de facturas, un pretexto de delito inexistente.

Al final se llega a esta sentencia con muchos pretextos. El último es el de asociación delictiva.

Sobre el autor

Armando Verdiglione

Armando Verdiglione

Nacido en 1944 en Calabria, Italia, empresario y escritor de éxito, es autor de más de treinta volúmenes. Sus libros han sido traducidos y publicados fuera de Italia, en países como Bulgaria, Ucrania, Rusia, Francia, Japón y España. A través del movimiento cultural que nació con su editorial Spirali, y la Fundación Internacional para la Cultura que lleva su propio nombre, ha estado involucrado en la organización y la presidencia de conferencias y congresos a lo largo de todo el mundo. Desde el año 2000, Verdiglione ha estado al frente de la organización de los Festivales de la Modernidad en Milán, en la Villa San Carlo Borromeo.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

el Instituto la Rosa Blanca entrega tercer premio “Juana Gros de Olea”. enero 28, 2017:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Orlando Fondevila

Oración a la rosa

Orlando Fondevila

                  No por gusto te besan, oh rosa, los poetas. Es tu oficio perfumar las hendiduras y enredarte en los espacios coloquiales

0 comentario Leer más
  Gastón Baquero

Palabras escritas en la arena por un inocente

Gastón Baquero

                  Yo no sé escribir y soy un inocente. Nunca he sabido para qué sirve la escritura y soy un inocente. No

0 comentario Leer más
  Amir Valle

Hoy almorzaremos con El Duque

Amir Valle

A Demetrio Ruiz, que murió en Boston, huyendo de sus fotos de pelota, todavía hoy pegadas a la sala de su casa, en Miami.   Un comemierda. De eso tiene

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami