Neo Club Press Miami FL

Cualquier isla distinta

 Lo último
  • Razones de Díaz-Canel para traicionar al Mejunje de Silverio Dos son las razones que han llevado al régimen cubano a transar con las iglesias en la retirada del matrimonio igualitario de la propuesta de Nueva Constitución: 1-La necesidad de...
  • Trespatinismo a la carta Escuché que en cierto país del norte de Europa (Dinamarca, creo) se tramita la aprobación de una ley según la cual los hombres tendrían que orinar sentados. Supongo que la...
  • Loas para dirigentes y sones para turistas A esos compositores nuestros, que tan ávidos se han mostrado de cantarle a Fidel, a Raúl… ¿Y a Díaz, por cierto, para cuándo? Aunque sin generalizar, hay sin dudas mucho...
  • El mito de la ancestral laboriosidad del cubano Cuba ha echado su suerte desde 1793 al azúcar, y si bien esa decisión en un inicio lleva a la Isla a convertirse en uno de los lugares más prósperos...
  • ¿Lo peor vendrá después? Los cubanos conocemos lo que significa vivir en el ojo del ciclón. Es el sitio en que nuestra isla ha estado permanentemente en los últimos sesenta años. Falsa calma interior,...

Cualquier isla distinta

Cualquier isla distinta
abril 15
23:38 2016

 

Los cubanos nos pensamos diferentes (¿y no lo somos? Y eso es normal: todos somos diferentes y somos). Diferentes por haber nacido en esa isla (“¡Qué culpa tengo yo de haber nacido en Cuba!”, dice la canción de Albita) y traer —por causa ancestral— una mentalidad innata de continente, de mundo, de Tierra Firme. No por gusto al Almirante se le ocurrió pensar que éramos las Indias (West Indies), Cipango, las Indias Occidentales… El caso es que el español nos legó el deseo de ser un continente. Ya se ha dicho que cuando nos descubrieron pensaban en la vastedad de la Tierra Firme.

Pero más tarde el sueño se amplió con la mentalidad mágica de los esclavos. Entró el cosmos a cubrir los rincones de nuestro pensamiento y el ojo de la imaginación tomó el acierto de que podíamos estar en todas partes. La creación que proyecta el cubano —que en mucho podría ser la del puertorriqueño y el dominicano— no es hacia lo local, sino que siempre apunta hacia el horizonte. De ahí que hayamos podido trascender en las artes, en las letras, en el deporte y, hasta para lo negativo, en la política. Para mal, y ojalá que algún día para bien también, con nuestro ímpetu hemos estremecido el mundo.

Por otra parte, nuestra propia historia de exilios y emigraciones nos ha lanzado a conocer el planeta y asimismo ha ayudado a crear nuestra aspiración a lo universal. No ha habido (no hay) un cubano que no sueñe con viajar… Quiera Dios que algún día nuestra Isla no sea más que un punto de partida para infinitos viajes con retornos.

Pero no, ¿cómo es posible? Si hay otras islas en las mismas coordenadas, ¿alrededor de siete mil, dicen? Bueno, ¿y qué rayos nos importa que hayan otras siete mil islas?, diríamos. Y he ahí otro de los problemas: somos como el chiquitito ombligo del mundo, pero en verdad siempre rectificamos y nos damos cuenta de que el mundo es estrecho y no muy ajeno, y que siempre aprendemos de los demás, y nos damos y hasta nos entregamos, pero seguimos creyéndonos distintos.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Manuel Gayol Mecías

Manuel Gayol Mecías

Manuel Gayol Mecías, escritor, investigador literario y periodista cubano, ganó el Premio Nacional de Cuento del Concurso Luis Felipe Rodríguez de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) en 1992, y en el año 2004 el Premio Internacional de Cuento Enrique Labrador Ruiz del Círculo de Cultura Panamericano de Nueva York. Ha publicado, entre otros libros, “Retablo de la fábula” (poesía), “Valoración múltiple sobre Andrés Bello” (investigación), “El jaguar es un sueño de ámbar” (cuentos), “Marja y el ojo del Hacedor” (novela) y “La noche del Gran Godo” (cuentos). Reside en California.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Cuánto valor cuesta no tener valor (fragmento)

José Hugo Fernández

Para Imre Kertész, el célebre escritor húngaro, Premio Nobel de Literatura en 2002, “el destino del varón en esta tierra no es otro que destruir lo tierno y lo bello,

Leer más
  Luis de la Paz

En los tiempos difíciles de Heberto Padilla

Luis de la Paz

    En una remotísima tarde de verano, sería el año 71, o tal vez el 72, el escritor José Abreu Felippe, a quien tanto le debo, me mostró un

Leer más
  Alcides Herrera

No me hables más

Alcides Herrera

                  El futuro soy yo y en él me siento. Es su bar. Me rodea Copenhague y una brisa futura me acaricia

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami