Neo Club Press Miami FL

Cuando Cuba reía

 Lo último
  • Degeneración del cubano, el mal mayor del castrismo El mayor daño hecho por los Castro a la nación cubana sin dudas es, sí, de carácter antropológico. No digo algo nuevo. Me descubrí coincidiendo con quienes comenzaron a decir...
  • Sobre el ente mamertiano   El lúcido amigo Ulises Fidalgo Prieto me ha pedido que defina filosóficamente al ente mamertiano. Bien, había escrito brevemente algo al respecto, disperso por ahí por las autopistas y...
  • Del nacionalismo y la pureza cultural en Cuba   La pureza cultural no existe. O al menos no existe en la mayoría de las regiones del mundo, y esa inexistencia ni siquiera forma parte de un fenómeno moderno,...
  • Cuando Cuba reía   Tras la caída del socialismo real en los países de Europa y el llamado desmoronamiento de la Unión Soviética, apareció el mágico y triste concepto con que bautizaron nuestra...
  • La educación en Cuba es un desastre   Hay muchos, especialmente en América Latina, que elogian hasta el delirio el sistema educativo de la Isla y la ven como un modelo para sus países. Se supone que...

Cuando Cuba reía

Cuando Cuba reía
Marzo 17
02:22 2017

 

Tras la caída del socialismo real en los países de Europa y el llamado desmoronamiento de la Unión Soviética, apareció el mágico y triste concepto con que bautizaron nuestra crisis: “Periodo Especial”. Casi misteriosamente desaparecieron de las tiendas estantes completos con productos del maloliente CAME y otros de producción nacional. Las tiendas Amistad dejaron de existir con sus “pitusas” y “popis” que habían sido el sueño de una generación, mientras las emisoras difundían aquel tema de los Van Van que sentenciaba: “Nadie quiere a nadie, se acabó el querer”.

Los mercados de alimentos se evaporaban tras un pase mágico. Y aparecieron inventos e inventores, los primeros ladrones que fueron aceptados y las putas que se volvieron fuertes aportadoras a la economía nacional, el plátano burro se convirtió en vianda y así practicamos la orinoterapia; también descubrimos el arroz Microjet y nos bañamos con potasa en barras, hasta el maguey hizo espuma. Poco a poco comenzamos a añorar aquellos años cuando, según muchos, Cuba reía.

Cuando Cuba reía recibíamos tres juguetes al año tras un proceso de bombo comercial que nunca he podido entender, pues nunca bajé del ciento noventa y dos. Básico, no básico y dirigido que año tras año se traducían en un carrito, una escopeta y un juego de bolas o una pelota. Algún niño te mataba de envidia con una bicicleta o un juego de trencito eléctrico. Los cuidadosos disfrutábamos varios meses de nuestros juguetes. Aquellos mecánicos del futuro debían aprender la difícil misión de pedir prestado.

Cuando Cuba reía casi en cada casa había un radio soviético. Los más afortunados se apoderaron, con un gasto mayor, de un Selena o una radiograbadora Varadero. Los gustos musicales diferentes te obligaban a ser del segundo grupo de radiotenientes o te convertías en un atormentado oyente. Había estrenos en nuestros cines con colas descomunales y otras películas como “Seis osos y un payaso” o “Moscú no cree en lágrimas”, y había Noticiero ICAIC y cines móviles con filmes de Carmen Sevilla disparando la líbido de nuestros adolescentes como lo habían hecho con nuestros padres, décadas atrás.

Cuando Cuba reía recibíamos dos canales de televisión a través de enormes artefactos en blanco y negro. Ni nos enteramos que aquí se instaló la televisión en colores en el año setenta y cinco. Para resolver el problema pintamos tres franjas en la pantalla y así veíamos a Héctor Téllez con pantalón verde, camisa amarilla y cabeza azul. Nos inundaron los ojos y sentidos con muñequitos soviéticos, polacos o checos, de esos que hoy causa nostalgia a algunos. Aparecieron aventuras de tanquistas rusos y de un payaso alemán, novelas de hospitales checos, koljoses ucranianos y películas de guerra y de fábricas, también conciertos de Ala Pugachova o Biser Kirov. Nos llegó a gustar Rafaela Carrá o Peret, y nos extasiábamos con el Circo del Domingo y la Comedia Silente, sin olvidar que Armando Calderón fue silenciado por un chiste antisoviético.

Cuando Cuba reía ya no comprábamos a veinte centavos las tablillas de hielo, pues había llegado el refrigerador Antillano. Había huevos por la libre y un mercado paralelo menos visitado por los humildes que lo que hoy recuerda la gente. Había cinco latas de leche condensada para mayores de siete y menores de catorce, y nuestras madres no sabían si hacerlas líquido para el desayuno o cocinarlas para postres. No existían paladares, pues los merenderos vendían dulces finos, refrescos y yogurt en pomitos, fritas y sorbetos. Todo era barato según recordamos, y los salarios eran bajos según recuerdo.

Cuando Cuba reía había una libreta de productos industriales llena de cupones y casillas. Telas que se cruzaban en las calles en camisas de señores y blusas de señoras, perfumes de extractos inexplicables de la taigá que provocaban náuseas hasta en la sombra. Lucíamos pulóveres de telas de un milímetro de espesor que nos llenaban de salpullido y calzoncillos de la misma tela que también daban salpullido. Los niños teníamos zapatos colegiales y hasta calzábamos alpargatas de tela y cámara de bicicleta. El lienzo de los sacos de harina se convertía en camisas y pantalones, hasta aparecieron técnicas de impresión con las que, gracias a las planchas eléctricas, pasábamos a la tela lo mismo el rostro de Bruce Lee que la portada de la revista Pionero.

Cuando Cuba reía no se hablaba de calentamiento global ni de los efectos del niño, pero el calor era tan intenso como el de hoy, tal vez un grado menos. Todavía me pregunto cómo podíamos dormir sin ventilador antes de que aparecieran los Orbita. A eso hay que sumarle el efecto de hongo nuclear que provoca estar cubierto por un mosquitero, que era de uso obligatorio ante el ataque malsano de los mosquitos en momentos en que ni Arlety Roquefuentes sabía qué era un autofocal.

Cuando Cuba reía había hospitales para todos, hoteles para algunos y viajes para pocos. A la conjuntivitis se le llamaba ceguera y a la migraña jaqueca, a la estomatitis boquera y a la moringa tilo blanco. Había sapito, tifus, sarampión, varicela y papera que les podía bajar a los huevos a los niños que se portaban mal. El dulce era bueno para la hepatitis, la carne roja para la hemoglobina y la leche para la gastritis.

Ahora que el paso inexorable del tiempo, y las variables meteorológicas de los que mueven nuestros destinos a sus antojos, lo ha cambiado todo, me sorprendo a cada rato preguntándome: “¿De qué nos reíamos en Cuba?”.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Luis Pérez de Castro

Luis Pérez de Castro

Pérez de Castro (Pinar del Río, 1966) es historiador, abogado, narrador y poeta. Ha publicado, entre otros, los libros de cuentos 'Nostalgia del cíclope' (Ed. Libre Idea 2004), 'Mientras arde en silencio mi voz' (Ed. Capiro, 2006) y 'Epístolas de un loco' (Ed. Mecenas, 2007), y los poemarios 'Confesiones del Abad' (Ed. Matanzas, 2005) y 'Testimonio del Pagano' (Ed. Unicornio, 2007). Ha obtenido, entre otros, los premios Mercedes Matamoros, 2003; Félix Pita Rodríguez, 2006; Farraluque, 2007, y el Primer Accésit certamen de relato breve LGTBI, Premios Lorca, España, 2013. Reside en Cuba.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Cómo se le ocurre a Santos pedirle ayuda a Castro. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Del amor y otros milagros

Adrián Morales

Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que

0 comentario Leer más
  Félix Luis Viera

Un loco sí puede (fragmento)

Félix Luis Viera

                                                            25 Así es, así ha sido, mi psiquiatrico plástico, como tanto le he repetido, esta vida de loco tan dura que he llevado me fue tirando cada vez

1 comentario Leer más
  María Eugenia Caseiro

El presentador

María Eugenia Caseiro

A mi hermana Karin Aldrey, que acostumbra dirigirse al Mundo –Señoras y señores… –dice el hombre y se interrumpe. Lleva prendida en el guargüero la grotesca sequedad que intenta resolver

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami