Neo Club Press Miami FL

Cuando leer es como tomar un laxante

 Lo último
  • Puente de Letras con Ángel Cuadra Ya está en circulación el sexto número de la revista de arte y literatura Puente de Letras, publicación del proyecto Puente a la Vista que en esta edición incluye un...
  • Santa Clara: Peña literaria con Neo Club   En medio de la oficialista Feria del Libro en Villa Clara, en la mañana del 30 de marzo fueron presentados a un grupo de escritores, amigos e interesados, varios...
  • Puente a la Vista en Santa Clara   El proyecto Puente a la Vista continuó el pasado mes de marzo su paso por las provincias cubanas dando a conocer no solo a escritores marginados que residen en...
  • Una Expo Venta contra el terrorismo   En conferencia de prensa ofrecida este viernes 31 de marzo, en la galería Cuban Art Club (6267 SW 8th Street), Juan Antonio Blanco, director ejecutivo de la Fundación Cubana...
  • Linden Lane Magazine, primavera de 2017   Un nuevo número de Linden Lane Magazine, correspondiente al vol 36 No.1, Primavera de 2017, ya está en circulación. Esta revista cultural independiente es dirigida por la escritora y...

Cuando leer es como tomar un laxante

Cuando leer es como tomar un laxante
febrero 13
16:16 2017

 

De modo que la biografía de Raúl Castro ha sido el libro más comprado en Cuba durante el año 2016. Es lo que afirma el Instituto Cubano del Libro, entidad del Ministerio de Cultura. Y quien crea que miente, debe ser porque no conoce bien los intríngulis de la circulación comercial del libro en el mercado de la Isla.

Lo difícil de creer es que haya un solo cubano que no lo crea, puesto que el mecanismo de que se vale el aparato del régimen es tan viejo y sencillo como escupir. Consiste en enviar varios batallones conformados por miembros del PCC, UJC, FEU, FMC, CDR y otras muchas personas comprometidas de alguna forma con el poder, para que ataquen en masa las librerías con la misión de comprar el libro para así ganar otra batalla contra los enemigos de la patria.

Claro que una cosa es que compren el libro y otra bien distinta que lo lean, con todo y que la orden haya venido de arriba, incluso, por más que juren haberlo leído. Ya sabemos que en las encuestas sobre lectura, al igual que en las relativas al sexo, la gente no confiesa sino lo que quisiera hacer pero siempre pospone. Y para más inri, debemos aceptar lo que digan como verdad científica.

Para que en Cuba se correspondieran las cifras de venta de libros con las de reales lectores, el régimen tendría que permitir la edición y venta de miles de volúmenes con los chistes de Álvarez Guedes. Y aún así, habría que ver, porque ya la gente los tiene grabados en memorias flash o en los discos duros de las computadoras, con lo cual les resulta más fácil y cómodo acceder a ellos.

No hace mucho, durante un llamado Encuentro de Promoción de la Lectura, organizado por la Asociación Cubana de Bibliotecarios, trascendió que la falta de este hábito está afectando seriamente el fomento de la cultura, el desarrollo del pensamiento y el enriquecimiento espiritual en el país. También se dijo que el fenómeno se observa especialmente en los jóvenes, y muy en particular en los estudiantes de todos los niveles, una conclusión a la que llegaron mediante investigaciones realizadas en bibliotecas públicas, escolares, universitarias y especializadas.

En días recientes, coincidiendo con la realización de la vigésimo sexta Feria Internacional del Libro de La Habana, un sondeo del Observatorio del Libro y la Lectura en la Isla aseguró que el 66,34 por ciento de los jóvenes universitarios sólo lee de vez en cuando, o muy raramente, obras de carácter literario, mientras que el 7,38 por ciento no lo hace nunca. Los datos, aun cuando parezcan alarmantes, muy bien podrían ser conservadores y hasta quizá manipulados. A mí en particular me lo parecen, teniendo presente la institución que hizo la encuesta y además el medio que publicó los resultados, Juventud Rebelde.

Todo el que conoce medianamente a Cuba y a los cubanos, sabe que allí el hábito de lectura ha descendido a ras del suelo. Y sabe que el mal se extiende no solamente a los estudiantes universitarios. Igual está afectando a la mayoría de los maestros, académicos, periodistas, profesionales diversos y hasta los propios escritores, lo cual resulta fácil de percibir mediante el quehacer de cada uno de ellos.

Entonces, ¿qué uso podrían darle a un libro, y más a un libro como la biografía de Raúl Castro, esas personas que no leen? Cada cual que saque sus propias conclusiones, aunque me temo que muchos tendremos que coincidir en la respuesta.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

José Hugo Fernández

José Hugo Fernández

José Hugo Fernández (La Habana, 1954) es escritor y periodista. Durante la década de los años 80, trabajó como periodista para diversas publicaciones en La Habana, y como guionista de radio y televisión. A partir de 1992, se desvinculó completamente de los medios oficiales y renunció a toda actividad pública en Cuba. Tiene 16 libros publicados. Actualmente reside en la ciudad de Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Libro «Gastón Baquero y Rafael Díaz-Balart sobre racismo y clasismo en Cuba». 17 de diciembre de 2014

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  María Eugenia Caseiro

Donde el mármol se apiada de las islas

María Eugenia Caseiro

                  Donde se pierden los soles y el mármol se apiada de las islas hay cien lunas de pasivas muecas que ejercen

0 comentario Leer más
  T.S. Eliot

Miércoles de ceniza (I)

T.S. Eliot

                  Porque no espero otra vez volver porque no espero porque no espero regresar deseando el don de éste o el ámbito

0 comentario Leer más
  Rebeca Ulloa

El suegro y la nuera

Rebeca Ulloa

  No era mucho lo que le pedía el suegro a su nuera. En realidad, en cualquier lugar del mundo -claro, un lugar normal-, para comer unos tostones, o patacones,

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami