Neo Club Press Miami FL

Cuatro fases del sueño

 Lo último
  • Mucho más que un gusano de seda En cierta ocasión José Kozer fue a dictar una conferencia en la Universidad Nacional Autónoma de México, y vio que a la entrada del recinto, donde aparecía el enunciado con...
  • Del amor y otros milagros Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que...
  • ¿Será eterno el adiós de Labrador Ruiz? Muerto en Miami, en 1991, a los 89 años de edad, el escritor Enrique Labrador Ruiz es distinguible aún hoy entre lo más avanzado de la moderna narrativa cubana. Sin...
  • Historia de una pasión cortesana En artículo publicado en La Nación de Buenos Aires, ‘El periodista que buscó el poder’, Tomás Eloy Martínez sostiene que ese muestrario de contradicciones que fue Jacobo Timerman “buscó el...
  • Buesa, las formas del olvido La gloria es una de las formas del olvido. J. L. Borges   Así como en la poesía de Nicolás Guillén suelen vislumbrarse, agazapadas, las sombras de Langston Hughes o...

Cuatro fases del sueño

Cuatro fases del sueño
Febrero 02
18:07 2017

 

En el sueño, por mi propia experiencia de soñador, hay una transfiguración narrativa y otra poética. Y en la primera, que va desde la duermevela y la región Alfa hasta los senderos oníricos del Hades, hay una acción en la que nos desdoblamos en un –más que narrador– observador, y otra como protagonista. Y me pregunto: ¿Son dos yoes? ¿Dos egos? ¿Un desdoblamiento narcisista, o son el alma que observa al ego (al protagonista) que cumple con la agonía de una historia? ¿Quién es el que se narra a sí mismo en el sueño?

¿Es que el observador, el que narra, es el alma, que de alguna manera le da la posibilidad al ego de que se encuentre con ella? ¿Es que el encuentro transcurre, en medio de la madrugada, en la segunda gran etapa, onírica, del sueño, donde el surrealismo está asentado como un borboteo de imágenes, reproduciendo el caos de otros mundos, de otras dimensiones?

En este momento es cuando uno si acaso puede percatarse de que el desdoblamiento cesó y sólo sientes la locura. Te conviertes en un sentimiento, en un fluido de energía que vuelve a subir a la tercera etapa, que es Omega, al sentido paradisiaco de algo inexplicable. Es como una restauración de la mejor condición, divina, del ser humano; es como el reencuentro con una fuerza que ya no es oscuridad, sino luz: poder, libido, sensualidad, reconocimiento del mundo y del universo… Pero esta etapa termina, es sólo un atisbo, vislumbre de que hay algo más dentro de uno, algo divino, algo crucial que está en el origen mismo de todo, de nuestro particular Big Bang.

Entonces viene la cuarta etapa donde el ego empieza a reconocerse en otra acción, en otro sueño: es el regreso del viaje, dormido, a la Imago, en el que de lo poético vuelves a pasar a lo narrativo, a la prosa y hasta al prosaismo (incluso, de lo erótico a lo pornográfico); te contaminas con experiencias concretas que has vivido y que, de alguna manera inconsciente, te marcaron. Es una mezcla de acciones diferentes (quizás diversas historias que se hacen una: turbulenta, riesgosa, sensual y sensible), y despiertas. Pero ha sido tan intenso y confuso el viaje que no aciertas en el recuerdo, no puedes hilar todo lo que soñaste. Sólo te queda la sensación de algo horrible o divino…

Y la mayor parte de las veces, no puedes saber que pasó en realidad, quién fue el que viajó, si fuiste tú o algo o alguien que está más allá de ti.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Manuel Gayol Mecías

Manuel Gayol Mecías

Manuel Gayol Mecías, escritor, investigador literario y periodista cubano, ganó el Premio Nacional de Cuento del Concurso Luis Felipe Rodríguez de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) en 1992, y en el año 2004 el Premio Internacional de Cuento Enrique Labrador Ruiz del Círculo de Cultura Panamericano de Nueva York. Ha publicado, entre otros libros, “Retablo de la fábula” (poesía), “Valoración múltiple sobre Andrés Bello” (investigación), “El jaguar es un sueño de ámbar” (cuentos), “Marja y el ojo del Hacedor” (novela) y “La noche del Gran Godo” (cuentos). Reside en California.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

En Venezuela el desenlace pasa por los cuarteles: El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Mucho más que un gusano de seda

José Hugo Fernández

En cierta ocasión José Kozer fue a dictar una conferencia en la Universidad Nacional Autónoma de México, y vio que a la entrada del recinto, donde aparecía el enunciado con

0 comentario Leer más
  Juan Carlos Recio

Las almas que están lejos no lo están tanto

Juan Carlos Recio

                  Demasiado alrededor exhibe, almas caídas, también están quienes las expulsan y los hombres que llevan a tus espaldas ese pus de

0 comentario Leer más
  Alexis Rosendo Fernández

Lágrima al viento

Alexis Rosendo Fernández

                    Lirio que emprendes tus angustias, desgarrando la mañana acumulada de empeños. Hermanos somos por la suave brisa, veril del crepúsculo,

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami