Neo Club Press Miami FL

Cuatro fases del sueño

 Lo último
  • ¿Por qué enterraron vivo a Severo Sarduy?   Parece que el documental Severo secreto, exhibido hace pocos días en La Habana, durante la Muestra de Cine Joven, se ha propuesto resucitar a Severo Sarduy para las nuevas...
  • Ismael Sambra: Sin sombra   Conocí a Ismael Sambra décadas atras en la bella y caribeña Santiago de Cuba (donde naciera en 1947), cantada por grandes poetas como Rafaela Chacón Nardi, quien, por la...
  • Cuatro fases del sueño   En el sueño, por mi propia experiencia de soñador, hay una transfiguración narrativa y otra poética. Y en la primera, que va desde la duermevela y la región Alfa...
  • La exclusiva diferenciación de Lezama   Alguna vez dije —y no creo haber sido el primero— que la ideología de Lezama era la imaginación, y esta para él venía a ser la esencia de la...
  • Subdesarrollo Pérez y la doble moral de los cubanos   Dicen que la primera caricatura cubana la dibujó Cirilo Villaverde, en 1848, para burlarse de los españoles, que ordeñaban la Isla: una vaca de leche y el relevo de...

Cuatro fases del sueño

Cuatro fases del sueño
febrero 02
18:07 2017

 

En el sueño, por mi propia experiencia de soñador, hay una transfiguración narrativa y otra poética. Y en la primera, que va desde la duermevela y la región Alfa hasta los senderos oníricos del Hades, hay una acción en la que nos desdoblamos en un –más que narrador– observador, y otra como protagonista. Y me pregunto: ¿Son dos yoes? ¿Dos egos? ¿Un desdoblamiento narcisista, o son el alma que observa al ego (al protagonista) que cumple con la agonía de una historia? ¿Quién es el que se narra a sí mismo en el sueño?

¿Es que el observador, el que narra, es el alma, que de alguna manera le da la posibilidad al ego de que se encuentre con ella? ¿Es que el encuentro transcurre, en medio de la madrugada, en la segunda gran etapa, onírica, del sueño, donde el surrealismo está asentado como un borboteo de imágenes, reproduciendo el caos de otros mundos, de otras dimensiones?

En este momento es cuando uno si acaso puede percatarse de que el desdoblamiento cesó y sólo sientes la locura. Te conviertes en un sentimiento, en un fluido de energía que vuelve a subir a la tercera etapa, que es Omega, al sentido paradisiaco de algo inexplicable. Es como una restauración de la mejor condición, divina, del ser humano; es como el reencuentro con una fuerza que ya no es oscuridad, sino luz: poder, libido, sensualidad, reconocimiento del mundo y del universo… Pero esta etapa termina, es sólo un atisbo, vislumbre de que hay algo más dentro de uno, algo divino, algo crucial que está en el origen mismo de todo, de nuestro particular Big Bang.

Entonces viene la cuarta etapa donde el ego empieza a reconocerse en otra acción, en otro sueño: es el regreso del viaje, dormido, a la Imago, en el que de lo poético vuelves a pasar a lo narrativo, a la prosa y hasta al prosaismo (incluso, de lo erótico a lo pornográfico); te contaminas con experiencias concretas que has vivido y que, de alguna manera inconsciente, te marcaron. Es una mezcla de acciones diferentes (quizás diversas historias que se hacen una: turbulenta, riesgosa, sensual y sensible), y despiertas. Pero ha sido tan intenso y confuso el viaje que no aciertas en el recuerdo, no puedes hilar todo lo que soñaste. Sólo te queda la sensación de algo horrible o divino…

Y la mayor parte de las veces, no puedes saber que pasó en realidad, quién fue el que viajó, si fuiste tú o algo o alguien que está más allá de ti.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Manuel Gayol Mecías

Manuel Gayol Mecías

Manuel Gayol Mecías, escritor, investigador literario y periodista cubano, ganó el Premio Nacional de Cuento del Concurso Luis Felipe Rodríguez de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) en 1992, y en el año 2004 el Premio Internacional de Cuento Enrique Labrador Ruiz del Círculo de Cultura Panamericano de Nueva York. Ha publicado, entre otros libros, “Retablo de la fábula” (poesía), “Valoración múltiple sobre Andrés Bello” (investigación), “El jaguar es un sueño de ámbar” (cuentos), “Marja y el ojo del Hacedor” (novela) y “La noche del Gran Godo” (cuentos). Reside en California.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Libro «Gastón Baquero y Rafael Díaz-Balart sobre racismo y clasismo en Cuba»

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  María Eugenia Caseiro

Donde el mármol se apiada de las islas

María Eugenia Caseiro

                  Donde se pierden los soles y el mármol se apiada de las islas hay cien lunas de pasivas muecas que ejercen

0 comentario Leer más
  T.S. Eliot

Miércoles de ceniza (I)

T.S. Eliot

                  Porque no espero otra vez volver porque no espero porque no espero regresar deseando el don de éste o el ámbito

0 comentario Leer más
  Rebeca Ulloa

El suegro y la nuera

Rebeca Ulloa

  No era mucho lo que le pedía el suegro a su nuera. En realidad, en cualquier lugar del mundo -claro, un lugar normal-, para comer unos tostones, o patacones,

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami