Neo Club Press Miami FL

Cuatro preguntas a José Alberto Velázquez

 Lo último
  • Amir Valle, su largo viaje Quien pregunta con insistencia, con la intención de conocer y que conozcan la posición de su entrevistado, del mismo modo recibe argumentos donde hallará razones que, algunas, puede que sean...
  • Sylvia Iriondo, lideresa de primera fila Sylvia Iriondo está hecha de energía y vibraciones. Sus tareas las emprende con ímpetu formidable; sus sentimientos los expresa con firmeza rotunda. Acto y voz son en ella una mixtura...
  • El feeling de Arístides Pumariega Denis Fortún: ¿Quién es Arístides Pumariega, o Aristide a secas?  Arístides Pumariega: Un soñador que algunas veces  se despierta. DF:¿Cómo llegas a la música y finalmente cómo terminas haciendo caricaturas?  AP: De la...
  • Cuatro preguntas a José Alberto Velázquez En 2016 Neo Club Ediciones publicó Ghetto, un poemario irreverente en casi todos los sentidos, cargado de una energía desmitificadora. Más recientemente, nuestra editorial volvió a publicar la obra de...
  • Julio Antonio Molinete, los cuatro puntos cardinales En el marco del proyecto Puente a la Vista, un jurado compuesto por los poetas Jorge Olivera Castillo, Víctor Manuel Domínguez García y Rafael Vilches Proenza otorgó este verano el...

Cuatro preguntas a José Alberto Velázquez

José Alberto Velázquez (segundo de derecha a izquierda) durante la presentación de su poemario en Las Parras (oriente de Cuba)

Cuatro  preguntas a José Alberto Velázquez
diciembre 14
16:21 2017

En 2016 Neo Club Ediciones publicó Ghetto, un poemario irreverente en casi todos los sentidos, cargado de una energía desmitificadora. Más recientemente, nuestra editorial volvió a publicar la obra de José Alberto Velázquez en Tres tristes cubanos y un gato feliz, esta vez en compañía de otros tres importantes poetas residentes en la Isla: Frank Castell, J. L. Serrano y Carlos Esquivel. A propósito de estos descubrimientos, hice a José Alberto cuatro preguntas que él ha tenido la gentileza de contestar:

Cuéntanos sobre tus inicios en la literatura. ¿Qué te impulsó a escribir y cuáles fueron tus primeros textos?

Probablemente, junto a la mucha simpatía entre la literatura y mi persona, debe existir alguna dosis de graciosa actitud y de neurótica aptitud: siempre escribí de todo y lo mismo: diarios-poemas; novelas-manifiestos; cuentos-sermones. Textos-yo. El primero a los siete años. Un viaje a Holguín en el cual no pasó nada decente, y sustituí la realidad con lenguaje. En otras palabras: mentí como un cosaco estructuralista, y en la escritura lo he seguido haciendo hasta hoy. En Ghetto, publicado por Neo Club Ediciones, y en todos los que están por venir.

Define o menciona brevemente, por favor, aquello que los lectores descubrirán, o conocerán, a través de tus libros.

Mi fe protestona en el Dios protestante. Mujeres desnudas y amables. Mujeres que, una vez vestidas, desaparecen. Mi patética vida municipal. Una esposa y dos hijos. Esta patria que me quieren prestar unos tipos ahí que no saben que ya es mía. Mis inmejorables amigos. Alcohol y tabaco ad libitum. Seres dotados de talento y elegancia que se pudren en cirrosis hepática y cáncer. Conmoción, otra vez y otra vez, ante el sexo femenino: hermoso, arduo, dulcemente maldito a ratos, ojalá no cambien, es decir, se vistan.

Menciona tres autores o libros que consideres fundamentales o que te hayan inspirado o influido durante tu trayectoria creativa.

Los que considero más fundamentales a los efectos de la pregunta: los tres públicos adultos: Cortázar, Bolaño, Cormac MacCarthy. (Los tres íntimos adolescentes: Tolkien, Anatole France, y Robert Graves). Y ahora mismo: Jorge Volpi, ese fenómeno.

¿A partir de las nuevas teorías cuánticas según las cuales la esencia del universo no es la materia ni la energía, sino la información, estamos a punto de descubrir que la vida es literatura?

Desde siempre. Pero en el caso de algunos escritores cubensis, quienes levitamos lejos de los círculos de poder, la cosa resulta mucho más complicada. Es decir, nada de Internet, cero posibilidades de viajar al exterior, y la bendita información es una señora a la que no acabamos de conocer. Lo bueno es que muchos de nosotros, si no somos valientes, por lo menos nos la gastamos de obstinados. Escribimos lo que somos: una nueva versión del heroísmo que no acaba de cuajar, pero qué importa.

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Carlos Alberto Montaner

La vida íntima y disfuncional de la familia Marx

Carlos Alberto Montaner

El 5 de mayo, el sábado pasado, se cumplieron 200 años del nacimiento de Carlos Marx en Tréveris, Alemania. No voy a hablar sólo del marxismo. La realidad y el

Leer más
  José Gabriel Barrenechea

Cháchara de muertos

José Gabriel Barrenechea

Es sábado en la noche. Mi esposa me ha arrastrado aquí, de visita a casa de una amiga suya. Ellas dos, que ya se acercan o han llegado a los

Leer más
  Otilio Carvajal

El discurso tanático de Félix Anesio

Otilio Carvajal

  Hoy bebo una taza de café amargo en un lugar ajeno que se llama exilio[1] El uso manifiesto de lo tanático es muy frecuente en la poesía cubana desde

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami