Neo Club Press Miami FL

Cuba, de la patria y de la nación

Cuba, de la patria y de la nación

Cuba, de la patria y de la nación
junio 21
15:56 2014

Los cubanos carecemos de nación. Somos las criaturas románticas de una patria sin nación. Esto no es mío, pero es rigurosamente cierto. Ya se sabe que “patria” y “nación” son conceptos, nunca sinónimos.

Los referentes que nos identifican con la patria suelen ser de tipo cultural, identitario: “quiero un sombrero de guano, una bandera, quiero una guayabera y un son para bailar”. Y de ahí en adelante, o sea, los black beans, el dominó, el laguer, la pelota, el casino, la santería, el “aguaje”, hablar tonterías, en fin… pero la nación es cosa que nos falta, que nunca hemos tenido y que es la certidumbre de la pertenencia a un proyecto de futuro unitario, fundado en el imperio de la ley. Una ley sustentada no en el patriotismo barato sino en una ciudadanía asociada al respeto de los derechos del individuo, pero también a sus deberes y obligaciones como ente responsable, a su derecho natural de ser libre y buscar por sí mismo la felicidad, por encima de cualquier Estado que se abrogue para sí la representación nacional.

Esto hay que tenerlo bien claro, pues los cubanos solemos ser muy buenos patriotas, sobre todo cuando estamos lejos de la patria, pero no sabemos cómo ser ciudadanos. Carecemos de ese fundente moderno y liberal que cohesiona a las grandes naciones sin ir en detrimento de las individualidades. Es un balance, un equilibrio dinámico que solo proporciona la modernidad y con ella la democracia representativa, la inviolabilidad del Estado de Derecho.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Enrique Collazo

Enrique Collazo

Enrique Collazo es Licenciado en Historia por la Universidad de La Habana. Realizó estudios de Doctorado en la Universidad de Educación a Distancia de Madrid. Ha publicado libros sobre las cuestiones de la banca y el crédito en Cuba, tanto en la Isla como en España, y colaborado asiduamente en publicaciones como la revista Encuentro de la Cultura Cubana y su página web Encuentro en la Red, la Revista Hispano-Cubana, Cuadernos de Pensamiento Político e Islas, entre otras. Actualmente reside en Madrid.

Artículos relacionados

2 comentarios

  1. Robespierre
    Robespierre junio 22, 13:58

    De lo leído, me parece demasiado absoluto. Coincido que los elementos identitarios son importantes en la formación de una nacionalidad nacional y no es una redundancia. Afirmar que tenemos Patria y no nación me parece que es en si mismo excluyente. Una sin la otra no pueden existir. De todas formas, creo que el artículo no se dirige a una valoración lingüística ni gramatical sino hacia algo en lo que podemos coincidir: la falta de un proyecto de nación para el futuro. En el pasado, creo que existió en nuestros fundadores desde Ignacio Agramonte, pasando por José Martí, continuando con el ABC del treinta o la Joven Cuba de Guiteras y, en el inicio de los gobiernos auténticos especialmente con el Dr. Carlos Prio Socarras. La insurrección de 1959 pudo ser un proyecto de nación, pero se ha frustrado. La oposición no ha fundamentado cuál es su proyecto, por tanto, creo que tenemos Patría y una nación sin proyecto. Nada más, nada menos. R.

    Reply to this comment
  2. Respondon
    Respondon junio 23, 08:43

    Qué es Nación:

    Nación es el conjunto de personas, por lo general de la misma etnia, que hablan el mismo idioma y tienen las mismas costumbres, formando de esta manera un pueblo. Una nación se mantiene unida por las costumbres, las tradiciones, la religión, el idioma y la conciencia nacional. La palabra nación proviene del latín nātio (derivado de nāscor, nacer), que podía significar nacimiento, pueblo (en sentido étnico), especie o clase.

    Los elementos como el territorio, el idioma, la religión, las costumbres y la tradición, por sí mismos, no constituyen el carácter de una nación. El elemento dominante debe ser la convicción de una vida colectiva, es cuando la población siente que constituye un organismo o un grupo, distinto de cualquier otro, con vida propia, intereses especiales y necesidades.

    La nación no se anula a pesar de poder ser dividida en varios estados, y también muchas naciones pueden unirse para formar un país. El Estado es una forma política, adoptada por un pueblo con voluntad política, y la nación existe sin cualquier tipo de organización legal, sólo significa la sustancia humana que la forma, actuando en su nombre y por sus propios intereses.

    Reply to this comment

Escriba un comentario

Libro «Gastón Baquero y Rafael Díaz-Balart sobre racismo y clasismo en Cuba»

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Rebeca Ulloa

El suegro y la nuera

Rebeca Ulloa

  No era mucho lo que le pedía el suegro a su nuera. En realidad, en cualquier lugar del mundo -claro, un lugar normal-, para comer unos tostones, o patacones,

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

¿Por qué enterraron vivo a Severo Sarduy?

José Hugo Fernández

  Parece que el documental Severo secreto, exhibido hace pocos días en La Habana, durante la Muestra de Cine Joven, se ha propuesto resucitar a Severo Sarduy para las nuevas

0 comentario Leer más
  Waldo González López

Ismael Sambra: Sin sombra

Waldo González López

  Conocí a Ismael Sambra décadas atras en la bella y caribeña Santiago de Cuba (donde naciera en 1947), cantada por grandes poetas como Rafaela Chacón Nardi, quien, por la

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami