Neo Club Press Miami FL

Cuba, educación y parasitismo

Cuba, educación y parasitismo

noviembre 25
15:59 2011

1-aaa_estudiantes_robots“Prestemos atención a nuestros enemigos y hagamos todo lo contrario de lo que desean de nosotros para seguir siendo lo que somos”. La frase es de Fidel Castro y refleja milimétricamente el grado de orfandad intelectual, y conceptual, de la banda de facinerosos que durante más de medio siglo ha tiranizado a Cuba.

 

El contexto en el que fue deslizada la frase, por cierto, no podía ser más sintomático. El moribundo intentaba defender en un escrito de 2008 la solidez de la enseñanza totalitaria, básicamente a partir de la repercusión alcanzada por la inusitada publicación –por parte del propio gobierno– de algunos datos negativos, entre ellos el hecho de que se echaban en falta ese año alrededor de ocho mil maestros en las escuelas de la Isla –la cifra, como el régimen que la emite, es sumamente conservadora–, o la inadecuada preparación del personal docente.

En cualquier caso, siempre que se habla de educación en Cuba se habla de un sistema que fomenta la servidumbre, el parasitismo y la incultura. El hecho de que durante décadas sistemas como los de la Escuela en el Campo y al Campo hayan desarrollado en los niños y jóvenes cubanos una actitud de rechazo al esfuerzo personal y/o la iniciativa individual, es uno de los factores que explica el desbarajuste funcional del castrismo.

No hay que perder de vista que la ineficacia del régimen vigente en Cuba no sólo es consecuencia de la incapacidad de sus dirigentes o del absurdo modelo económico escogido, sino que ha sido fomentada desde la base, subordinando la diversidad e iniciativa de las futuras fuerzas productivas a la vacuna vacuidad de una sociedad amaestrada. El parasitismo, una de las enfermedades más extendidas hoy en día en la sociedad cubana, es un producto de diseño, más allá de la naturaleza cultural de la nación.

Había un caldo de cultivo pre-totalitario, ciertamente –el castrismo fue aupado en sus inicios sobre todo por las fuerzas parasitarias de la sociedad cubana, considerables en número aun en una economía de corte capitalista–, pero a partir de 1959 dicho caldo fue desarrollado y/o mejorado en probetas, en las escuelas de toda la Isla.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

el Instituto la Rosa Blanca entrega tercer premio “Juana Gros de Olea”. enero 28, 2017:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Armando de Armas

El fugitivo

Armando de Armas

  Yo era el Hombre del Neolítico, y había caminado ahora por el sendero de polvo barrido por el viento y permanecido tres días bajo aquel cobertizo de zinc.  Había

0 comentario Leer más
  Francisco Alemán de las Casas

La huérfana

Francisco Alemán de las Casas

                Cuando niña fui un poco más huérfana que ahora tuve que recuerde nueve padres sucesivos en dos años También una madre de

0 comentario Leer más
  Manuel Gayol Mecías

Cuatro fases del sueño

Manuel Gayol Mecías

  En el sueño, por mi propia experiencia de soñador, hay una transfiguración narrativa y otra poética. Y en la primera, que va desde la duermevela y la región Alfa

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami