Neo Club Press Miami FL

Cuba, el exilio y la dependencia cultural

Cuba, el exilio y la dependencia cultural

Cuba, el exilio y la dependencia cultural
agosto 13
13:26 2014

La dependencia de los cubanos se manifiesta de diferentes formas, y por supuesto no en todos predomina la mentalidad gregaria, lo que opina el grupo, la aceptación grupal.

En el campo donde me desenvuelvo, el cultural, esto está a flor de piel. El criterio del individuo se diluye en grupitos, en reuniones de patio con remanentes de talleres literarios. Si no eres el favorito de un grupo, o si por alguna razón provocas envidia o algún rechazo, vas a descubrir cómo alguien que aparentemente era tu amigo, o que tenía una buena opinión de tu obra, de pronto toma distancia mientras lame el trasero al mediocre con poder mediático. El oportunismo del que se valió el castrismo para ganarse el beneplácito de los escritores e intelectuales se refleja más allá del territorio insular y entra también en el exiliar, porque desgraciadamente padecemos ese déficit psicológico de la dependencia y de la aceptación grupal con el fin de obtener reconocimiento, en este caso el literario.

En lo que me concierne, me ha faltado el don del oportunismo y la falta de ética para trepar, pues he dicho lo que pienso tanto en Cuba como aquí, que es lo mismo culturalmente (nuestro problema estriba en ese patrón más allá de la política). De ahí que la tertulia que organizo apenas me haya servido para sacar provecho personal, al contrario de lo que ha sucedido con otros en esta ciudad, quienes hoy en día hasta son invitados a una feria del libro tan excluyente como la de Miami, y ello a pesar de que sus obras no lo ameritan. Eso sí, la tertulia ha servido para publicitar y promover a otros –muchos de ellos muy ingratos, por cierto–, algo que hablando en plata cubana me confiere el titulo de comemierda. No me extraña entonces que haya sido eliminado de publicaciones y espacios que ya representan un status quo en el exilio, o mejor dicho “diáspora”, y hasta por algunos que están en la línea tradicional de exilio (el llamado “histórico”).

Los cubanos no queremos individuos, sino ovejas. No queremos ser amigos aceptándonos con nuestras diferencias, sino vivir en la mentira y la hipocresía para que el grupo predominante, el influyente, nos acepte y otorgue el diploma de La Gloria y el aplauso de la retribución. Y después hablamos a favor de una Cuba democrática.

—————————————————

Comentario originalmente alojado en Facebook

Sobre el autor

Joaquín Gálvez

Joaquín Gálvez

Joaquín Gálvez (La Habana, 1965). Poeta, ensayista y periodista. Se licenció en Humanidades en la Universidad Barry y obtuvo una Maestría en Bibliotecología y Ciencias de la Información en la Universidad del Sur de la Florida. Ha publicado los poemarios "Alguien canta en la resaca", "El viaje de los elegidos", "Trilogía del paria" y "Hábitat", este último con Neo Club Ediciones. Coordina el blog y la tertulia La Otra Esquina de las Palabras. Reside en los Estados Unidos desde 1989.

Artículos relacionados

1 comentario

  1. librero
    librero agosto 14, 17:39

    Leo satisfecho este 14 de agosto de 2014 lo primero para mí de Joaquín Gàlviz. Lo seguiré hasta poder conocerlo pronto personalmente. Interesante porque de seguro su contundencia ayuda a cualquier investigador, a ver otra cara de la influencia política del exilio cubano. Desde Caracas y Miami le deseo salud y prosperidad a esta mente sincera y preocupada. jesus.librero@gmail.com

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Olivera Castillo

Pan (de yeso) y circo

Jorge Olivera Castillo

                El circo no es el pasatiempo donde lavamos las llagas del hambre con sonrisas espontáneas y puras. Tampoco es el lugar para

0 comentario Leer más
  Juan Carlos Recio

Para desalmar un cadáver

Juan Carlos Recio

                Si no estás dispuesto a perdonar y todo lo que das es sombras cómo pudieras ser el amado cómo irías hasta el

0 comentario Leer más
  Luis Jiménez Hernández

En primera persona

Luis Jiménez Hernández

                no escribo versos en primera persona, ser decadentes es un oficio cruel como el de jugar a ser Dios. Pero hoy escribiré

1 comentario Leer más

Festival Vista Miami