Neo Club Press Miami FL

Cuba, entre China y Libia

Cuba, entre China y Libia

Febrero 21
06:30 2011

rEcharon los jazmines a la basura. Movilizaron a mercenarios extranjeros contra su propio pueblo. Dos maneras diametralmente opuestas de reaccionar ante un mismo fenómeno en boga: el descontento popular frente a regímenes de fuerza por el estilo del libio, el chino y el cubano.

La policía china dispersó este domingo, en Pekín y Shangai, dos manifestaciones convocadas a través de Internet para llevar a cabo una autodenominada “Revolución de los jazmines”, informó ANSA. La revolución estaría inspirada “en los movimientos populares que sacuden desde hace meses al mundo árabe, de Túnez a Egipto y de Argelia a Bahrein”.

En la capital china, a pocos pasos de la emblemática plaza Tiananmen, varias decenas de personas confluyeron en silencio para descubrir que el sitio se encontraba cubierto por un masivo operativo policial. “Lo que no impidió que Liku Xiaobai, un estudiante de 25 años, llegara a arrojar al aire ramos de jazmines. Las flores fueron recolectadas por la policía y arrojadas a un cesto de basura, y cuando el joven intentó recuperarlas fue detenido por agentes presentes en el lugar”.

“En el lugar –apunta ANSA– también estuvieron presentes un gran número de periodistas extranjeros y el embajador estadounidense en China, Jon Huntsman, que llevaba de la mano a una de sus hijas adoptivas chinas y estaba acompañado, además, por su esposa y otros miembros de su familia”.

Así, de manera silenciosa, sin recurrir a medidas de fuerza extremas, en un país totalitario en el que la represión preventiva se conjuga armoniosamente con la dinámica cultural, las autoridades comunistas lograron abortar el primer intento serio de la disidencia para reproducir en China las protestas del mundo árabe.

En cambio, en Libia, cuyo régimen se considera “revolucionario” y donde comités por el estilo de los castristas, afectos a Gaddafi, sirven de muro de contención contra el descontento popular, la oligarquía en el poder ha llegado incluso a contratar a mercenarios extranjeros para que disparen contra la población sublevada.

“Las últimas informaciones hablan de libios en Bengasi muertos por armas automáticas y otras armas que manejan nuevas tropas más contundentes, que posiblemente incluyan mercenarios extranjeros enviados expresamente a sofocar las protestas”, declaró este domingo Malcolm Smart, director de Amnistía Internacional para Oriente Próximo y el Norte de África.

En un país como Cuba, que en términos represivos, estructuralmente, se encuentra a medio camino entre China y Libia, la pregunta parece cantada: ¿a qué métodos recurrirían las fuerzas de seguridad castristas a la hora de sofocar una hipotética revuelta?

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Trump y Cuba. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Los animales políticos de Reinaldo Arenas

José Hugo Fernández

Se cuenta que Pitágoras rechazaba comer carne porque veía en los animales posibles reencarnaciones de sus amigos muertos. Es un escrúpulo encomiable siempre que uno esté convencido de que en

0 comentario Leer más
  José Gabriel Barrenechea

Una contraproducente política cultural

José Gabriel Barrenechea

Hace unos meses el filme “Santa y Andrés”, que anteriormente había sido censurado en el Festival del Nuevo Cine Latinoamericano habanero, fue excluido de la competencia en la 18ª edición

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

La reina rota (I)

Nilo Julián González

                  tengamos compasión que la reina está rota pocos saben es decir se demoran comprender compartir cercenar es difícil caer como caen

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami