Neo Club Press Miami FL

Cuba, España y la ola populista

 Lo último
  • Trump y Putin o las amistades peligrosas A Donald Trump se le ha alborotado el avispero. Culpa a la prensa de sus desgracias, pero no es verdad. Él es el responsable de todas sus desdichas. Si le...
  • Cuba, 20 de mayo y anexionismo Estoy convencido (porque he necesitado y he querido convencerme) de que en el fondo el anexionismo es un refugio desesperado pero indeseable, como toda forma de suicidio. Porque se trata...
  • Todo el poder para las empresas de gerencia pública Fue muy afortunado que a la señora Le Pen la pulverizaran en las urnas. Macron duplicó su votación. El fascismo y el comunismo, su primo hermano, son siempre malas noticias....
  • ¿Por qué Nicolás Maduro se saca de la manga una nueva Constitución? Tiene cuatro objetivos seguramente recomendados por los fogueados operadores políticos cubanos: Maduro cree que necesita tiempo para mejorar su imagen. Sigue cayendo en todas las encuestas. La última, la de...
  • El continente invisible América Latina es, para bien y para mal, el continente invisible. Para bien, paradójicamente, se demuestra en el triste caso venezolano. Cuando Nicolás Maduro amenaza a Estados Unidos o a...

Cuba, España y la ola populista

Pablo Iglesias, líder de la izquierda populista en España

Cuba, España y la ola populista
junio 09
01:53 2016

 

El pueblo cubano es muy parecido al español y pallá y pacá, o sea, y viceversa. Todas las encuestas que se hacen en España reflejan que los ciudadanos están profundamente descontentos y hartos de los políticos, porque son demasiados, porque gestionan mal y porque se alían entre ellos y los grandes empresarios del IBEX 35 para extraerles renta, vía montón-pila-burujón-puñao-burdajá de impuestos, tasas y la madre que parió al cordero. O sea, que un pueblo culto y con sentido común votaría el próximo 26-J la opción política que le garantice una reducción importantísima del ejército de políticos, liberados sindicales, conseguidores y cuñaos adosados, con el fin de reducir el gasto superfluo que en España es monumental, racionalizar la gestión pública y fomentar la iniciativa privada.

Sin embargo, y aquí viene lo bueno, lo que ocurre en la práctica es que al menos cinco millones de electores españoles votaron resueltamente en las elecciones del pasado diciembre —en las próximas se supone, de acuerdo a algunas encuestas, que esa cifra se acerque incluso a los 6 millones— por la opción política que demanda más Estado, más intervencionismo, más regulación, más impuestos y más controles, lo cual supone per se un sustancial incremento del ya macrocefálico Estado clientelar español, así como del gasto, lo que traerá como resultado menos libertad.

En resumen: pese a que el problema es que hay demasiados políticos y gastan a manos llenas, “la gente” (término que les encanta a los perroflautas bolcheviques antisistema) vota porque existan aun más políticos y muchísimo más gasto, o sea, un razonamiento que se da de bruces una y otra vez con el más elemental sentido común. Teniendo en cuenta esta patológica conducta social del pueblo español, no me extrañaría que en Cuba, si alguna vez llegara a existir pluripartidismo, una mayoría de cubanos votara tercamente por el partido que represente los intereses del Estado corporativo castrista. Y esto es así porque ambos son pueblos educados secularmente en la servidumbre a un déspota ilustrado o por ilustrar, a un cacique de región o partido, a un Capitán General, a un dictador autoritario o a uno totalitario; así que apenas han aprendido a desenvolverse en el seno de una sociedad liberal.

En otras palabras, se trata por lo general de colectivos humanos proclives a sacrificar una libertad de la que muy poco han gozado con tal de medrar bajo el paraguas de un Estado proveedor de un paquete mínimo de asistencia social.

No obstante, hay que admitir que la ola populista y redistributiva está alcanzando hoy tal magnitud que hasta pueblos que siempre han tenido a la libertad como derecho fundamental en cierta medida comienzan a renunciar a ella en favor de una pretendida seguridad. Como resultado, se socavan peligrosamente los derechos individuales mientras aumenta la dimensión y la avasalladora injerencia del Gran Hermano estatal.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Enrique Collazo

Enrique Collazo

Enrique Collazo es Licenciado en Historia por la Universidad de La Habana. Realizó estudios de Doctorado en la Universidad de Educación a Distancia de Madrid. Ha publicado libros sobre las cuestiones de la banca y el crédito en Cuba, tanto en la Isla como en España, y colaborado asiduamente en publicaciones como la revista Encuentro de la Cultura Cubana y su página web Encuentro en la Red, la Revista Hispano-Cubana, Cuadernos de Pensamiento Político e Islas, entre otras. Actualmente reside en Madrid.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

El comentario de Carlos Alberto Montaner. Por qué fracasará la Constituyente de Maduro:

Cuba y su Historia: José A. Albertini entrevista a José Abreu Felippe:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Ana Ajmátova

La mujer de Lot

Ana Ajmátova

Pero la mujer de Lot miró hacia atrás y se convirtió en una columna de sal. 14 Génesis Y el hombre justo acompañó al luminoso agente de Dios por una

0 comentario Leer más
  Waldo Díaz-Balart

La mente consciente: el misterio como creación

Waldo Díaz-Balart

Que te baste saber que todo es un misterio: La creación y el destino del Universo y tú. Sonríe, pues, ante ellos. No sabrás nada más cuando hayas franqueado las

0 comentario Leer más
  Alexis Rosendo Fernández

Ojo de gacela trunca

Alexis Rosendo Fernández

                    Ojo de gacela trunca: En mi ausencia –celoso león, rondo las alas que presagian el inevitable otoño: –Sin duda, abordemos

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami