Neo Club Press Miami FL

Cuba, Estados Unidos y la queja

Cuba, Estados Unidos y la queja

Cuba, Estados Unidos y la queja
marzo 24
16:35 2015

 

Antes de 1959, Cuba era un país con mucho distinto a los de su entorno. En gran medida debía –y debe– esa diferencia a sus relaciones históricas con los Estados Unidos. Las relaciones económicas con el gran vecino fueron muy importantes aun desde la etapa colonial. Estados Unidos y Cuba tenían –y tienen– numerosos intereses comunes. Eso está en la historia, en la geografía, en la política e, incluso, en la cultura. La misma independencia la obtuvimos por la heroica pelea de nuestros mambises, pero finalmente buscamos y conseguimos la ayuda de los Estados Unidos.

Dígase lo que se diga, fue así, y el propio José Martí advirtió que “la independencia sería muy difícil de alcanzar y aún más difícil de mantener” sin el concurso de los Estados Unidos. Por eso, también, alcanzamos los índices de desarrollo que alcanzamos en poco más de medio siglo de República. Pero quizás también por eso no supimos consolidar las instituciones en la República.

La República murió un poco como consecuencia de su propio éxito. Queríamos más. Nos poseyó la inconformidad radical. Habíamos conseguido mucho, pero nos quejábamos. Así, mientras individualmente los cubanos suelen ser agresivamente emprendedores, luchadores, confiados en sí mismos, colectivamente no nos gustábamos. Nos quejábamos. Y lo peor es que siempre estábamos pendientes de un líder y de una revolución salvadora.

Y seguimos quejándonos de nuestra suerte y buscando fuera de nosotros la solución. Hoy mismo, son muchos los héroes que individualmente se enfrentan dentro de Cuba, son muchos los patriotas en el exilio que buscan denodadamente la libertad perdida. Pero aún esperamos por la gran decisión colectiva, la única que puede liberarnos. Y para no variar, son muchos los que se quejan. Sorprendente. Mientras unos –los enemigos de la libertad– acusan a Estados Unidos de ayudarnos a deshacernos de la tiranía, entre los propios ayudados surgen voces que casi responsabilizan a Estados Unidos de la existencia de esa misma tiranía. Por supuesto que podríamos con cierta razón no estar de acuerdo con algunas políticas norteamericanas respecto a Cuba en cualquier época, pero en el balance estamos obligados a decir: gracias. ¿Para cuándo el examen de nuestras propias culpas o desaciertos?

Seguimos quejándonos. Seguimos, a veces, reclamando al aliado que nos sustituya, que sea capaz de hacer lo que nosotros mismos no hemos sido capaces de hacer por nosotros mismos. Mala cosa la queja, que prostituye el carácter de los hombres y de los pueblos.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Orlando Fondevila

Orlando Fondevila

Orlando Fondevila (La Habana, 1942). Poeta y periodista. Opositor en Cuba y fuera de ella. Durante años ha trabajado como editor en la Revista Hispano Cubana, en Madrid. Ha publicado, entre otros libros, "Poesía desde el paraíso", "De cosas sagradas", "Resaca de nadas y silencios" y "El mundo aproximado", una compilación de su obra poética.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Cuánto valor cuesta no tener valor (fragmento)

José Hugo Fernández

Para Imre Kertész, el célebre escritor húngaro, Premio Nobel de Literatura en 2002, “el destino del varón en esta tierra no es otro que destruir lo tierno y lo bello,

Leer más
  Luis de la Paz

En los tiempos difíciles de Heberto Padilla

Luis de la Paz

    En una remotísima tarde de verano, sería el año 71, o tal vez el 72, el escritor José Abreu Felippe, a quien tanto le debo, me mostró un

Leer más
  Alcides Herrera

No me hables más

Alcides Herrera

                  El futuro soy yo y en él me siento. Es su bar. Me rodea Copenhague y una brisa futura me acaricia

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami