Neo Club Press Miami FL

Este 26 de julio en Cuba

 Lo último

Este 26 de julio en Cuba

Este 26 de julio en Cuba
julio 27
02:57 2016

 

Se cumplió ayer un aniversario más del fatídico asalto al cuartel Moncada, en Santiago de Cuba, ocurrido en 1953. Fatídico, porque en el evento perdieron la vida numerosos efectivos de ambos bandos –gente que dormía y gente despistada y gente engañada–, y porque a partir de él ocuparía un lugar en el escenario político cubano quien pocos años después desmontaría el escenario político cubano para convertirlo en su escenario personal. Desde entonces, la política dejó de ser política en Cuba.

Ayer  se cumplieron también diez años de la salida del escenario político –al menos del escenario, que ya es algo– de quien desmontara el escenario político cubano (¿o lo desmontaron entre todos, el pueblo y sus líderes “apolíticos”?). El 26 de julio de 2006 Fidel Castro escenificó su última aparición con batuta, a partir de la que su hermano abriría un período de expectativas y promesas a media voz que resultó, como previeron los más perspicaces, un fiasco. Cuba sigue esperando y Raúl Castro, a la manera de Penélope, continúa aguardando al Ulises que detenga su huida hacia ninguna parte o, más sencillamente, lo libere del peso de tejer.

Del peso de tomar las decisiones que no sabe ni puede ni quiere tomar. Mientras Penélope teje su infinito sudario, Ulises es una sombra, una expectativa, un anhelo, un jeroglífico. Obama empieza a ser recuerdo y el tiempo de las reformas, desperdiciado, ha vuelto a ceder paso al tiempo del inmovilismo, mientras desde él y en torno a él revolotean los conjuros de la adversidad: la represión, la miseria, el atraso, el despotismo, la desesperación, el cansancio, el desprecio de unos cubanos por otros cubanos. La nación –en su anhelo irrealizado de serlo– continúa fragmentándose, y comienza a ser hora de preguntarse si sobrevivirá al castrismo tal y como se le entiende. Y no porque el castrismo vaya a permanecer muchos años más en el poder –algo discutible y en todo caso enigmático–, sino porque su labor en pos de la desintegración y el desarrollo de una cultura del envilecimiento ha resultado sumamente exitosa. Cada vez aparecen más castricos.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Carlos Alberto Montaner

La vida íntima y disfuncional de la familia Marx

Carlos Alberto Montaner

El 5 de mayo, el sábado pasado, se cumplieron 200 años del nacimiento de Carlos Marx en Tréveris, Alemania. No voy a hablar sólo del marxismo. La realidad y el

Leer más
  José Gabriel Barrenechea

Cháchara de muertos

José Gabriel Barrenechea

Es sábado en la noche. Mi esposa me ha arrastrado aquí, de visita a casa de una amiga suya. Ellas dos, que ya se acercan o han llegado a los

Leer más
  Otilio Carvajal

El discurso tanático de Félix Anesio

Otilio Carvajal

  Hoy bebo una taza de café amargo en un lugar ajeno que se llama exilio[1] El uso manifiesto de lo tanático es muy frecuente en la poesía cubana desde

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami