Neo Club Press Miami FL

Cuba, ¿estado ateo?

 Lo último
  • El presentador A mi hermana Karin Aldrey, que acostumbra dirigirse al Mundo –Señoras y señores… –dice el hombre y se interrumpe. Lleva prendida en el guargüero la grotesca sequedad que intenta resolver...
  • Brahmán de La Habana No pude salvar al mundo con el comunismo. Tampoco pude salvar a mi familia de las consecuencias que me trajo haber querido salvar al mundo con el comunismo. Entonces me...
  • Los peces no bailan rumba Imperceptible, el tenedor choca de regreso contra los dientes, luego la boca de Berenice García, que disimuladamente evita atraer la atención de los otros comensales con los sonidos de sus...
  • El dulce del frasco ¡Qué susto! Tres de la madrugada y aquel teléfono timbra que timbra. En un segundo pensé diez mil cosas y ninguna buena, por cierto. Un sí, seco y adormilado del...
  • Jim Hace muchos años tuve un amigo que se llamaba Jim y desde entonces nunca he vuelto a ver a un norteamericano más triste. Desesperados he visto muchos. Tristes, como Jim,...

Cuba, ¿estado ateo?

Cuba, ¿estado ateo?
enero 31
18:55 2017

 

La larga fila avanzaba con lentitud. La gente conversaba animadamente con poco sentido luctuoso, pegados al muro de mármol del mausoleo para evitar el frío viento que azotaba la Plaza de la Revolución. Se adentraban en la base del monumento al antiguo apóstol José Martí, degradado por Castro a héroe nacional. El fálico monumento, construido por Batista, era irreverentemente llamado por todos “la raspadura”. Un doliente de la cola, con aspecto de campesino, le susurró al amigo que tenía delante: “Martí, ¿por qué estás así, pensativo y cabizbajo?”. El otro le contestó rápidamente: “Porque esto está del carajo y me echan la culpa a mí”.

Decididamente, los cubanos no eran dados a la seriedad.

Desde la mañana anterior el mecanismo de acarreo de masas del Departamento de Orientación Revolucionaria había tensado sus resortes para movilizar, decía, el sesenta por ciento de la población de la capital. El decretar la suspensión de las actividades laborales y estudiantiles cuando ya los obreros y estudiantes se encontraban en sus respectivos centros, para desde allí conducirlos a la concentración, arrojaba siempre un saldo positivo, que se traducía en una muchedumbre que llenaba los horarios televisivos alrededor del mundo, y que por la fuerza de la imagen se interpretaba como expresión de apoyo a la revolución.

Los miembros de la seguridad, que en esta oportunidad hacían las veces de conductores del rebaño humano, urgían a la fila que pasaba ante el ataúd de Celia Sánchez Manduley. Un ingenioso escolar, aficionado a la aritmética, calcularía al día siguiente que para pasar frente al féretro la cantidad de personas reclamadas por el periódico Granma tenían que haberlo hecho a una velocidad de más de diez metros por segundo, récord mundial de los cien metros planos.

El jefe del Batallón de Ceremonias de las Fuerzas Armadas Revolucionarias se acercó a Abrantes y le comunicó que todo estaba dispuesto para la última guardia de honor, que debían efectuar los miembros del politburó.

Abrantes se acercó y le susurró algo a Fidel Castro, quien de inmediato se puso de pie y dio al jefe de ceremonias una lista con los nombres de los integrantes de la última guardia. En ella había incluido a Abrantes, a quien no le correspondía por no ser miembro del politburó.

Separados por una doble fila de guardias, los asistentes estaban divididos, dentro del espacioso recinto, en tres grupos claramente diferenciados: los altos dirigentes del régimen mezclados con algunos combatientes de la guerra revolucionaria que no habían tenido la suerte de continuar compartiendo el poder político y que aprovechaban estas escasas oportunidades para reunirse con sus compañeros de antaño. En el segundo grupo se encontraban los familiares y amigos de la difunta, consternados por el deceso de su protectora. En un tercer grupo, personas de todos los colores, pero ataviadas con ropas de un solo color: el blanco.

El jefe de la seguridad de los funerales suspendió el paso de los visitantes y comenzó a desalojar el salón. Cuando terminó la última guardia de honor ya no quedaba casi nadie. Abrantes pidió personalmente a los miembros del politburó que abandonaran el local y luego despidió al jefe de la seguridad. Sólo quedaron los integrantes del tercer grupo, los de blanco, la familia de santo.

Acorde con el ritual africano de Osha, los ahijados y madrinas de Celia Sánchez se disponían a hacerle el rito funeral africano: el Ituto. Tres veces habían consultado a los santos para ver quién de la familia de santo o sangre se quedaba con los ídolos de la muerta. Pero en las tres oportunidades los santos eligieron irse con Celia.

En medio de los rezos rituales abrieron el ataúd y situaron los ídolos. Todos sabían que el Ellegguá, dios de las puertas y los caminos, estaba consagrado a Fidel. Sin embargo, se había negado a quedarse dándole protección.

Al otro día los babalaos de La Habana comentaban el hecho premonitorio de que Ellegguá le había dado la espalda a Fidel, y que de ahí en lo adelante perdería el camino.

Como me lo contó El Jaba

http://www.alexlib.com/

Sobre el autor

Kiko Arocha

Kiko Arocha

Modesto Arocha (Kiko). Nació en La Habana en 1937. Ingeniero en Electrónica y doctor en Ciencias Técnicas. Llegó a Estados Unidos en 1995 y decidió reinventarse como traductor y editor de sitios web y de libros, para lo cual fundó la editorial Alexandria Library (www.alexlib.com) en Miami. Es autor del bestseller "Chistes de Cuba", una antología de chistes populares contra el castrismo que recopiló en la Isla.

Artículos relacionados

1 comentario

  1. El Mano
    El Mano febrero 08, 03:13

    Bueno, me reí. Jajajaja

    Reply to this comment

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner sobre el discurso del presidente Trump en la ONU:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Breves apuntes sobre la brevedad

José Hugo Fernández

1-Augusto Monterroso, artífice de la brevedad literaria, se encontró cierta vez con un presunto lector, quien le dijo que estaba leyendo una de sus obras, El dinosaurio, que es justo

0 comentario Leer más
  Rafael Vilches

Y si murmuro

Rafael Vilches

                  Si mis labios dicen libertad, mi corazón esponjado late, por esta isla que son mis ojos atravesados por el mar, por

0 comentario Leer más
  Philip Larkin

Tres tiempos

Philip Larkin

                  Esta calle vacía, este cielo gastado hasta lo insípido, este aire, un tanto indistinguible del otoño como un reflejo, constituyen el

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami