Neo Club Press Miami FL

Cuba, la caperucita y los siete enanitos

Cuba, la caperucita y los siete enanitos

abril 07
14:45 2011

1-Caperucita_rojaFidel anda cabizbajo y pensativo cuando Raúl se le acerca y le pregunta qué le pasa. Preocupado, Fidel le responde: Mi hermano, si las cosas siguen como van, nos vamos a quedar solos tú y yo. Raúl, como si hubiese visto un fantasma, alega sobresaltado: ¿Tú y quién?

Lo único que le pediría a Raúl, si es que le da por largarse, es que se lleve a su hermanito aunque sea con una camisa de fuerza. Eso puede ser caro, pero no creo que falten donantes caritativos para pagar los gastos de mantenimiento de su dilecto hermano mayor. Y, si se pone mala la cosa con el billete, me comprometo a organizar una colecta pública.

Lamentablemente, no creo que Fidel piense seriamente en quedarse solo dando órdenes. Por supuesto, si las cosas siguen como van, según dice preocupado, en Cuba no van a quedar ni las hormigas. No obstante, si esto último sucede, ya me imagino que Fidel buscará a quien joder, aunque tenga que importar pingüinos del Polo Norte… o del Sur, ¡porque en el Norte hay embargo!

Ahora, yo sabía de las ínfulas imperiales de Fidel, de sus ansias de conquista interplanetaria y su extraordinaria capacidad para convertir en mierda todo lo que toca. Lo que yo no sabía era que, según algunos genios analistas, al vetusto comandante le ha dado ahora no sólo por querer que los cubanos puedan viajar por la libre, sino por querer que los americanos viajen a la isla sin restricciones. Tal cosa, en mi opinión, ¡no se la cree ni la madre que lo parió!

La idea me parece completamente absurda por más que algunos “cerebros” cibernéticos, periodísticos, televisivos y radiales se desgañiten tratando de demostrar lo contrario. Ya lo dije un poco más arriba, ¡Fidel tiene de todo menos de comemierda!  

No importa cuán aplicada sea la oposición en eso de exprimirse los sesos para ver cómo convence a Fidel de que deje a todo el mundo largarse al carajo. No va a suceder. Punto.

Además, suponiendo que el chocheo le dé a Fidel por levantar el banderín, los futuros turistas cubanos se van a encontrar con un obstáculo mucho mayor. Sería interesante ver cuántas visas va a otorgarles el consulado francés a los miles de cubanos turistas recién estrenados a los cuales les ha dado, de pronto, por “visitar” la Torre Eiffel.

En cuanto a eso de que Raúl sigue “insistiendo” en que se levanten las restricciones a los ciudadanos norteamericanos para que puedan viajar a la isla cuando les venga en ganas, bueno, ese cuento se lo van a creer en algún que otro círculo de interés pioneril y, por supuesto, en los hospitales psiquiátricos de Miami a los que concurren ciertos especímenes oposicionistas que aún siguen creyendo que Fidel y Raúl lo que quieren es más billete.

A esta rara especie de oposicionistas trasnochados me gustaría preguntarle qué se imaginan ellos que podrían hacer Fidel y Raúl para controlar dos millones de “yumas” Rampa arriba y Rampa abajo.

Por supuesto, quisiera y pido a voz en cuello que dejen viajar a todo el mundo a la isla, precisamente porque sé que no hay Dios en este mundo que pueda controlar el relajo que se va a armar. Sin embargo, lo repito por tercera vez, ¡Fidel no es tan comemierda!

Por lo demás, quisiera que los fervientes “creyentes” de cualquier bobería que se le ocurre a Raúl me explicasen cómo diablos van a “capturar” a los posibles Alan Gross. Quizá piensan que Fidel, con la llegada de los turistas Yankees, va tú y puede sobornar al Correcaminos para que trabaje para el G2.

Por último, sólo quería decir que si el título les trae confusión en cuanto a cuál es el cuento, no es pura coincidencia.

www.thecrankyrant.wordpress.com

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Libro «Gastón Baquero y Rafael Díaz-Balart sobre racismo y clasismo en Cuba». 17 de diciembre de 2014

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  María Eugenia Caseiro

Donde el mármol se apiada de las islas

María Eugenia Caseiro

                  Donde se pierden los soles y el mármol se apiada de las islas hay cien lunas de pasivas muecas que ejercen

0 comentario Leer más
  T.S. Eliot

Miércoles de ceniza (I)

T.S. Eliot

                  Porque no espero otra vez volver porque no espero porque no espero regresar deseando el don de éste o el ámbito

0 comentario Leer más
  Rebeca Ulloa

El suegro y la nuera

Rebeca Ulloa

  No era mucho lo que le pedía el suegro a su nuera. En realidad, en cualquier lugar del mundo -claro, un lugar normal-, para comer unos tostones, o patacones,

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami