Neo Club Press Miami FL

Cuba, la falsa oposición y el agente Ravsberg

Cuba, la falsa oposición y el agente Ravsberg

Abril 08
18:42 2011

1-Fernando_RavsbergDivertido cuando menos el último post del periodista Fernando Ravsberg en su blog de la BBC.

A este corresponsal, que suele echar miradas tendenciosas sobre la realidad cubana, como si en lugar de en Cuba residiera en Hong Kong, casi se le va la mano en esta última “reflexión”.  Arma un potaje –literalmente—de bifurcaciones tras el que el lector avispado puede asumir que Yoani Sánchez y Dagoberto Valdés son agentes encubiertos de la Seguridad del Estado castrista.

Cito para que los interesados juzguen por sí mismos. Sobre la disidencia interna, escribe:

“Cada cierto tiempo aparecen nuevos agentes, personas a las que conocemos y consideramos anticastristas convencidos pero que en el próximo capítulo terminan siendo todo lo contrario.

“Con el tiempo se comprende que a nuestro alrededor se mueven fuerzas ocultas, espías octogenarios, disidentes condecorados, periodistas no tan independientes, blogueros-criptologos, agentes secretos masones, académicos y artistas.

“Conozco a muchos de ellos, leo a Dagoberto, visité la casa de Baguer, tomé café con Yoani, discutí con Orrio, entrevisté a Collera, publiqué los informes de Elizardo y hasta estuve medio emparentado con uno de los espías”.

De lo que se colige que los nombres relacionados por el corresponsal constituyen “fuerzas ocultas”. Orrio, Collera y Baguer no aportan nada nuevo. Y ciertamente, sobre Elizardo Sánchez ha planeado la sombra de la policía política. ¿Pero Yoani y Dagoberto?

En cualquier caso, quien sí parece un agente es el propio Ravsberg cuando pretende convencer a sus lectores de que la oposición y la sociedad civil en Cuba deberían renunciar al apoyo exterior, sobre todo el económico. Como si desde que el mundo es mundo no fuera absolutamente legítimo prestar y recibir ayudas, vengan del país de donde vengan, sobre todo cuando quien las recibe es marginado y reprimido por el abusivo y gigantesco poder de un Estado totalitario que le niega hasta el empleo. No conozco prácticamente a ninguna personalidad cubana, a lo largo de la Historia, que no se haya beneficiado de donaciones extranjeras para desarrollar su agenda política en la Isla, desde José Martí hasta, salvando las distancias, el propio Fidel Castro.

Dice nuestro inefable corresponsal:

“A veces me pregunto cómo hubiera sido Cuba sin la presencia de ese Gran Hermano (se refiere a Estados Unidos y las ayudas económicas provenientes de su territorio) tratando de influir en los destinos de la isla desde antes incluso de su nacimiento como país. Es difícil saberlo pero sin dudas sería una nación muy diferente”.

Seguro. Para empezar, no habría automóviles americanos en las calles, de esos que llevan 60 años dando rueda, y la gente, deshidratada, se transportaría en coches tirados por camellos. Porque ni alcantarillado que mereciera ese nombre habría.  ¿Será tonto este Ravsberg?

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

En Venezuela el desenlace pasa por los cuarteles: El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Olivera Castillo

Necesidad del fuego

Jorge Olivera Castillo

                  Si sigues ocultando el fuego vendrá el invierno a hospedarse en cada rincón de mi cuerpo. No dejes que mis huesos

0 comentario Leer más
  Alcides Herrera

Una espina dorada

Alcides Herrera

                  Desde la vida rota, caigo en miles de charcos, casi todos hechos de aire y del recuerdo de que alguna vez

0 comentario Leer más
  Jorge Ignacio Pérez

El viaje de Silvia (XV y final)

Jorge Ignacio Pérez

La tarde/noche en que se fue, cayó un aguacero cerrado y largo, como los aguaceros tropicales pero sin olor salvaje. La llevamos en el coche hasta el aeropuerto y juntos,

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami