Neo Club Press Miami FL

Cuba, la magnitud del problema

Cuba, la magnitud del problema

Cuba, la magnitud del problema
mayo 04
04:08 2014

Se siente una gran satisfacción al comprobar cómo crece el interés por estudiar y enjuiciar  la historia de Cuba entre  los cubanos y cubanas de las últimas generaciones. La República sufrió un vuelco tan terrible que no podemos negar el hecho de que la periodización tradicional que iba de 1492 a 1898 ó 1902, y de este año a 1958, posee ahora todo un nuevo periodo, el que partió de 1959.

No hay que cerrar los ojos a la realidad e imaginarse que la República de 1902 ha encontrado un bache en su trayecto, y cuando ese bache se supere proseguirá como si nada su existencia.

Pu1-1_baqueroede resultar doloroso para algunos admitir que la vieja República fue guillotinada, como es propio de las revoluciones. Ese cuerpo descabezado y, para nosotros, deforme, es sin embargo un ser viviente, que hace su camino y va escribiendo su propia historia, que ya no es la nuestra. El pueblo es el mismo, como era el mismo el pueblo que pasó a vivir de la colonia a la República. Era la misma isla, las mismas gentes, el mismo idioma, pero ya era otra cosa.

La idea que tenemos de La Habana, de Santiago de Cuba, de Camagüey, del pueblo de cada quien,  no tiene nada que ver con la realidad actual, la nueva realidad que se ha formado a partir de 1959. Nos empeñamos en que no es así, en que es casi una traición pensar en un cambio profundo, pero ya  tantos años de espera y de esperanza, de desilusión y de amargura, tienen que servirnos cuando menos para mirar de frente la realidad, mirar cara a cara la Historia.

Este es uno de los más importantes problemas que tiene el cubano ante sí. Nunca se nos enseñó a enfrentarnos con la realidad, por dura y amarga que fuese. Al contrario: se nos hizo creer que vivíamos en el mejor de los mundos y en el mejor país de la tierra. “A la larga, todo sale bien”, decíamos ante las situaciones más graves.  En el fondo confiábamos en que Dios era cubano, y se salía sin grandes magulladuras de los accidentes más graves.

Esta nueva etapa de la historia de Cuba no es un simple fallo en el motor, que en el momento  apropiado arreglará el mecánico, y luego del cual podremos seguir viaje en la dirección que llevábamos.

¿Dónde está el  mecánico capaz de arreglar unos desperfectos tan intensos y extensos como los padecidos por “el carro” de la República? Es tal la destrucción que no puede ser reparada ni aun por el más hábil mecánico que apareciera. Una destrucción sistemáticamente concebida y efectuada paso a paso, con enorme eficacia, para acertar en el mal, no tiene fácil arreglo.

Sí, hemos visto renacer de entre sus cenizas a cien ciudades víctimas de la última gran guerra europea, y podemos decirnos esperanzadamente: “La  República renacerá, la reconstruiremos más bella que antes”. Pero olvidamos que aquella destrucción material por los bombardeos no tiene el  mismo signo que la destrucción de nuestra República.

Todos los nacidos a partir de los años ’60 tienen de la República una imagen completamente  distinta a la nuestra. En esos “neocubanos” incluyo a los nacidos en el exilio: La transterración dio origen en las almas juveniles  a una “construcción” que era la contrapartida de la destrucción habida en nuestra tierra.

Muchos se han contentado o consolado diciendo: “Perdí  La Habana, pero tengo a Miami, tengo a Nueva York, a Madrid, a Barcelona”.  Me refiero, es obvio, a los que conocimos la otra Cuba, la perteneciente a la etapa histórica de 1902 a 1958. Somos nosotros mayormente –como dice nuestro guajiro– los que tenemos la carga más pesada sobre el alma. Por eso mismo  tenemos que poseer una visión de nuestra historia sin disfraces y sin maquillaje. Mirar a la Historia cara a cara es nuestro penoso deber, pero es nuestro deber. ¿Qué sacaremos con eso? Enjuiciar el problema actual sin telarañas ni fantasmagorías. De ese enjuiciamiento debe salir una visión más clara de la magnitud de nuestro problema.

Una primera versión de este artículo apareció en 1995. Cortesía El Blog de Montaner

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Gastón Baquero

Gastón Baquero

Gastón Baquero (Banes 1914 – Madrid 1997). Poeta y periodista, considerado un clásico de la literatura cubana con poemarios como "Memorial de un testigo" y "Saúl sobre su espada", autor de las revistas Orígenes y Espuela de Plata, se exilió en España en la primavera de 1959, tras el ascenso al poder del castrismo.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más
  Baltasar Santiago Martín

¿Suicidio?

Baltasar Santiago Martín

  En memoria de Juan O’Gorman             No entres al río con los bolsillos llenos de piedras como hizo Virginia; antes que suicidarte, arrójale las

0 comentario Leer más