Neo Club Press Miami FL

Cuba libre: No más leyes cosméticas

Cuba libre: No más leyes cosméticas

Cuba libre: No más leyes cosméticas
enero 16
08:11 2014

Lo más natural sería que el gobierno de Cuba también legalice las protestas civiles. Cuba es un país en dictadura, entre otras cosas, por la ausencia de esta ley. Esta ley ha de llegar. Esto lo saben todos los cubanos activistas consciente o inconscientemente. Lo que se impone es que no sea otra ley cosmética, y es lo que que debería estar pensándose. “No más leyes cosméticas”.

El derecho a la sindicalización libre, el derecho a la huelga, existen incluso en paises tan pobres, y muy ricos al mismo tiempo, como Bolivia y Venezuela. Aunque en todas partes el sindicato se convierte en un monopolio.

Para los cubanos escritores, artistas e intelectuales, deportistas y profesionales en leyes, activistas, debería crearse un evento donde se pudiera pensar Cuba más como un juego de ajedrez. Se sigue pensando en la inflexibilidad del gobierno actual. Un gobierno evidentemente en sus finales, que ha conocido todos los finales anteriores de esta época llena de seudofinales, de finales a priori. Los cubanos seguimos, de una forma u otra –¿cómo nos consideramos, cómo te consideras, artista, opositor, oficialista, comunista, fidelista, exiliado, reprimido, represor, intelectual, héroe?–, atados a la conducción de un sistema y unos gobernantes que han mantenido por más de 55 años el hilo de las acciones y las reacciones de los que les siguen y de los que se les oponen.

El mal está en la raiz de la familia actual. De esa familia que ha sufrido el control fidelista, la maquinaria estalinista cubana. Esa familia, que es la mayor parte de los cubanos, no sabe ser libre.

Pero la verdadera Sociedad Civil cubana, en estado adolescente. quiere ser responsable y adulta. Para ello está cambiando las reglas del juego y cada día más se ubica en la acción y no en la reacción. Todo está avanzando hacia el campo de la legalidad. La violencia de la policía política cada día es más inútil, como el llamado “Embargo” por el exilio o “Bloqueo” por los comunistas. Es inútil para el gobierno. Es útil para los que ya estamos dispuestos a vivir en libertad.

La libertad debería ser otro tema a debatir. No hemos vivido en libertad por más de 55 años. Esto tiene una secuela incluso en los activistas y carismáticos líderes de conciencia que supuestamente mañana sostendrán la libertad desde el poder. O desde la calle, desde la familia, desde el trabajo. La libertad es respeto al derecho ajeno. El pueblo de Cuba ha vivido hacinado generación tras generación, todos en una misma pequeña casa, en muchísimos casos sin respeto por las ideas de los que crecen, sin derecho a la privacidad tan siquiera de recibir una carta sellada. Mi madre siempre abría mis cartas. Otros amigos, que tenían el lujo de recibir correspondencia, pasaban por lo mismo. Y por más que quise explicarle a mi madre que yo tenía espacios privados, ella no lo entendió. En muchas ocasiones tuvimos serias discusiones por mi forma de vestir.

El mal está en la raiz de la familia actual. De esa familia que ha sufrido el control fidelista, la maquinaria estalinista cubana. Esa familia, que es la mayor parte de los cubanos, no sabe ser libre. Por supuesto, es el resultado de todo un largo período de esclavitud ideológica y económica en nombre de un futuro mejor, de una Independencia Patria. Ahora mismo, con las precarias leyes económicas, se está viendo. Lo único positivo es el deseo del cubano de hacer, de atreverse, de ir adelante, recogiendo basura para revenderla, escachando latas, trabajando horas y horas en explotación para vender excelentes pizzas con harina robada, para prosperar.

Pero el desconocimiento es profundo del natural derecho ciudadano, del intrínseco derecho a ser civil activo, libre, protestante, legislador, constructor de la sangre, de las venas de la sociedad, de poder acceder y disfrutar de la naturaleza de la patria, de poder conducir a una familia propia por caminos de libertad en el pensamiento, en la acción, en la prosperidad, en el crecimiento de la inteligencia personal, que es la inteligencia colectiva. A veces creo que ya el tren se nos fue. Es pesimismo de a veces. Pero estamos obligados a continuar como cubanos, a reconstruirnos como cubanos verdaderos, esos que sostienen la costumbre del arroz y los frijoles en Munich, en Roma, en Miami, en New York… Esos que nunca han pisado tierra cubana y me impresionan por su cubanía, esos que conservan la memoria dentro, en la oficialidad, abajo en el underground, afuera en el exilio con todo, con su intelecto, con sus manos de mecánicos, con su capacidad política.

Los cubanos de todo el mundo tenemos que volvernos a reunir. Esa es otra ley cosmética que hay que utilizar y convertir en una ley real, para ver a Willy cantando en La Habana, la capital de todos los cubanos, incluso de esos que vendrán nacionales de otras partes del mundo, pobres e ilustres, como siempre ha sido, a reconstruir el país y dejar nuevamente su cultura, su lenguaje, su espiritualidad ancestral en nuestra sangre. ¡Viva Cuba Libre!

Sobre el autor

Luis Eligio de Omni

Luis Eligio de Omni

Luis Eligio (La Habana, 1972). Poeta, músico, artista audiovisual, performer, bailarín, artista total. Es miembro del grupo Omni Zona Franca y fundador del festival independiente Poesía sin Fin, que se celebra anualmente en la barriada de Alamar (periferia de La Habana). Poemas suyos aparecen en varias antologías y revistas dentro y fuera de Cuba. Ha publicado el poemario “Estados de guerra” y ha recibido, entre otros reconocimientos, el Premio de Arte Sonoro, evento de arte público Madrid Abierto 2007, Feria de ARCO, con la pieza sonora Poema Jazz, y el premio de investigación literaria en la Convocatoria 2006 de la Embajada de España en Cuba.

Artículos relacionados

1 comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner entrevista a Catalina Serrano

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

1 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más