Neo Club Press Miami FL

Cuba o la dependencia engreída

Cuba o la dependencia engreída

febrero 21
15:49 2012

1-0_apionerosLa larga noche del castrismo –parafraseando el título del comandante Huber Matos– no es más que una consecuencia de los déficits culturales acumulados, incluso históricamente celebrados, por la cubanidad. El castrismo es una criatura desovada por la República, a su vez fruto de una cultura sobre la que la que la estridencia, el engreimiento y la picaresca han ejercido jurisdicción.

Es verdad que estas deficiencias son minuciosamente abonadas por el totalitarismo vigente, pero de lo que se trata aquí es de ir a la raíz del asunto (a los antecedentes, a la semilla). Como estableciera la ya célebre frase del general dominicano Máximo Gómez, el cubano o no llega o se pasa. Precisamente, en lo referido a la autocrítica de fondo que desde hace décadas precisa Cuba para revitalizarse y/o renovarse, el cubano no acaba de llegar.

En un sentido sociológico, el castrismo es el altoparlante a través del cual se ha expresado lo peor de la cubanidad. Lo peor pero también lo más estridente: ese nacionalismo histriónico, despistado, pretencioso como pocos, que durante más de un siglo ha sido incapaz de fraguar la nación y/o civilizar el país en cualquiera de sus variantes –ya sea como aliado u opositor de Estados Unidos–, y que asombrosamente continúa dándose golpes de pecho. Cuando en 1959 la revista Bohemia publicaba en gran tirada la imagen de un Fidel Castro al que comparaba con Cristo, no retrataba más que los delirios de grandeza de un pueblo entre cuyos principales lastres figuran el engreimiento y la altisonancia. Además de otros déficits no menos influyentes.

Incluso la tradicional dependencia económica cubana constituye un resultado de algunas de las deficiencias culturales anteriormente relacionadas. De ahí que la visión martiana de una nación económica y políticamente independiente no cuajara tras el fin de la ocupación estadounidense. Según Jaime Suchlicki en “Breve historia de Cuba”, otro de los factores que contribuiría a abotonar el corsé de la dependencia económica fue el de “la vieja actitud española que favorecía el trabajo intelectual sobre el manual. Muchos cubanos, particularmente los pertenecientes a las clases altas, extendieron un estigma social sobre el comercio y los negocios y dejaron estos esfuerzos en manos de grupos de inmigrantes, especialmente españoles, chinos y judíos”. Ojo: hace ya más de cien años que “el cubano se las sabe todas”.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner – Chile camino del Primer Mundo

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Relajo y olvido

José Hugo Fernández

Hace algunos años, el poeta Ramón Fernández Larrea escribió más de doscientas columnas destinadas a calibrar hechos y personajes de la historia y de la cultura cubana, o pasajes sobre

Leer más
  Frank Castell

José Martí me escucha mientras llueve

Frank Castell

Dos patrias tengo yo: Cuba y la noche. José Martí                 Difícil, José, arrojar el tiempo montaña abajo y luego descender como si

Leer más
  Delio Regueral

El Punto Nemo

Delio Regueral

Ya sé que no soy incomprendido, lo supe al descubrirme donde se abandona un incomprensor, perdí mucho tiempo en esa etapa. El tiempo, lo único irrecuperable: a él no le

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami

Lo más reciente: