Neo Club Press Miami FL

Cuba, olor a sangre en la ONU

Cuba, olor a sangre en la ONU

Cuba, olor a sangre en la ONU
noviembre 12
17:17 2013

Es notorio que la ONU sirve para casi nada, pero la desfachatez de escoger al régimen de Raúl Castro como miembro del Consejo de Derechos Humanos, como sucedió este martes, pone sobre el tapete la desmesura de ese “casi”, como anillo al dedo de aquellos estados delincuentes que manejan la información a su antojo y se valen del menor resquicio brindado por las instituciones internacionales para maquillar sus desempeños represivos.

Es hora de que la democratización de la ONU, en el sentido de convertirla en baluarte efectivo de los derechos humanos, las libertades civiles y la seguridad internacional, pase por la selección de los gobiernos que la conforman. Resulta grotesco que regímenes despóticos como el cubano, que ignoran la voluntad popular y/o ejercen el poder a la fuerza, se autoproclamen representantes de sus respectivas sociedades, en igualdad de condiciones —sus votos en la ONU ahora mismo cuentan tanto como los del resto— con respecto a quienes han sido legitimados en las urnas.

¿En qué cabeza cabe confiarle a un gato la custodia de una pecera? ¿Cómo puede el gobierno ilegítimo de Cuba conformar la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas –hace pocos años la presidió Libia, otro horror por el estilo– o un Estado como el chino integrar permanentemente el Consejo de Seguridad? A escala mundial, la representatividad de un gobierno no debiera depender de la cantidad de individuos que subyuga, sino de los ciudadanos —no importa si cientos de miles o de millones— a los que acata. Tan sencillo como eso.

¿Qué puede esperar el pueblo cubano tras esta nueva pirueta hipócrita de un organismo desde hace mucho tiempo obsoleto y desacreditado? Los asesinatos extrajudiciales de disidentes y las golpizas y pogroms a mujeres y niños de la oposición seguirán sucediéndose, los perros de presa del raulismo continuarán oliendo sangre. Porque con su decisión de este 12 de noviembre, la ONU convalida directamente la indefensión como norma en Cuba. La ley de la selva, o lo que es lo mismo, de la dinastía que por más de medio siglo esclaviza a los cubanos.

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner entrevista a Catalina Serrano

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Sussette Cordero

Fragmentos

Sussette Cordero

                  Abro los ojos y me rompo por el centro Abajo soy un ciempiés Arriba pienso todavía como bajar del caballo Cavilar

0 comentario Leer más
  Armando Añel

Ecos de La Habana

Armando Añel

                  en el mar la vida es más sabrosa y sobre los escombros de la ciudad transcurre el mar como una gran

0 comentario Leer más
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

1 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más