Neo Club Press Miami FL

Cuba tras bambalinas

Cuba tras bambalinas

mayo 19
01:40 2011

1-castro_y_zelayaA nadie en Cuba sorprendió que el lugar de Fidel Castro fuera ocupado por su hermano Raúl. Su heredero plenipotenciario.

Los hermanos del primer matrimonio de su padre, Ángel Castro, con María Luisa Argote (Lidia y Pedro Emilio), no lo trataron por mucho tiempo. Los otros hermanos de sangre, con su madre Lina Ruz –que llegó a la finca de Birán con su padre libanés desde Pinar del Río en busca de trabajo, y a quien el gallego le exigió derecho de pernada sobre su hija, a quien mantuvo dentro de la finca y en otra casa hasta que su primera mujer le abandonó–, han callado:

Enma en México; en La Habana, Ramón, Angelita y Agustina; en Miami, Juana.

De todos, esta última ha sido la única en denunciar los desmanes de su hermano. Andy Warhol hizo un disparate cinematográfico (“La vida secreta de Juanita Castro”) donde actúa el pintor Waldo Díaz-Balart, ex cuñado de Fidel que apenas supo que Fidel llegaba al poder huyó de Cuba en el primer avión que voló a New York. Como recurso a Fidel siempre le queda el nepotismo.

El reciente VI Congreso del PCC fue otra puesta en escena de un evento predecible: ningún cambio. Fue justamente lo que prometía ser: anodino. Tanto que el propio Fidel –con su divismo de siempre– reapareció después de meses de ocultarse y delante de todos los asistentes bostezó y dormitó a sus anchas recordando un verso de un poema de María Elena Cruz Varela, a quien también encarceló por enfrentársele públicamente: “Desde el principio mismo de esta guerra / confieso haber mentido” (Confesiones de Adán). Ha reinado 50 años y su dictadura ahora se prolonga en familia. Pasa al Guinness World Record superando a Franco, Stroessner, Somoza, Trujillo, Duvalier, Pinochet… Pero no ha llegado a superar en el poder a la Reina Isabel II ni al rey Blumibal Adulyadej de Tailandia, que rebasaron los dos más de sesenta años en su preponderancia política. A la Reina Isabel II sí la supera, según la revista Forbes, en su fortuna personal. Y a la de Holanda también. Es el séptimo mandatario más rico del mundo.

Dice Lissette Bustamante que Raúl ha estado “a la sombra de Fidel”. Voy más allá: a la sombra de la sombra de su hermano. Es un ser dual, a la vez altivo y afable, desde su infancia aterrado por la cólera y exabruptos de su hermano mayor, siempre locuaz, exaltado e imprevisible. Atado de pies y manos estará mientras viva su Máximo Líder, amordazado por su falta de espontaneidad verbal y su timidez. Sostendrá como pueda y dé lugar la imagen marxista-leninista, cuando en Cuba lo que impera verdaderamente es la idolatría al dólar.

MC (Moneda Convertible) fue un departamento allegado a la Fuerzas Armadas y al Comité Central del Partido Comunista que Raúl conoció muy bien a través de los hermanos La Guardia. ¿Por qué el pueblo lo llamaría Marihuana-Cocaína? Pero se les fue de las manos a los hermanos Castro. Fidel contempló el juicio de la Causa No. 1 de 1990 tras un cristal ahumado, en compañía de García Márquez. Se vio en televisión previamente editado. Orlando Jiménez-Leal, con ese material, en 1993 hizo para la RAI el documental “8A”, rótulo que llenó de pintadas La Habana luego del fusilamiento del general Arnaldo Ochoa. De este largometraje The Hollywood Reporter dijo que “aquí se muestra a las claras la brutalidad arbitraria de un sistema judicial de cuyas cuerdas tira sin duda un delincuente egomaníaco”.

Con el asesinato de Ochoa  se acabaron los sueños expansionistas de la revolución de crear “dos, tres, muchos Vietnam”, como quería el Che Guevara, para quien un revolucionario era simplemente “una fría máquina de matar”. Y las personas sensatas –como dice Fina García-Marrúz en el responso del poema que escribiera–, “retrocedimos espantadas”.

Desarticulado el bloque comunista, la paranoia de Fidel Castro, con síntomas agresivos también en Raúl, ya no tiene en quien centrarse salvo en una población esquilmada, cautiva y desesperada dentro de la isla. Cuba ha tenido siempre una economía dependiente. Primero de España desde el descubrimiento de Colón hasta el siglo XIX. Después de Estados Unidos en la etapa republicana, y más tarde de la felizmente desaparecida Unión Soviética, a partir de que Castro pactara con los rusos. Durante 52 años Fidel y su hermano, al frente del cuerpo represivo de la isla, han gobernado a través de la televisión y espectaculares actos multitudinarios, al más puro y rancio estilo de Hitler y Mussolini. Han controlado exhaustivamente a los ciudadanos desde su intimidad y los medios de comunicación, como Stalin. Han fusilado, encarcelado y deportado a aquellos que han disentido. Implacables, como Franco con sus enemigos. Por eso tardó tantos años en publicarse en Cuba la novela “El otoño del patriarca”, de su inefable amigo Gabriel García Márquez. Fidel se reconoce en ese vejestorio que desde el poder vive su decrepitud en medio del Caribe. Manipula a las multitudes en sus actos, pero les teme en sus diversiones. No en vano, como dice en una de sus canciones Carlos Puebla, llegó “y mandó a parar”.

En Cuba hace 30 años que están suspendidos los carnavales. Aprovechó una ocasión como ésa para asaltar un cuartel en Santiago de Cuba. No olvida la lección de “El Maleconazo” del 5 de agosto de 1994, cuando miles de jóvenes eufóricos se enfrentaron a la policía públicamente y destrozaron el Hotel Daouville y tiendas de lujo de la zona. Esto fue sólo un vestigio mínimo de lo que podría suceder de permitir un carnaval.

En medio de esto, la Iglesia Católica flota en un mar de incertidumbres, como los tres Juanes que descubrieron, en medio de una tempestad, a la imagen milagrosa de la Virgen de la Caridad del Cobre. La Iglesia metodista y sus obispos se han convertido en lacayos del régimen, a tal punto que Raúl Castro se deja mostrar con el ex balsero Elián González, hoy interno en una escuela militar, en un culto celebrado en una de ellas. Lo cierto es que el Pastor y político Raúl Suárez Ramos, el Rev. Joel Ajo González, el Rev. Raimundo García Franco e Israel Cordobés, todos miembros de la Iglesia Protestante en Cuba, siendo como fueron víctimas de la represión y el confinamiento en las Unidades de Apoyo a la Producción (UMAP) –como el arzobispo, Mons. Jaime Ortega Alamino, el Padre Petit y hasta el compositor y cantante Pablo Milanés– han terminado haciendo loas al régimen que precisamente los humilló.

Que refresquen su memoria viendo las películas “Conducta Impropia” de Néstor Almendros  y Orlando Jiménez-Leal, y “Nadie escuchaba” de Néstor Almendros y Jorge Ulla. Ya olvidaron que a los religiosos, además, se les negaba la entrada a la universidad porque, como decían, era para los revolucionarios. ¿Olvidaron que todo aquél que no abrazara la doctrina comunista y atea era marginado? Seguramente están de acuerdo con lo que dice Fidel: que las prostitutas cubanas son las más cultas del mundo.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner entrevista a Catalina Serrano

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

1 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más