Neo Club Press Miami FL

Cuba y el déjà vu victimista

Cuba y el déjà vu victimista

Cuba y el déjà vu victimista
marzo 19
13:39 2015

A través del victimismo se han estructurado históricamente los socialismos latinoamericanos, desde el castrismo hasta el mal llamado “socialismo del siglo XXI”. Y es a través del victimismo que perdura en Cuba el totalitarismo: allí tanto los explotados como los explotadores recurren insistentemente a él para sobrevivir.

En este sentido, el victimismo del cubano explotado, o avasallado, constituye un caso digno de estudio: sufre una dictadura pero, en lugar de alejarse de ella, permanece para justificar su status quo vegetativo. Una relación de amor-odio camuflada por la retórica supuestamente altruista del nacionalismo y “la patria”.

En cualquier caso, culpar a los demás de nuestro fracaso, ya se sabe, resulta la manera más segura de perpetuarlo en el tiempo.

El fracaso de Cuba –que va más allá del castrismo, pues, hay que decirlo alto y claro cuantas veces sea necesario, la República en armas y luego la República a secas también constituyeron fracasos más o menos relativizados— ha sido y es el fracaso del victimismo. ¿O acaso su triunfo? Porque, si nos ponemos a ver, el victimista no persigue la prosperidad, el desarrollo o el éxito como se le entienden usualmente en las sociedades occidentales, sino la comodidad del espectador, del irresponsable entre palomitas. El victimista ve la vida pasar, una y otra vez la circunstancia opresiva, sin pasar él mismo a la acción. Se queja, protesta incluso, desde su butaca frente a la gran pantalla irrumpe en exclamaciones de horror, inconformidad o, inversamente, admiración, pero nunca, nunca, se le ocurre abandonar el cine.

El déjà vu victimista, nacionalista, funciona en Cuba y en otras sociedades amaestradas como una especie de hueso atado al extremo de una cuerda de la que tira el Estado para mantener concentrado al individuo… en la contemplación de sus necesidades. El individuo es el perro. La víctima de las circunstancias.

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

1 comentario

  1. Manuel Gayol Mecías
    Manuel Gayol Mecías marzo 20, 17:53

    Excelente4, es así como dice Añel, y no de otra manera.

    Reply to this comment

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner sobre el discurso del presidente Trump en la ONU:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Breves apuntes sobre la brevedad

José Hugo Fernández

1-Augusto Monterroso, artífice de la brevedad literaria, se encontró cierta vez con un presunto lector, quien le dijo que estaba leyendo una de sus obras, El dinosaurio, que es justo

0 comentario Leer más
  Rafael Vilches

Y si murmuro

Rafael Vilches

                  Si mis labios dicen libertad, mi corazón esponjado late, por esta isla que son mis ojos atravesados por el mar, por

0 comentario Leer más
  Philip Larkin

Tres tiempos

Philip Larkin

                  Esta calle vacía, este cielo gastado hasta lo insípido, este aire, un tanto indistinguible del otoño como un reflejo, constituyen el

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami