Neo Club Press Miami FL

Cuba y el derecho de ser

Cuba y el derecho de ser

marzo 03
18:45 2012

1-1_cubanosmiamiAquellas personas que golpean y acosan a mujeres indefensas cuyo único “delito” consiste en andar las calles de Cuba con una flor en la mano, deberían ser inmediatamente detenidas por la policía y llevadas ante la justicia (y suele ocurrir exactamente al revés). Esta no es una cuestión política, sino de orden elemental, de derechos, porque un país donde las turbas violentas campean por su respeto no es un país, es una selva.

Así, el hecho de pedirle al papa Benedicto XVI que abogue por el derecho de las Damas de Blanco, o de los disidentes en general, a expresarse o simplemente existir sin ser violentados, no debería interpretarse como una “presión política sobre la Iglesia”. Más bien, como un desesperado llamado de auxilio de quienes viven a merced de un régimen delincuente.

Hay que insistir en esto, porque con demasiada frecuencia se pierde la perspectiva. No es política, por ejemplo, que un conjunto de ciudadanos reclame sus derecho natural a entrar al, y salir del, país en que nacieron sin tenerle que pedir permiso a nadie. Es cuestión de derechos elementales. No es política –otro ejemplo– que quienes son agredidos por delincuentes en las calles reclamen justicia o el auxilio de las supuestas fuerzas del orden. Es cuestión de derechos elementales. Las violaciones no pueden ser justificadas por el oficialismo con la vieja cantaleta del embargo norteamericano o la “independencia” de Cuba. Sin ciudadanos independientes, y los cubanos de Cuba no lo son, no puede haber soberanía y/o independencia nacional. Cuando un país se convierte en una selva hay que empezar por sacar a las fieras de circulación.

Y luego tienen el cinismo, las fieras, de hablar de “exiliados respetuosos”. ¿Cómo respetar el abuso, la opresión y la censura? Tienen que empezar por respetar para aspirar a ser respetados. Quien no respeta el elemental derecho de un ser humano a expresarse, disentir y elegir, no merece respeto alguno.

Hay quienes se preguntan por qué éste o aquél escritor o artista se meten en política. “Con lo sucia que es la política”, dicen. No acaban de entender que el tema de Cuba, fundamentalmente, no es político, sino de derechos elementales. No se puede poner la carreta delante de los bueyes. El ser humano antecede a lo político, y no al revés. Los cubanos tienen primero que poder Ser para poder después “meterse en política”.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más
  Baltasar Santiago Martín

¿Suicidio?

Baltasar Santiago Martín

  En memoria de Juan O’Gorman             No entres al río con los bolsillos llenos de piedras como hizo Virginia; antes que suicidarte, arrójale las

0 comentario Leer más