Neo Club Press Miami FL

Cuba y el derecho de ser

Cuba y el derecho de ser

marzo 03
18:45 2012

1-1_cubanosmiamiAquellas personas que golpean y acosan a mujeres indefensas cuyo único “delito” consiste en andar las calles de Cuba con una flor en la mano, deberían ser inmediatamente detenidas por la policía y llevadas ante la justicia (y suele ocurrir exactamente al revés). Esta no es una cuestión política, sino de orden elemental, de derechos, porque un país donde las turbas violentas campean por su respeto no es un país, es una selva.

Así, el hecho de pedirle al papa Benedicto XVI que abogue por el derecho de las Damas de Blanco, o de los disidentes en general, a expresarse o simplemente existir sin ser violentados, no debería interpretarse como una “presión política sobre la Iglesia”. Más bien, como un desesperado llamado de auxilio de quienes viven a merced de un régimen delincuente.

Hay que insistir en esto, porque con demasiada frecuencia se pierde la perspectiva. No es política, por ejemplo, que un conjunto de ciudadanos reclame sus derecho natural a entrar al, y salir del, país en que nacieron sin tenerle que pedir permiso a nadie. Es cuestión de derechos elementales. No es política –otro ejemplo– que quienes son agredidos por delincuentes en las calles reclamen justicia o el auxilio de las supuestas fuerzas del orden. Es cuestión de derechos elementales. Las violaciones no pueden ser justificadas por el oficialismo con la vieja cantaleta del embargo norteamericano o la “independencia” de Cuba. Sin ciudadanos independientes, y los cubanos de Cuba no lo son, no puede haber soberanía y/o independencia nacional. Cuando un país se convierte en una selva hay que empezar por sacar a las fieras de circulación.

Y luego tienen el cinismo, las fieras, de hablar de “exiliados respetuosos”. ¿Cómo respetar el abuso, la opresión y la censura? Tienen que empezar por respetar para aspirar a ser respetados. Quien no respeta el elemental derecho de un ser humano a expresarse, disentir y elegir, no merece respeto alguno.

Hay quienes se preguntan por qué éste o aquél escritor o artista se meten en política. “Con lo sucia que es la política”, dicen. No acaban de entender que el tema de Cuba, fundamentalmente, no es político, sino de derechos elementales. No se puede poner la carreta delante de los bueyes. El ser humano antecede a lo político, y no al revés. Los cubanos tienen primero que poder Ser para poder después “meterse en política”.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Otilio Carvajal

El discurso tanático de Félix Anesio

Otilio Carvajal

  Hoy bebo una taza de café amargo en un lugar ajeno que se llama exilio[1] El uso manifiesto de lo tanático es muy frecuente en la poesía cubana desde

Leer más
  Luis de la Paz

Lilliam Moro, de la mano de un ángel

Luis de la Paz

Hace unas semanas, durante la presentación en el Centro Cultural Español de su libro Contracorriente, poemario por el que recibió el Premio Internacional de Poesía “Pilar Fernández Labrador”, en Salamanca,

Leer más
  Jorge Olivera Castillo

Inhumanidad

Jorge Olivera Castillo

                    Las lágrimas no tienen patria fija su bandera es un deshilachado triángulo de pesadillas el himno un brote de notas

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami

Carlos Alberto Montaner – El por qué de los ataques acústicos en Cuba