Neo Club Press Miami FL

Cuba y el hombre simplificado

 Lo último
  • Trump y Putin o las amistades peligrosas A Donald Trump se le ha alborotado el avispero. Culpa a la prensa de sus desgracias, pero no es verdad. Él es el responsable de todas sus desdichas. Si le...
  • Cuba, 20 de mayo y anexionismo Estoy convencido (porque he necesitado y he querido convencerme) de que en el fondo el anexionismo es un refugio desesperado pero indeseable, como toda forma de suicidio. Porque se trata...
  • Todo el poder para las empresas de gerencia pública Fue muy afortunado que a la señora Le Pen la pulverizaran en las urnas. Macron duplicó su votación. El fascismo y el comunismo, su primo hermano, son siempre malas noticias....
  • ¿Por qué Nicolás Maduro se saca de la manga una nueva Constitución? Tiene cuatro objetivos seguramente recomendados por los fogueados operadores políticos cubanos: Maduro cree que necesita tiempo para mejorar su imagen. Sigue cayendo en todas las encuestas. La última, la de...
  • El continente invisible América Latina es, para bien y para mal, el continente invisible. Para bien, paradójicamente, se demuestra en el triste caso venezolano. Cuando Nicolás Maduro amenaza a Estados Unidos o a...

Cuba y el hombre simplificado

Cuba y el hombre simplificado
septiembre 24
01:47 2015

 

¿Por qué continúa vigente el régimen castrista en Cuba? Unos aseguran que por la desinformación, otros que por la represión, otros que gracias a la Ley de Ajuste Cubano, otros que a causa del antiamericanismo confluyente que genera políticas de apoyo al castrismo a nivel internacional, etc., etc., etc. Sin duda la respuesta es una suma de factores. Sin embargo, quiero centrarme esta vez en el factor de la simplificación, que en no menor medida justifica el miedo a la libertad de muchos cubanos y, por consiguiente, les impide salir del totalitarismo.

Cuando hablo de “simplificación” me refiero a la simplificación de la vida cotidiana que un sistema como el castrista hace posible. Por ejemplo, bajo el castrismo o el comunismo o el totalitarismo –llámesele como se prefiera–, los cubanos no tienen que preocuparse por cómo comprar y/o mantener una casa o pagar una renta cada mes. Sencillamente sus viviendas pertenecen, en última instancia, al Estado, y el monto de la renta es simbólico. No tienen que preocuparse por aprender a conducir. Sencillamente no hay automóviles a disposición. No tienen que preocuparse por conseguir una buena escuela para sus hijos, y ni siquiera por saber a quién votar en unas elecciones. Sencillamente, el gobierno se ocupa por ellos. Y así sucesivamente.

No importa que viva en la más terrible miseria, eso incluso tal vez sea muy secundario para él: el hombre simplificado teme a la responsabilidad como el vampiro a las balas de plata.

El totalitarismo castrista simplifica la cotidianidad –el discurrir diario, que es el que a fin de cuentas cuenta– y vuelve al hombre –ente ya de por sí gregario– dependiente. Más dependiente que nunca. Entonces, de cara a la infinita variedad y complejidad del mundo libre –ese reto terrorífico–, el cubano simplificado se encoge. Y comienza a inventarse excusas, a menudo inconscientemente, ante el hecho de saberse encogido. Es decir, necesita justificar su cortedad de miras. Casi nadie está dispuesto a reconocerse “inferior” (a reconocer que no se opone abiertamente al castrismo, o no se va de Cuba, por miedo a la complejidad y a la responsabilidad). Es entonces que el temeroso asume el discurso de la dictadura o, directa o indirectamente, le hace el juego.

Por eso es tan importante el fortalecimiento interior que eleva la autoestima y enfrenta las debilidades inducidas por el ego irracional, como lo llama Manuel Gayol Mecías. La fortaleza interior libera. Nos hace leves la responsabilidad, la cotidianidad. No nos enseña a hablar inglés o a conducir un automóvil o a mejorar nuestro crédito, es cierto, pero nos provee el espíritu, el talante, la perspectiva a partir de los cuales estos conocimientos pueden ser adquiridos –o, por contra, desechados— sin dejarnos jirones de piel en el trayecto. Así, la responsabilidad, asumida desde la liberación interior, deja de ser un lastre para convertirse en un medio de locomoción.

Mientras los cubanos no revolucionemos espiritual y conceptualmente nuestro interior formativo, seguirá habiendo dictadura en Cuba, sea del signo ideológico que ella sea. En Cuba y en muchos otros países. El tema, por supuesto, es universal. Y el problema.

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

1 comentario

  1. Erick Nogueira
    Erick Nogueira marzo 12, 15:06

    Muy buen analisis!!!!

    “Mientras los cubanos no revolucionemos espiritual y conceptualmente nuestro interior formativo, seguirá habiendo dictadura en Cuba”

    Gran verdad!

    Reply to this comment

Escriba un comentario

El comentario de Carlos Alberto Montaner. Por qué fracasará la Constituyente de Maduro:

Cuba y su Historia: José A. Albertini entrevista a José Abreu Felippe:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Rebeca Ulloa

El dulce del frasco

Rebeca Ulloa

¡Qué susto! Tres de la madrugada y aquel teléfono timbra que timbra. En un segundo pensé diez mil cosas y ninguna buena, por cierto. Un sí, seco y adormilado del

0 comentario Leer más
  Ana Ajmátova

La mujer de Lot

Ana Ajmátova

Pero la mujer de Lot miró hacia atrás y se convirtió en una columna de sal. 14 Génesis Y el hombre justo acompañó al luminoso agente de Dios por una

0 comentario Leer más
  Waldo Díaz-Balart

La mente consciente: el misterio como creación

Waldo Díaz-Balart

Que te baste saber que todo es un misterio: La creación y el destino del Universo y tú. Sonríe, pues, ante ellos. No sabrás nada más cuando hayas franqueado las

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami