Neo Club Press Miami FL

Cuba y el truco del neocastrismo cultural

Cuba y el truco del neocastrismo cultural

Cuba y el truco del neocastrismo cultural
mayo 08
16:34 2014

Es cada vez más evidente. El truco del neocastrismo cultural pasa por normalizar entre “exiliados” el trasiego con las instituciones oficiales en Cuba y/o sus representantes. ¿Qué se persigue con esto? Creo que dos objetivos fundamentales:

a) Se neutraliza y exprime económicamente a un amplio sector del exilio literario necesitado de reconocimiento de cara a un público cautivo (el cubano de la Isla), y que por tanto se cuidará más que nunca de jugar con el mono. Ya sabemos que la inmensa mayoría de los creadores exiliados padece “la ansiedad del reconocimiento”. El neocastrismo ha detectado que, en considerable número, el exilio cultural es rehén del afán de reconocimiento. Así que la nueva moneda de cambio (que no tan nueva) ofrecida por el poder será la plaza o tertulia en el corazón de las ciudades cubanas: casas de cultura, teatros y salones donde los exiliados de mentirita podrán presentarse frente a un público cautivo (no necesariamente cautivado), dejando sus dólares por supuesto. Apuesto a que lo veremos en los próximos años más numerosamente –en realidad, ya está pasando en menor medida–, si no en los próximos meses.

b) Se genera una falsa imagen de transición gradual para consumo internacional e incluso, coyunturalmente, interno. Se siguen estirando las expectativas como un chicle: es el gradualismo infinito que tan bien le viene a los herederos del castrismo, y en general a todos los que viven del nacionalismo. El cuento de la buena pipa.

No olvidemos que hasta los propios Castro están hablando ya de errores y de “situaciones lamentables” que se han producido en el pasado, es decir, la crítica de baja intensidad que el oficialismo “amable” hace aquí y allá es, en la práctica, marca de fábrica del neocastrismo. Una almohada para la dictadura. En todo caso, el único gran reto que queda ahora mismo en Cuba, el único realmente peligroso, consiste en jugar con el mono, no con la cadena.

En el exilio, como acertadamente ha apuntado el ensayista Ángel Velázquez Callejas, los reclutadores del oficialismo “actúan sobre un sector intelectual que poco aporta literariamente”. Se trata de otro ángulo a tener en cuenta. En buena medida no hay realización –y cuando hablo de realización no necesariamente me refiero a la popularidad o al éxito como se entienden superficialmente— entre ciertos intelectuales del exilio porque no hay capacidad (atados como están al provincianismo y al colectivo). Entonces muchos se echan en brazos del Estado (ensangrentado) que les garantiza, a través de su aceitado aparato institucional, un público cautivo.

No obstante, pueden llevarse una sorpresa cuando de verdad se abran las compuertas. Cuando llegue ese momento, y ya está llegando, buena parte de los lectores de la Isla despreciará la literatura amaestrada de los autores amaestrados. Ya la revolución tecnológica se está encargando de pasarle por encima a las instituciones tradicionales en materia editorial y de representación, y eso también pasará, ya está pasando, en Cuba.

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Cuánto valor cuesta no tener valor (fragmento)

José Hugo Fernández

Para Imre Kertész, el célebre escritor húngaro, Premio Nobel de Literatura en 2002, “el destino del varón en esta tierra no es otro que destruir lo tierno y lo bello,

Leer más
  Luis de la Paz

En los tiempos difíciles de Heberto Padilla

Luis de la Paz

    En una remotísima tarde de verano, sería el año 71, o tal vez el 72, el escritor José Abreu Felippe, a quien tanto le debo, me mostró un

Leer más
  Alcides Herrera

No me hables más

Alcides Herrera

                  El futuro soy yo y en él me siento. Es su bar. Me rodea Copenhague y una brisa futura me acaricia

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami