Neo Club Press Miami FL

Cuba y el último hombre: ensayos sobre existencia y trascendencia

Cuba y el último hombre: ensayos sobre existencia y trascendencia

Cuba y el último hombre: ensayos sobre existencia y trascendencia
abril 30
19:09 2015

Ángel Velázquez Callejas, historiador y antropólogo, ha entregado al público un libro, Cuba y el último hombreensayos sobre nacionalismo, castrismo y cambio en Cuba  (Neo Club Ediciones), que casi pudiera ubicarse dentro del género de las meditaciones por la variedad de aspectos en torno a un mismo tema. No prefiere detenerse en una tesis específica y desarrollarla. Usa un estilo personal que nos revela influencias nietzscheanas. Me lo ha confesado: su ensayista republicano favorito es Alberto Lamar Schweyer, nietzscheano también. En ese sentido, Velázquez es un disidente, aun de la propia confrontación política nacional.

En estos ensayos Velázquez nos devuelve, sacándolas de la sacralidad torpe de las academias, esas tesis que conocemos y nos resistimos a aceptar, quizás por la vieja idea del eterno retorno: la revolución, de cualquier signo político, parece siempre retornar. Vemos al autor reflejado en estas páginas pero sin menoscabar la dimensión teórica de la obra.

Uno de los temas que considero mejor logrados y debería dar lugar a un libro aparte, dentro de este tema general, es Cuba pero también la historia, la existencia más allá de nuestra circunstancia local. Ángel Velázquez Callejas se pregunta por la vida auténtica, pregunta orteguiana, sartreana. Una pregunta que no se hace al menos desde los tiempos de Mañach en la filosofía cubana. Los referentes del autor son Fromm, o Freud, pero realmente estamos viendo el retorno de un tema existencialista. Así, nos dice: “Para la humanidad, la existencia ha aceptado dos modos de vida: o bien la comunitaria, o bien la individual”. No basta con que el hombre no tenga naturaleza como afirmaba Ortega, sus posibilidades penden de escoger la vida auténtica o la ficticia. Velázquez, sin embargo, en este ensayo existencialista, toma a Freud para invertir a Sartre: la libertad no sería resultado del “yo” consciente, sino del inconsciente.

Asimismo, no echa mano del método marxista, tan presente aún en la academia cubana, y no necesariamente oficialista, sino el existencial propiamente, orteguiano. A partir de aquí, la historia de Cuba puede ser explicada a través de la alternancia de ciclos de crisis (1868-1898) y estabilidad (1899-1920) y nueva crisis: 1920-¿2020? Es loable el intento de lograr un nuevo esquema de la historia cubana más allá de lo que Rojas llamara la “teleología insular”, pero la pregunta de por qué no hemos salido del precipicio inaugurado en 1920 –del cual lo ocurrido en el último medio siglo sería solo un peldaño más en el descenso– queda aún por explicar.

Otro de los ensayos que componen esta obra, La revolución patriarcal y el poder de los Castro, aparece en sintonía con lo que otro historiador, Manuel Cuesta Morua, ha venido señalando, al entender al último medio siglo cubano en términos de la historia cultural. Sin embargo, aquí el resultado es diferente. Castro no es resultado de un pedazo de Galicia artificialmente injertado en el Oriente cubano. Velázquez asume la teoría de las dos Cuba. La revolución cubana sería el triunfo de un atrasado modo de producción con sus valores asociados sobre lo liberal y capitalista de la Cuba occidental. Que Cuba haya llegado al “socialismo” no sería resultado de la evolución del capitalismo sino de la ausencia de este.

En otro de sus ensayos, Velázquez se sitúa frente a un debate aún pendiente, se trata de El discurso en Cuba. Aquí analiza el nacionalismo martiano a diferencia del canon ya casi establecido de que la Republica se ha sostenido sobre el discurso martiano. Velázquez nos advierte: “La creación de la imaginación simbólica de un pueblo nunca está representada empíricamente en ningún discurso ideológico”. Y a partir esta premisa puede concluir que “existe una notable diferencia entre el discurso patriótico, de carácter sumamente revelador  en sí mismo, que busca saber quién es el yo (…) y aquel que discurre a través de la estructura del pensar lógico”.

“Se ha hecho una creencia, y por ende ha formado parte del imaginario intelectual, que los intelectuales como Varona, Mañach, Ortiz, Marinello, entre otros, fueron vivos receptores de las enseñanzas del Maestro”. De ahí que en Martí “hallamos la trascendencia de cualquier discurso”. El patriotismo martiano sería el “esfuerzo de comunicar las apariencias del yo” y no tiene nada que ver con la “ideología de la lógica”. Velázquez no nos explica qué debiéramos entender por estas apariencias del yo y esta trascendencia, pero podemos entenderlo a través de otros pasajes de dicho ensayo: “Realmente en Martí no hallamos un discurso, sino la trascendencia de cualquier discurso”.

Quizás aquí podamos ver el por qué autores como Rafael Rojas han visto que los textos martianos pueden dar espacio equivalente a las demandas comunistas y liberales. Martí escribió con la suficiente ambigüedad para situarse fuera de la polémica –ya de su época– entre socialismo y liberalismo. El verdadero Martí, nos explica Velázquez Callejas, yace en su Diario de Cabo Haitiano a Dos Ríos, en sus recuerdos del país perdido –en esa conciencia que no logra atrapar un recuerdo que se pierde—y es casi una pieza de fenomenología.

Cuba y el último hombre, por todas las razones arriba apuntadas, nos incita a una lectura atenta y a reflexionar sobre todos los temas planteados, fundamentalmente el de nuestra nacionalidad. Pero también nos propone algunos intentos de solución. Quizás no todos los que los lectores esperábamos aunque, estamos seguros, a partir de esta obra el autor podrá darnos el libro definitivo que estos ensayos reclaman.

Sobre el autor

Ariel Pérez Lazo

Ariel Pérez Lazo

Ariel Pérez Lazo (La Habana, 1977). Master en Historia Contemporánea por la Universidad de La Habana, es profesor en el Management Resources Institute de Miami. Fue premio de ensayo Casa Cuba de la revista Espacio Laical en 2009. Ha publicado artículos para Convivencia, Diario de Cuba y Cubaencuentro, entre otros sitios digitales e impresos. Sus ensayos “La filosofía cubana”, “Martí: crítico de Darwin” y “Aproximaciones a un pensamiento filosófico cubano” han sido recientemente publicados en Amazon.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner entrevista a Catalina Serrano

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Sussette Cordero

Fragmentos

Sussette Cordero

                  Abro los ojos y me rompo por el centro Abajo soy un ciempiés Arriba pienso todavía como bajar del caballo Cavilar

0 comentario Leer más
  Armando Añel

Ecos de La Habana

Armando Añel

                  en el mar la vida es más sabrosa y sobre los escombros de la ciudad transcurre el mar como una gran

0 comentario Leer más
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

1 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más