Neo Club Press Miami FL

Cuba y Venezuela, Venezuela y Cuba

Cuba y Venezuela, Venezuela y Cuba

Cuba y Venezuela, Venezuela y Cuba
marzo 31
13:30 2014

Cuba arriba a una dictadura en el apogeo pleno de la guerra fría. Venezuela se encaminaría hacia una dictadura comunista, iniciando lo que denominaríamos como segunda guerra fría.

El régimen cubano se impuso mediante una minoría armada.  El régimen venezolano se impone mediante una mayoría en las urnas.

Fidel Castro y sus sostenedores iniciales serían de clase media alta y clase alta. Hugo Chávez y sus acólitos iniciales serían de clase media baja y clase baja.

Castro fue un gánster que devino en abogado sin caso, guerrillero y finalmente dictador. Chávez fue un militar que devino en golpista, político y finalmente en aspirante a dictador.

Castro se asimila y mimetiza al sistema comunista internacional del siglo XX que no oculta el desprecio por la democracia. Chávez se inventa el socialismo del siglo XXI, que pretende ser democrático. Una y la misma cosa en tanto a la represión de las libertades del hombre y a la multiplicación de la pobreza.

El comunismo cubano tuvo una oposición violenta que devino en pacífica. El socialismo venezolano tiene una oposición pacífica que podría devenir en violenta.

El comunismo cubano nunca ha tenido una oposición masiva, menos en la calle. El socialismo venezolano tiene una oposición masiva, sobre todo en la calle.

Los cubanos opositores al castrismo aconsejaron a los venezolanos sobre el peligro de dar el voto al socialista Chávez, pero los venezolanos no oyeron. Los venezolanos están dando un ejemplo a los cubanos de cómo se lucha en la calle contra una dictadura socialista, pero los cubano no ven, no quieren o no saben tomar el ejemplo.

Apenas Fidel Castro tomó el poder tuvo a Venezuela como objetivo en su mira expansionista. Apenas Hugo Chávez intentó tomar el poder tuvo a Cuba como objetivo en su mira ideológica. Y si Castro quiso conquistar Venezuela, Chávez le entregó Venezuela.

Castro derrotó una dictadura donde había más libertades que en muchas democracias. Chávez derrotó una democracia con demagogia para imponer una democracia de la demagogia donde habría mucho menos, cada día menos, libertades que en la dictadura que Castro derrotó.

El castrismo era un mantenido de su amo soviético. El chavismo es un mantenedor del amo cubano.

Castro cambió el traje y la corbata por un uniforme militar. Chávez cambió el uniforme militar por el traje y la corbata.

El castrismo eliminó y exilió a la prensa libre. El chavismo compró y aherrojó a la prensa libre. Ambos regímenes defienden la libertad de expresar adhesión absoluta a sus postulados.

Chávez amaba a Castro. Castro no ha amado a nadie. Tanto el uno como el otro han sentido un odio profundo durante todas sus vidas por EE.UU.

Castro acabó con los millonarios. Chávez creó un nuevo tipo de millonarios. Sin embargo, ambos odian a los capitalistas y aman el capital.

El castrismo se sostiene en el marxismo, un pensamiento degenerado. El chavismo se sostiene en el castrismo, un pensamiento que sería la degeneración de una degeneración.

Castro fusiló a miles de opositores tras rápidos juicios sin garantías procesales. Chávez mataría a unos pocos opositores en la calle y sin juicio alguno.

El castrismo terminó institucionalizando la revolución. Chávez empezó por revolucionar las instituciones democráticas.

Castro aprendió de Lenin que el hambre es un arma para sojuzgar a la población. Chávez aprendió de Castro que el hambre es un arma para sojuzgar a la población. El castrismo empezó imponiendo una libreta de racionamiento. El chavismo amenaza con imponer una libreta de racionamiento similar a la cubana.

Castro es un jesuita que se declara ateo. Chávez fue un militar que se declaraba un fervoroso creyente.

Y si Castro asaltó un cuartel para echarle la culpa a Martí, Chávez desenterró los huesos de Bolívar y se creyó además su reencarnación.

El castrismo creó los Comités de Defensa de la Revolución. El chavismo creó los Círculos Bolivarianos.

Castro y sus seguidores asaltaron el Moncada, fracasaron y fueron a prisión. Chávez y sus seguidores intentaron dar un golpe de estado, fracasaron y fueron a prisión. Castro fue amnistiado por el Congreso bajo una dictadura débil que respetaba algunas libertades. Chávez fue amnistiado por un presidente bajo una democracia débil que irrespetaba las leyes.

Tras ser amnistiado Castro se fue a México. Tras ser amnistiado Chávez se fue a Cuba.

Castro exportó su revolución a punta de pistola. Chávez exportó la suya en la punta de un chorro de petróleo.

Cuba viajaba hacia el mar de la felicidad de la Unión Soviética. Venezuela hacia el mar de la felicidad de Cuba. Venezuela empezó a viajar hacia el mar de la felicidad de Cuba cuando Cuba ya no viajaba hacia el mar de la felicidad de la Unión Soviética, cuando ya no viajaba hacia ningún puerto, hacia ninguna parte.

Y si el castrismo quiso, y de alguna manera logró, haitianizar a Cuba, el chavismo quiso, y de alguna manera logró, cubanizar a Venezuela.

Los soviéticos invadieron Cuba por invitación de Castro. Los cubanos invadieron Venezuela por invitación de Chávez. La mayoría de los cubanos paradójicamente no expresaba un verdadero odio por los invasores soviéticos. La mayoría de los venezolanos, como sería de esperar, expresa un verdadero odio por los invasores cubanos.

En Cuba nunca se quemaron banderas soviéticas. En Venezuela se queman diariamente banderas cubanas.

Los cubanos opositores al castrismo aconsejaron a los venezolanos sobre el peligro de dar el voto al socialista Chávez, pero los venezolanos no oyeron. Los venezolanos están dando un ejemplo a los cubanos de cómo se lucha en la calle contra una dictadura socialista, pero los cubano no ven, no quieren o no saben tomar el ejemplo.

El socialismo toma el poder en Cuba en una sociedad que se había escorado completamente a la izquierda, sobre todo en los medios de prensa, en los centros de pensamiento y en la clase política, y en puridad las lides electorales se daban en la isla entre la izquierda y la izquierda, desechando las opciones de derecha. El socialismo toma el poder en Venezuela en una sociedad que se había escorado completamente a la izquierda, sobre todo en los medios de prensa, en los centros de pensamiento y en la clase política, y en puridad las lides electorales se daban en el país sudamericano entre la izquierda y la izquierda, desechando las opciones de derecha. Para ambas naciones aquellos vientos trajeron estas tempestades.

Los uniformados contestan al teléfono en Venezuela con la voz de mando de: ¡Chávez vive! Los uniformados en Cuba contestarían al teléfono hipotéticamente con la voz de mando de: ¡Castro aún  no ha muerto! Así, en Venezuela manda un muerto, mientras en Cuba manda un moribundo. Con la muerte hemos topado.

Castro daba largos discursos. Chávez daba largos discursos. Ambos podían perorar durante horas sin decir nada verdaderamente sustancioso. Castro bajaba para estar al nivel de las clases bajas. Chávez no tenía que bajar.

Castro y Chávez se buscaron un gran enemigo externo para culparlo de las dificultades internas de sus regímenes: EE.UU. Pero Chávez fue más allá y buscó un enemigo en su misma frontera, a Colombia, y dentro de Colombia a su bestia negra, el presidente Alvaro Uribe.

Fidel Castro designó sucesor a su hermano Raúl. Chávez designó sucesor a su íntimo Nicolás Maduro. Raúl no llega a los talones de Castro. Chávez no llegaba a los talones no ya de Castro, sino de Raúl. Maduro no llega a los talones no ya de Chávez, sino de Raúl.

Maduro es un conductor del metro de Caracas devenido en sindicalista y después en mandatario. Raúl es un guerrillero que devino general, primero, y general-mandatario después.

Raúl habla poco y mal. Maduro habla mucho y mal.

Raúl habla con su hermano moribundo. Maduro habla con los pajaritos, que le traen mensajes de Chávez.

Tanto Raúl como Maduro son un par de pesados, despojados de carisma por la diosa fortuna. Castro también es un pesado, pero menos que Raúl. Chávez era quizá el más gracioso de los tres, lo que no es mucho en verdad.

Chávez le cayó a los cubanos del aire, por mandato de los dioses o los demonios y por lo mismo no lo esperaban. Maduro fue formado por los cubanos a su imagen y semejanza, y por lo mismo obvio que lo esperaban.

Cuba fue en algún momento la azucarera del mundo, pero el régimen comunista se encargó de desmontar la pujante industria azucarera. Venezuela ha sido uno de los mayores productores de petróleo del mundo, pero el régimen socialista se ha encargado de dilapidar sus recursos para crearse una clientela política, es decir bolivariana, en la región.

Tanto Cuba como Venezuela estuvieron entre los países punteros de Latinoamérica en progreso económico y libertades. Pero luego del arribo al poder de la superchería marxista ambas naciones, nadando en el mismo mar de la felicidad, estarían  a la zaga de las naciones del hemisferio tanto en lo uno como en lo otro.

Cuba y Venezuela serían regímenes nacionalistas, antimperialistas y antinorteamericanos, lo que no impidió que Cuba, en su momento, se convirtiera en satélite del imperialismo soviético y que Venezuela, al presente, se convirtiera en un satélite del imperialismo   cubano. Ello tampoco sería óbice para que Cuba y Venezuela, como ya han anunciado, se conviertan en el futuro en un solo país, dos alas de un mismo pajarraco, Cubazuela, como ya la han bautizado.

Sobre el autor

Armando de Armas

Armando de Armas

Armando de Armas (Santa Clara, 1958). Escritor y periodista. Ha publicado, entre otros libros, las colecciones de relatos “Mala jugada” (Miami, 1996) y “Carga de la caballería” (Miami, 2006), la novela “La Tabla” y el libro de ensayos “Mitos del antiexilio”, traducido al italiano por el sello Spirali. Su último título publicado, “Caballeros en el tiempo”, fue editado por Atmósfera Literaria en Madrid. Es vicepresidente del PEN-CLUB de Escritores Cubanos en el Exilio (Capítulo del PEN Internacional de Londres). Reside en Miami.

Artículos relacionados

3 comentarios

  1. U
    U marzo 31, 14:19

    Excelente analisis el de De Armas!

  2. Armando Añel
    Armando Añel marzo 31, 14:35

    envidio sanamente este texto.

  3. Manuel Gayol Mecías
    Manuel Gayol Mecías abril 01, 12:34

    Simplemente genial.

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

1 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más