Neo Club Press Miami FL

Cuba, mítica de la revolución del 10 de octubre

Cuba, mítica de la revolución del 10 de octubre

octubre 10
04:52 2012

0_bayamoLos historiadores y sociólogos que estudian el origen de la revolución cubana del 10 de octubre de 1868 lo han hecho para construir una teoría afín. La estructura del pensamiento político de la época, en la que deviene una fuerte corriente independentista, los análisis de los estamentos y clases sobre la base de la economía esclavista, autosuficiente y patriarcal, los estudios del universo mental, de la psicología social, de una incipiente sociedad civil en la que se inspiran los sujetos en relación a esas estructuras de la ética y lo cultural –entre otros aspectos étnicos y raciales–, forman el universo más representativo, el conjunto temario más  distintivo en el estudio de la épica revolucionaria del 68.

Casi un cuadro completo de ese mundo social es obtenido por esos estudios, pero falta el alma,  la mítica de la Revolución. José Martí la llamó, a falta de enunciado mejor, el “alma cubana”; en su estricto dominio territorial, cultural y geográfico, la denominó el “alma bayamesa”, un elemento de unión.

Es decir, nadie hasta ahora se ha asomado o se ha detenido a observar la conciencia del mundo mítico en los orígenes de la Revolución del 68; ya que no se ve este mundo, ya que yace  oculto, ya que es un mundo emocional extendido en el mundo material, a la historiografía no le importa. Y sin embargo, ese mundo subyacente desvela una base potente, un sentido de la vida, un elemento de unión de todos esos aspectos de la estructura social y económica que forman el conjunto de la  percepción historiográfica y sociológica.

¿En qué consiste entonces la mítica en el origen de la Revolución del 68? En una unión invisible, en un estado de  conciencia imaginativa peculiar, en una  voluntad del tiempo sobre los sujetos en la que se da una tónica, un misterio y un evocativo proceso, bajo una muy compleja estructura del tiempo diacrónico. Un languidecer del tiempo sobre las cosas y los pensamientos, aun cuando estos puedan ser rápidos y emergentes.

El universo de una región como aquella en la que se origina la Guerra del 68 cuenta más con una mítica, con un misterio inconcluso, que con una teoría relativa a los hechos. Las relaciones sociales de la región del Cauto (Manzanillo, Bayamo, Holguín, Tunas…) no constituyen una contradicción para sí y en sí misma, sino en la medida en que la contradicción se crea en el momento en que el sujeto cree y asume al tiempo como absoluto, como que viene de su mitología (la mitología taina y siboney, por poner un caso). Los rituales del desencanto vienen dados por el factor mítico, por el poder de la magia y el oscurantismo. Es una región que respira al máximo su pasado mítico. Su tiempo nunca está en el presente, sino permeado y sometido por el pasado más lejano. De ahí que se produzca un discurso que abre a la expresión una distancia: la expresión poética siboneyista, el espiritismo del Cordón, son expresiones anticoloniales. No es la crisis económica, la influencia masónica de la independencia el motor esencial y básico del origen del 10 de Octubre; hay una fuerza mayor, un empuje abarcador: lo que cuenta es la mítica, el sentido de un universo patriarcal en que todas las relaciones sociales confluyen. Un tiempo inerte sobre la expectativa de un mundo que necesita ser cambiado a causa de una pérdida.

Si, por ejemplo,  se estudian las fuentes originales de esa época (protocolos notariales, antiguas anotaciones de hipotecas, actas de cabildo) en la perspectiva en que se fueron produciendo, estamos ante un universo contractual-jurídico dominado por lo mítico, por el tiempo retrotraído a un mundo desconocido, pero creído como identidad. Un elemento donde importa más el inconsciente humano, no la conciencia de lo contractual. De ahí que las relaciones de todo tipo aparezcan en forma de amistades, de familiaridades, sin que las separe la estricta relación  mercantil. Carlos Manuel de Céspedes podía hipotecar sus propiedades una y mil veces, pero eso no constituía un problema económico. El problema básico en esa coyuntura histórica era la ruptura que se producía en la unión mítica, familiar y  patriarcal de las relaciones. Y eso, en extensión, fue lo que sucedió. La Revolución del 68 es una contienda para restituir esa mítica de la relación patriarcal.

Las leyendas y mitos que después del 68 se manifiestan  claramente como identidad cultural vienen de esas ocultas relaciones en el mundo subjetivo de los hombres del 68.  La recurrencia temporal es mítica, lenta y no contiene un sentido de futuro. Los hechos ocurren veloces, cambiantes, pero el alma se manifiesta lenta, pausada, sin ningún embrollo. Todo se sumerge en esa idea  patriarcal y  casi familiar, en la que descuella un jefe de familia. Las ideas revolucionarias las puede traer un jefe, pero no tienen otra opción que sedimentarse lentamente en el tejido social. Quizás esto explique la presencia de un patriarca, de un tiempo inamovible, en la subjetividad de un Fidel Castro.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner entrevista a Catalina Serrano

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

1 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más