Neo Club Press Miami FL

Cuba, plebiscitar el castrismo

Cuba, plebiscitar el castrismo

septiembre 05
15:09 2012

0_elecciones-cuba-lastunas¿Por qué el régimen cubano presta especial atención a las elecciones? ¿Sería posible convertir las votaciones actuales en un proceso plebiscitario donde pierda legitimidad?     

Las adelantadas elecciones de 1997-1998, antes de la visita a la isla del papa Juan Pablo II, estuvieron permeadas por el afán totalitario del régimen de obtener un éxito rotundo y, como nunca tuvo obstáculos en contra, obviamente logró los resultados superando incluso sus propios cálculos.

El entonces gobernante Fidel Castro presentó a Su Santidad un pueblo supuestamente conforme con el sistema político, siendo desmentido públicamente en la Plaza Antonio Maceo por el obispo Pedro Meurice cuando se refirió a la despersonalización que había sufrido el cubano al confundir la patria con un partido, la nación con el proceso histórico vivido en las últimas décadas y la cultura con una ideología.

La obtención del respaldo popular está continuamente en los despropósitos políticos del régimen, que ha llegado al punto de blindar la Constitución al proclamar la irreversibilidad del orden político.

Sin embargo, los sufragios han servido también para que los que siempre se han opuesto  al régimen planteen sus tácticas oposicionistas, como ocurrió en los comicios generales del 2002 – 2003, en que la oposición interna actuó resolutivamente.  

En Santiago de Cuba, por ejemplo, los opositores locales, circunscriptos en pequeños grupos de defensores de los derechos humanos y promotores de la sociedad civil, llevaron a cabo una campaña silenciosa en contra de las elecciones promoviendo la anulación de la boleta mediante el escrito de consignas en contra de la dictadura. En el escrutinio de los votos  participaron varios disidentes y eso llamó la atención de la población, que quedó atónita ante el actuar civilizado de los antagonistas santiagueros.         

A pesar de que el Partido Comunista local pidió a sus militantes cerrar filas alrededor de un solo aspirante, hubieron de hacerse las dos vueltas electorales ya que los candidatos propuestos en la primera fase no alcanzaron la mitad más uno de los votos para ser elegidos.

En la segunda vuelta más del 50% de los delegados de circunscripción no obtuvieron los votos necesarios, pero el régimen se negó aceptar los resultados por las consecuencias económicas y políticas de este hecho.  

La octogenaria dirigencia castrista no estaba dispuesta a pagar el coste político, al cobrar fuerza el cuestionamiento al modelo socialista, planteado desde que se estableció en 1976, ni a tener un quebradero de cabeza al contraer más deudas para sufragar nuevos comicios.

Según la Constitución, cuando en segunda vuelta ninguno de los contendientes políticos logra los votos requeridos el proceso electoral se paraliza y deben realizarse nuevamente los comicios desde el inicio.    

El desmantelamiento de la dictadura no es cuestión de tiempo, sino de circunstancias políticas y estas están dadas en el accionar estratégico del Movimiento No Violento Cubano, que tiene la encomiable tarea de construir la Esfera Pública a través de canales emergentes de participación ciudadana para actuar directamente en la transformación del componente político del sistema.  

Según la estadística oficial, en la que no se puede confiar porque podrían haber sido más los votos computados, se puede decir que hay varios antecedentes de que en Cuba pudiera producirse una desobediencia  civil en las urnas. Me remitiré exclusivamente a citar los resultados de las votaciones de 2002 – 2003 para que cada cual haga sus observaciones al respecto.

En esos comicios fueron anuladas 425 446 boletas: 222 576 en blanco y otras 202 870 invalidadas por tachaduras.       

A tenor de esta y otras consideraciones es que concebí la campaña Votantes en Blanco, consistente en un llamamiento a anular la boleta electoral y a participar en el escrutinio de los votos para impedir el fraude electivo.  

La idea es la movilización ciudadana y computar el descontento para un cuestionamiento a fondo del sistema político

Para una población expectante ser un elector en blanco es una motivación válida que contribuye a superar la sensación de impotencia política que hay en la sociedad cubana.

El votante cubano tiene que tener la posibilidad de castigar políticamente a quienes no lo representan y de esa forma quebrar uno de los pilares sobre el que se sostiene el régimen castrista. Lo ideal fuese que el voto de castigo determinase el escaño electoral pero en Cuba eso es prácticamente imposible por ahora.   

Históricamente está demostrado que el abstencionismo no le causa daño al régimen, todo lo contrario, lo consolida en el poder.  

Considero que sólo sabiéndose de antemano que no saldría reelecto, podría plantearse el alejamiento de las urnas electorales ante una posible reelección del gobernante Raúl Castro si se sometiese al escrutinio directo de los ciudadanos.    

El Dr. Martin Luther King, Jr., decía que en la campaña civil no violenta existen cuatro fases: recopilación de información para determinar si existen injusticias; negociación; auto-purificación y acción directa. En Cuba, la lucha cívica no violenta está en la última fase y no queda  otra alternativa que tensar la cuerda para inducir o producir las transformaciones democráticas.  

Plebiscitar el castrismo está en las manos de todos y si se hace la voluntad del soberano pueblo de Cuba ya está hecho.     

Miami,  04 de septiembre de 2012

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Kiko Arocha

Las deudas

Kiko Arocha

  Miró a su hermano menor con penetración, como miran los felinos, para decirle: —Te veo nervioso, suelta la botella que no va a pasar na. —Mira mi hermano, estoy

0 comentario Leer más
  Manuel Gayol Mecías

Fidel ha muerto

Manuel Gayol Mecías

  Las palabras y los muertos (Premio Internacional Mario Vargas Llosa, Universidad de Murcia, España, Seix Barral, 2007), del escritor cubano Amir Valle, trata sobre la muerte de Fidel Castro y los

0 comentario Leer más
  Jorge Olivera Castillo

Pan (de yeso) y circo

Jorge Olivera Castillo

                El circo no es el pasatiempo donde lavamos las llagas del hambre con sonrisas espontáneas y puras. Tampoco es el lugar para

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami