Neo Club Press Miami FL

Cubano exiliado expone junto a Yoko Ono

Cubano exiliado expone junto a Yoko Ono

Cubano exiliado expone junto a Yoko Ono
octubre 01
15:58 2014

El artista cubano exiliado Adrián Morales Rodríguez expone sus obras junto a las de Yoko Ono, la viuda de John Lennon, en la muestra Art4Peace que se presenta en la Hoxton Gallery de Londres.

Otros artistas como Pure Evil, Kef, Suzko, Dan Kitchener, Tarek Tuma, Jim McElvaney, Benjamin Murphy, 616, Zina, Victor Ash, David Walker y Magnus Gjoen exponen desde el pasado 24 de septiembre hasta el 3 de octubre junto al cubano.

Este habanero, nacido en 1965, estudió Ingeniería Mecánica, Estética y tiene un doctorado en Antropología Estética en la Universidad de la Sorbona en París, bajo la tutela de Jacques Derrida.

Artista visual, músico y filósofo, recupera la tradición renacentista de la creación multidisciplinar, tanto en el arte como en el pensamiento y la tecnología, con igual soltura en el terreno de lo visual, la composición, la interpretación musical y lo literario, en una voluntad exploradora superadora de bordes. Desde 1985 mezcla las artes plásticas y los conciertos en lo que denomina “música visual performance”.

Con motivo de su participación en Art4Peace Morales Rodríguez concedió la siguiente entrevista a Martí Noticias.

Armando de Armas. Usted participa ahora mismo de un “genuino intercambio cultural” en Londres. ¿Qué opinión le merecen esos otros “intercambios” culturales de índole parroquial que tanto revuelo mediático levantan en Miami?

Adrián Morales. Primero que todo definamos “intercambio”: Esto de Londres, ahora conmigo, con nosotros, es un verdadero “intercambio cultural”, no sólo de libertad de credo, latitud, política, capital o emocional, de idea, y de facto, pues encuentras obras de israelíes y palestinos pintando juntos, serbios y croatas, tutsis y hutus, artistas consagrados y estudiantes, graffiti y arte conceptual, pintura de caballete y otros oficios sin coartaciones en plena cohabitación cultural y proceso simultáneo de legitimación complemental… Y no el insulto disfrazado, que mantienen ciertos “empresarios” (al cash) con la Isla, que prefiero ¿denominar?, –entiéndase “despreciar”– como hormigonera del todo vale. “Embudo incultural” de tutela vampírica, ¿protesta? vendida, e ilegítima disidencia presupuestada, para colmo a golpe de la chequera del exilio, de lo que termino entendiendo como nuestra secuela más nauseabunda de “la cultura del rehén”. (La venganza del “Decameron ROJO”, luego de cornudos apaleados).

Ante cualquier negociación o voluntad de acercamiento, deberíamos exigir(nos), queden claras las leyes y las convenciones sobre las cuales “edificar” (¿acaso?) cualquier voluntad ¿dialógica?, en cambio lo que tenemos es el monólogo del sordo que le dice al ciego: “mira la araña que va” para que el ciego le responda: “siente los pasos que da”.

Es bochornoso que tanta gente inconsciente y rotundamente ignorante, tenga que decidir por nuestro propio destino.

Necesitamos una auténtica voluntad de iniciativa civil, un verdadero “renacimiento cubano”. No podemos confiar más en ninguna administración -por bien intencionada que se piense- (no creo sea el caso), mucho menos desde “La Vana”, capaces de expresar ni someramente alcanzar a enunciar, la complejidad de una herida abierta y supurante por más de medio siglo, ninguneada, vilipendiada, arrastrada y silenciada, por un complot zurdo internacional de escala global sin precedente que no solo no escucha, no quiere, ni tiene sensibilidad para entender de manera progresista y abierta lo que nos sucede a los cubanos. Una tierra rota en dos, enmudecida y secuestrada de ambos lados, por una polaridad beligerante y posesa, que debe declinarse de todas maneras por dejar de ser, “el Telón de Acero, de ¿azúcar? (según se entienda el eufemismo) o para peor de fondo”.

Hoy precisamente le decía a un amigo vía net: No hay solución hasta que no cre(a/e)mos nosotros mismos una entente, un poder institucional y financiero serio, con integridad y auténtico respeto por nosotros mismos, el caudal intelectual del exilio. Salir del ostracismo individualista y generar una auténtica sinergia transnacional, transcontinental y continuada. (La red está para eso). Una voluntad ahora sobre todo económica, factual, de realización, plenitud y poder, (pues todo lo demás está en ciernes).

Hablo de economía política, el soporte financiero que se apoy(ó)a toda vanguardia -por nimia que sea-. La aristocracia (aristos-lo mejor, cracia-poder, el poder de lo mejor) que (la) posibilite, no hablo del “burgos” (entiéndase por igual vulgo) ni incultos “nuevos ricos”, que también, si se apuntan con respeto, benevolencia, entrega, compasión y humildad. La mismísima envidia para los que desde adentro están trabados a dos fuegos: Uno contra el miedo a la intemperie exterior y por otro lado la inconforme obligatoriedad de acate bajo la bota interior a cambio de ¿sobrevivir? esclavos, mentales y físicos “creativamente”. Una verdadera traición y deslealtad a los principios libérrimos del vuelo de la imaginación sin cotas, del sentido común, pero sobre todo una degeneración interesada y vil, al servicio de una imagen internacional ¿revolucionaria?, más bien “comunista” manchada de sangre y excrementos de nuestros aparentemente ¿inútiles? muertos, fusilados, torturados, desplazados y desaparecidos, sistemáticamente y con la anuencia, el silencio cómplice y la atrocidad de una sobornada y colaboracionista “¿opinión? pública internacional”, que se fuerza convenientemente en ignorar.

Adrian MoralesDigamos o mejor creamos que: El artista no necesita mucho para vivir, pero sí para su arte, sus proyectos, la expansión de sus ideas y un mínimo de tranquilidad para pensarlas, realizarlas, SERLAS. (Hablo de “Cultura” en mayúsculas y desde todos los aspectos, igualmente también de los científicos que denuncian, una obra primero ninguneada y desconocida, luego imprescindible para una colectividad cada vez menos informada, más apática, anatematizada y tele-narcótica). No es extraño ver como muchísimos creadores, en todas las épocas y latitudes, hacen mil cosas por sobrevivir hasta miserablemente, muy a pesar de que sus obras cuelguen de los más grandes museos y centros legitimados del mundo. Mientras más dolorosa haya sido su vida, es directamente proporcional a más literaria, por ende más admirable. Vergüenza debería darnos.

Hemos de denunciar la orfandad cultural y la ordinaria facultad necrófila de semejantes instituciones públicas, editoriales y en general de la historia, la gente.

Comprendamos de una vez que además de la actitud borrega, de quedarse en Cuba a participar de aquello por convicción -cosa que siempre será sospechosa-, pues siempre he creído que un aparente “convencido”, a no ser que sea muy necio -que también los hay-, es solo en realidad un “desinformado”, que cuando consigue los datos que le faltan, inmediatamente deja de serlo. Eso explica cómo y por qué muchos aceptan con tan pasmosa tranquilidad seguir siendo “desgraciados colaboracionistas” de la tiranía castrista, lo vimos con el nazismo, con el estalinismo y por supuesto en/con Cuba. No es extraño conocer cómo el pintor Orlando Yanes –y lo enuncio con nombre y apellidos, sin pudor– pasó de hacerle retratos a Batista muy bien pagados, a Murales casi gratis y de regalo a los centros de trabajo (las casas de los pinchos) y los ministerios comunistas, contribuyendo a gran escala al sombrío culto omnipresente del rostro del Degenerado en Jefe.

Nuestra responsabilidad hoy desde el exilio, ya no diaspórico, sino entendido como una mancomunidad global interconectada: Tal como los Medici (aunque parezca grandilocuente) hemos de encarar y exigir a los gobiernos, donde quiera que estemos, buenas políticas de mecenazgo; procesos compensatorios de desgravación fiscal a una altura benéfica de la iniciativa privada y la contribución ciudadana particular. Y primordialmente entre cubanos: Aprender a barrer para casa (como se dice acá) y no candil de la calle… trabajando empleados de/para otros. Procurar en mayor medida ser dueños de nuestro patrimonio cultural; derechos de autor, de imagen, de reproducción, edición, etc. Ese es nuestro “guerrero pacífico” arsenal y no vivir vendidos a empresarios y multinacionales negreras. Cambiando una esclavitud ideológica por otra del mercado.

Hacernos con buenos equipos de asesoramiento fiscal, de formación empresarial al nivel que pueda defender y conservar semejante patrimonio con suficiente generosidad y amparo. Muchísimas obras se están perdiendo por eso. Otras ya nunca se harán. Legado de un empobrecimiento colectivo que no sólo es visible en el marco arquitectónico evidentemente en ruinas de nuestro país, sino en la miseria espiritual, cultural y emocional que se vive y es constatable igualmente en Miami, una sociedad sin apenas vida en el Arte (y hablo de Arte en Mayúscula y no chupi-chupi), salvo rarísimas excepciones y/o lo que puede llegar a cambiar todo eso, con la precisa orientación.

Es nuestro deseo. Eso es cuánto hay que promover y por otro lado (Cuba in-side) intentar evitar y socorrer, pero a sabiendas de que “solo se pueden alistar las consciencias que de todos modos ya están listas”.

¡Esto es lo que urge! Y eso comienza desde lo más íntimo de nuestro corazón, luego orientado hacia una dimensión ecuménica y global. Un cambio paradigmático que querámoslo o no, veámoslo o no, viene en camino.

Hablo de una comunidad que sea nido acogedor de respeto, mantenimiento, cuidado y honra de sus artistas y creadores, de los cuales aprenda a sentirse orgulloso, por su utilidad y magisterio.

Hablo de elevar el nivel crítico de las investigaciones en el campo de la ética, lo conductual y la problemática social, así como aspectos de la belleza, la salud psíquica, los daños colaterales, la epigenética y la influencia de la creación en un gigantesco proceso responsable de terapia colectiva sin precedentes. De manera que sirva de pistas que dar a un comportamiento SANO, desposeído. Como dijera el maestro y doctor Claudio Naranjo: “Una verdadera educación para la Libertad”. Un creer que es/sea crear.

Sólo entonces veremos cómo los que siguen lamiendo aquella bota castrense, desearán arriesgar en verdad y venir a disfrutarlo, o incluso dar la vida si fuese necesario por generarlo en lo posible allí adentro, sin miedo, ni soborno.

Mientras no les compense y nos les valga la pena (porque hay acumulada muchísima pena) y no seamos algo deseable, territorio propicio para el auspicio y la creación, NADA.

Mientras el hecho de enfrentar la desesperanzadora vida día a día allí, sea más benigno, por absurdo que parezca, “equivalente” (compensatoriamente hablando y según semejantes niveles de consciencia) y les supla, aún como algo gratificante; nada podremos argumentar. No hay nada que hablar.

No es fácil, no lo está siendo, no lo será, pero vamos encaminados. Poder y Talento tenemos suficiente para todo ello. Eso es lo que cuenta, debemos y urge crear. Lo que marcará la diferencia.

Por el momento no se trata de “solucionismos” de apéame uno, sino de respuestas contundentes de cara a la formación de una sensibilidad, empresarial, ciudadana, social, de modo que sea la cultura, el arte, la Creación en mayúsculas y el pensamiento en el sentido más clásico de la acepción griega, quien ponga la “imaginación en el poder” y contribuya a una mayéutica para el cambio.

Si la historia habló de lo que “fue” (y generalmente la hicieron los vencedores sobre los vencidos), y la filosofía de lo que “es” (aquello que siendo deja de ser), la poesía habla de lo que “será” (inseminación, fertilidad, proyección y deseo -“de-sidéreo”- de la belleza). “Adivinar(lo) es poder imaginar con justeza”.

No hay que andarse por las ramas: Para ello hace falta un poder económico posible y posibilitador, que soporte, que mime, y que acoja, RESPONSABLE y capaz, pero sobre todo CONSCIENTE. Vivimos un gran momento, una gran oportunidad histórica. Y no hay otros protagónicos que no seamos nosotros mismos. Ahora y aquí.

————————————–

Para leer la entrevista completa, clic en este enlace.

Sobre el autor

Armando de Armas

Armando de Armas

Armando de Armas (Santa Clara, 1958). Escritor y periodista. Ha publicado, entre otros libros, las colecciones de relatos “Mala jugada” (Miami, 1996) y “Carga de la caballería” (Miami, 2006), la novela “La Tabla” y el libro de ensayos “Mitos del antiexilio”, traducido al italiano por el sello Spirali. Su último título publicado, “Caballeros en el tiempo”, fue editado por Atmósfera Literaria en Madrid. Es vicepresidente del PEN-CLUB de Escritores Cubanos en el Exilio (Capítulo del PEN Internacional de Londres). Reside en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Kiko Arocha

Las deudas

Kiko Arocha

  Miró a su hermano menor con penetración, como miran los felinos, para decirle: —Te veo nervioso, suelta la botella que no va a pasar na. —Mira mi hermano, estoy

0 comentario Leer más
  Manuel Gayol Mecías

Fidel ha muerto

Manuel Gayol Mecías

  Las palabras y los muertos (Premio Internacional Mario Vargas Llosa, Universidad de Murcia, España, Seix Barral, 2007), del escritor cubano Amir Valle, trata sobre la muerte de Fidel Castro y los

0 comentario Leer más
  Jorge Olivera Castillo

Pan (de yeso) y circo

Jorge Olivera Castillo

                El circo no es el pasatiempo donde lavamos las llagas del hambre con sonrisas espontáneas y puras. Tampoco es el lugar para

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami