Neo Club Press Miami FL

Cuentos de prisión y libertad

Cuentos de prisión y libertad

El escritor cubano Ismael Sambra

Cuentos de prisión y libertad
junio 08
01:31 2017

Las dictaduras modernas —de derecha y de izquierda— han practicado en sus prisiones el método de la promiscuidad penitenciaria. Puede tener algunas variantes como las de mezclar presos de muy distintas edades o peligrosidad social; estas variantes generalmente se dan por pura negligencia gubernamental, pero hay una de ellas de origen pérfido que consiste en mezclar a los presos de conciencia con los llamados “comunes”; sistema premeditado que permite al régimen en cuestión escamotear, al menos estadísticamente, el verdadero número de opositores, y al mismo tiempo se constituye en un castigo adicional para los presos políticos, quienes en medio de su lucha por las libertades cívicas de pronto se ven envasados y hacinados en el mismo saco con homicidas, sodomitas, ladrones, violadores… después de un proceso viciado de raíz por el ejercicio de un poder aplastante que puede transformar legalmente en crimen el más humano de todos los anhelos sociales: el de la libertad.

El autor del libro Cuentos de la prisión más grande del mundo, el escritor cubano Ismael Sambra, fue objeto, o mejor, víctima, de esa práctica abusiva, solo que su estirpe le ayudó a resistir y aun combatir el abuso, y su talento innato convirtió en arte-denuncia las circunstancias más deplorables que es posible imaginar en una sociedad que no atraviesa un período bélico.

La atmósfera general del libro es bien dramática desde la primera pieza, Las jineteras también se casan, aun cuando el autor ha tenido suficiente pericia para deslizar con buen humor —a lo Chaplin— algunos de los crudos momentos que ha vivido la sociedad cubana dentro y fuera de las prisiones; así que el lector acaso sonríe, pero percibe cuánto drama hay en esa batahola de gente que rodea a los turistas extranjeros para conseguir un regalo, un dólar, un minuto de atención o para sacarle la cartera si la ocasión se ofrece; o de esa misma gente que literalmente asalta la boda providencial de una de sus congéneres con un cándido extranjero y luego se lanzan con ímpetu de filibustero sobre las bandejas de comestibles y bebidas que solo han visto en sueños y revistas. Y todo ello resulta más dramático porque no se trata de indígenas de una tribu ignota, sino de individuos de una sociedad que se supone “en vías de desarrollo”, muchos de los cuales son técnicos y profesionales, formados en la levadura de la moral socialista de donde debía salir el “Hombre Nuevo”.

El drama de toda esa gente que vive en aparente libertad, no se diferencia del que viven los presos de la penitenciaría “Moscú” en el segundo cuento, Testigo mudo. ¿Testigo mudo? La angustia del cantinero de un hotel para turistas extranjeros, quien tiene que esconder las propinas que recibe para poder comprarle zapatos a su mujer, es similar a la del presidiario que corta leña en la cocina de oficiales y de allí sustrae los “poquitos” con que le mata el hambre a su pareja de presidio. Los presos, como el protagonista de Propaganda enemiga, se auto mutilan por desesperación o para tomar un respiro en el hospital; en tanto los libres, como el de Disfrutar el domingo, se hunden en los vapores de la droga para escapar temporalmente de un vivir asfixiante.

Esa atmósfera opresiva que aplasta la existencia de los personajes, ese sentirse acosado o cuando menos vigilado a toda hora, se mantiene inalterable a lo largo del libro, sea en la prisión, en la calle, en el trabajo, en la casa del campo o la ciudad, saben o presumen que siempre hay un ojo que los ve y una lengua dispuesta a delatarlos. De ahí el título, porque resulta evidente que la privación de libertad no empieza ni termina en la reja del penal, sino que se extiende por toda la costa de la isla cautiva.

No obstante el autor, de largo y probado oficio en el arte escritural, sabe que cada historia tiene su atmósfera particular y también exige factura individualizada. Eso ha hecho aquí; cada cuento tiene su encanto y no se parecen entre sí, por lo que el denominador común de Denuncia que los une no impide que cada uno diga lo suyo y que lo haga con la expresión y la estructura más eficaces. El resultado es espléndido, pues la denuncia y el ánimo de información no aplastan la amenidad; todo el libro fluye y la angustia de lo narrado no menoscaba el placer de leer.

Otras muchas virtudes literarias acompañan a este volumen de cuentos, pero no quiero repetir las ya mencionadas en el magnífico prólogo de Pedro Corzo, o en los comentarios de contracubierta de voces tan autorizadas como Carlos Alberto Montaner y Manuel Gayol Mecías, entre otros. No obstante, debo anotar la virtud que más admiro y acaso sea la que los literatos “puros” más ataquen: es un libro visceral, de esos que primero se sufren en las entrañas y después se escriben mediante un colosal ejercicio de paciencia y contención para denunciar sin insultar ni dar falso testimonio; para hacer literatura y no arenga de poca monta. Enhorabuena, colega.

https://www.amazon.com/Cuentos-prisi%C3%B3n-grande-mundo-Spanish/dp/1506509134

Sobre el autor

Roberto Leliebre

Roberto Leliebre

Roberto Leliebre (Santiago de Cuba, 1953) es licenciado en Derecho por la Universidad de Oriente. Tiene publicados los libros 'Garrafón y otros cuentos', 'José Ángel Buesa contra el tiempo y el olvido' (con el que obtuvo Premio Ensayo en el concurso nacional José María Heredia en el año 2000) y la novela 'El Zafiro gris', entre otros. Obtuvo Segundo Premio en el concurso “Cuentos de Monegros” (España) en el año 2013. Fue miembro de la agrupación literaria independiente “El Grupo”. Reside en Santiago de Cuba.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner – Chile camino del Primer Mundo

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Relajo y olvido

José Hugo Fernández

Hace algunos años, el poeta Ramón Fernández Larrea escribió más de doscientas columnas destinadas a calibrar hechos y personajes de la historia y de la cultura cubana, o pasajes sobre

Leer más
  Frank Castell

José Martí me escucha mientras llueve

Frank Castell

Dos patrias tengo yo: Cuba y la noche. José Martí                 Difícil, José, arrojar el tiempo montaña abajo y luego descender como si

Leer más
  Delio Regueral

El Punto Nemo

Delio Regueral

Ya sé que no soy incomprendido, lo supe al descubrirme donde se abandona un incomprensor, perdí mucho tiempo en esa etapa. El tiempo, lo único irrecuperable: a él no le

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami

Lo más reciente: