Neo Club Press Miami FL

Cuerpo a cuerpo

 Lo último
  • La noche del cangrejo Acabo de descubrir en el muro de Facebook de Norma Gálvez Rey la foto del monumento al cangrejo en Caibarién, símbolo de esa ciudad. Una madrugada amanecí bajo ese cangrejo...
  • Un cielo muy azul Despertarás. Aún no habrá salido el sol, pero para entonces te ocurrirá con frecuencia que despiertes a tales horas: Tus muchos años, a saber. Te habrá despertado algún calambre, un...
  • El presentador A mi hermana Karin Aldrey, que acostumbra dirigirse al Mundo –Señoras y señores… –dice el hombre y se interrumpe. Lleva prendida en el guargüero la grotesca sequedad que intenta resolver...
  • Brahmán de La Habana No pude salvar al mundo con el comunismo. Tampoco pude salvar a mi familia de las consecuencias que me trajo haber querido salvar al mundo con el comunismo. Entonces me...
  • Los peces no bailan rumba Imperceptible, el tenedor choca de regreso contra los dientes, luego la boca de Berenice García, que disimuladamente evita atraer la atención de los otros comensales con los sonidos de sus...

Cuerpo a cuerpo

Pintura: Aristide

Cuerpo a cuerpo
mayo 16
01:22 2016

 

Ella, con cierto retraso, entra al salón de clases. Se disculpa a distancia con una sonrisa suave, grande, tierna. Atraviesa el grupo hasta una silla vacía en la tercera fila, pegada a la ventana.

Él continúa hablando, al menos no se calla. Intenta disimular su desconcierto, pero lo descubre su imprudente mirar, sigue con la vista el rítmico movimiento de Ella, que parece que baila un guaguancó más que camina. Él balbucea, le cuesta trabajo volver a retomar el hilo de la conferencia.

Ella se sienta. De su bolso, toma su libreta y un lápiz de punta afilada. Él intenta inútilmente comentar las imágenes en la pantalla. Ella, distraída, mordisquea su lápiz y deja ver sus dientes blancos.

Él no puede impedirlo. Sus ojos se pierden en el paisaje oculto entre las piernas cruzadas de Ella. Ella, algo turbada, en vano trata de estirar la escasa tela de su saya azul cielo. Se enfrenta a una disyuntiva: toma nota o insiste en el fracasado intento de bajar la faldita.

Él se esfuerza, trata de recuperar el control de sus palabras, de sus gestos, de sus pensamientos. Gira sobre sus talones en un brusco movimiento militar. Da la espalda a los estudiantes, solo un instante le alcanza para ahuecar sus pulmones con todo el aire del salón. En fracciones de segundos hace un nuevo giro sobre sus talones y, mirando directamente hacia las rodillas descubiertas de Ella, continúa su clase.

Su voz suena distante, como mordiendo cada palabra, cada sílaba, cada letra. Se va perdiendo en historias legendarias de reyes y mesas redondas, de príncipes y reinas olvidadas, de caballeros y rescatadas doncellas, de castillos y guerras, de victorias y derrotas. Él describe y Ella imagina cada escena.

Él se acerca a la ventana. Ella se pone de pie.

La historia se detiene en el aire. El rey al frente de su ejército cae del caballo y queda de pie con su lanza en alto, listo para el ataque.

Ella se acerca. Los dos están frente a la ventana.

La guerra empieza. El rey pierde su corona y su escudo.

Él suavemente la desnuda. Ella le va quitando la camisa. Él deja caer al piso su pantalón.

El combate ahora es cuerpo a cuerpo. No hay vencedor, no hay vencido. Quedan heridos, exhaustos, moribundos el rey y su enemigo.

Él dice la última palabra. Ha terminado la clase. Ella guarda su libreta y su lápiz afilado. Se levanta y estira su saya azul. Se despide desde la puerta con un leve y desabrido movimiento de ojos y mano. Él apaga su laptop y deja escapar un suspiro profundo, como gladiador que se retira sumamente agotado del campo de batalla.

Sobre el autor

Rebeca Ulloa

Rebeca Ulloa

Rebeca Ulloa (Guantánamo, 1949) es narradora, periodista, guionista de radio y televisión, promotora, productora cultural, crítica y ensayista. Técnica en informática, fue profesora universitaria y asesora de tesis de grado de la Facultad de Comunicación Social (Colombia 1998-2008). Es también curadora y ha obtenido numerosos lauros y reconocimientos por su obra literaria y radial. Su primer premio literario lo recibió a los 15 años de edad. Ha publicado varios libros con la coautoría del maestro Arístides Pumariega.

Artículos relacionados

1 comentario

  1. IZABELA
    IZABELA mayo 25, 15:16

    PARA
    REBECA ULLOA. SU PINTURA ME CAUTIVO.FELICIDADES. GRACIAS

    Reply to this comment

Escriba un comentario

Che Guevara, licencia para matar:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Armando de Armas

La noche del cangrejo

Armando de Armas

Acabo de descubrir en el muro de Facebook de Norma Gálvez Rey la foto del monumento al cangrejo en Caibarién, símbolo de esa ciudad. Una madrugada amanecí bajo ese cangrejo

0 comentario Leer más
  José Gabriel Barrenechea

Un cielo muy azul

José Gabriel Barrenechea

Despertarás. Aún no habrá salido el sol, pero para entonces te ocurrirá con frecuencia que despiertes a tales horas: Tus muchos años, a saber. Te habrá despertado algún calambre, un

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Un premio frívolo

José Hugo Fernández

Es razonable el malestar que ha ocasionado entre muchos de nuestros intelectuales del exilio la más reciente decisión del Centro Cultural Cubano de Nueva York, el cual otorgó su Medalla

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami