Neo Club Press Miami FL

De cómo el corazón manda a la mente

De cómo el corazón manda a la mente

agosto 14
02:00 2011

Entre niña y mujer, parecida a la madre en fisonomía e inteligencia y apegada al padre, tenía la inocente manía de registrar cuantas gavetas se ponían a su alcance. Corrían los años 80 y visitaba los fines de semana a su papá. La majestuosidad de la residencia y el cariño filial reparaban en algo el agravio de tener que compartir espacios con la ladrona.

El mismo papá que la malcriaba con susurros y aliento alcohólico, engolaba la voz para proyectar duros discursos contra malos y buenos.  Ella intuía que se lo exigía la responsabilidad de vender miedo y comprar obediencia. La jovencita conocía, de corazón, que la caricia era auténtica y falsa la guapería.

Un fin de semana en el que satisfacía su curiosidad leyó un papel escrito a mano: “Anoche no te apareciste, ¿qué te pasó? Debiste avisarme, J”. Corto de firma y de importancia devolvió el papel a la gaveta y lo olvidó rápidamente. Lo recordaría semanas después cuando en la misma gaveta encontró la clave. No era más que una adolescente que idolatraba a su padre, así que se tragó la vergüenza, dudó y por último justificó. Al tiempo hubo más. Desde una puerta entreabierta vio cómo su padre, totalmente ebrio, trataba de besar a un mulato de uniforme que forcejeaba para calmarlo. Era Julio.

Creció con ese animal metido muy dentro. Años después un amparo llegó a su aflicción. En un periódico extranjero leyó sobre la normalidad de la anormalidad. Se desayunó con un verso que le supo a gloria: “el respeto a la dignidad de los seres humanos”. Se aferró al espíritu de la letra, investigó, y su conciencia reposó. Luego, como un destello, le vino la idea: “no puedo cambiar la realidad, pero podré cambiar la percepción de la realidad que tienen los demás”. Y contenta, Mariela se puso a trabajar frenéticamente. ¿Comprenderá algún día que el verso se refería a todos los seres humanos?

 

http://www.alexlib.com/

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Kiko Arocha

Kiko Arocha

Modesto Arocha (Kiko). Nació en La Habana en 1937. Ingeniero en Electrónica y doctor en Ciencias Técnicas. Llegó a Estados Unidos en 1995 y decidió reinventarse como traductor y editor de sitios web y de libros, para lo cual fundó la editorial Alexandria Library (www.alexlib.com) en Miami. Es autor del bestseller "Chistes de Cuba", una antología de chistes populares contra el castrismo que recopiló en la Isla.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más
  Baltasar Santiago Martín

¿Suicidio?

Baltasar Santiago Martín

  En memoria de Juan O’Gorman             No entres al río con los bolsillos llenos de piedras como hizo Virginia; antes que suicidarte, arrójale las

0 comentario Leer más