Neo Club Press Miami FL

De la autonomía como bien supremo

 Lo último
  • Retrato desde una cuerda floja: Aproximación a un viaje Cualquiera puede pensar que esta presentación me ha resultado fácil concebirla. Alguien que nos conozca a mí y a Joaquín podría asegurar que la amistad que nos une hace ya...
  • Auge y desplome de una ilusión En Confesiones eróticas de la Tía Nora, Pedro Armando Junco se desvela como un narrador que conoce a profundidad la manera de satisfacer a un gran público. No me atrevo...
  • 18 periodistas y un fotógrafo En el artículo recién publicado por Primavera Digital «Periodismo oficial vs. interés», de Agustín Figueroa Galindo, uno de los talentosos periodistas independientes que luchan a diario en Cuba por ofrecer...
  • ‘Erótica’, una visión holística de la realidad cubana Desde sus orígenes, más allá de los siglos II y III A.C, primero en el Oriente y luego en Occidente, la novela se inclinó por crear mundos ficticios, fantásticos y...
  • Cuentos de prisión y libertad Las dictaduras modernas —de derecha y de izquierda— han practicado en sus prisiones el método de la promiscuidad penitenciaria. Puede tener algunas variantes como las de mezclar presos de muy...

De la autonomía como bien supremo

Francisco Alemán de las Casas y Juan Carlos Recio tras la presentación en el Festival Vista

De la autonomía como bien supremo
Diciembre 14
04:36 2016

 

Gracias por venir a esta edición del Festival Vista 2016 y por acompañarnos en la presentación de Para matarlos a todos, poemario*** escrito por el poeta*** Juan Carlos Recio.

Aunque ninguno de ustedes puede verlo, he puesto tres asteriscos en las palabras “poemario” y “poeta”.

Lo he hecho para que no se me olvide resaltar que este libro no es una compilación de poemas o textos hecha por un novelero adolescente, ávido de reconocimiento.

Juan Carlos, tal como su aspecto y su partida de nacimiento indican, no es, en términos cronológicos, lo que se dice “un adolescente”.

Tampoco en términos literarios.

Señoras y señores: el libro que hoy tengo el honor de presentar es una construcción cuidadosa de la inmediatez del poeta, la que, por cierto, resulta muy afín a muchos de nosotros, ya que no persigue la trascendencia, al menos desde la objetualización de un libro.

Esta es una obra cínica. Una obra cínica que nos hace entender, por la violencia más que por la razón, que un libro lo mismo puede ser el resultado de la tala de un árbol que la evisceración emocional y pública del poeta.

Juan Carlos no ha tenido ninguna delicadeza en el trato que dispensa al lector. Eso es algo que en lo particular agradezco. Vivimos en un mundo amanerado –en el estricto sentido del vocablo–; un mundo en el que no caben otras letras que no estén suficientemente maquilladas de falsa feminidad o masculinidad o metra-trancalidad o erotismo chatarra o una infinita sucesión de oes.

Para matarlos a todos es otra cosa. El mismo título del libro responde una declaración de guerra, contra todas las banderas, fíjense que ni en eso ha querido ser hipócrita el autor.

Como buen cínico, Juan Carlos Recio reinterpreta la doctrina socrática y grita, aquí, en este libro, que la civilización, tal como la vemos, es un mal, y que la felicidad se consigue siguiendo una vida simple.

Como buen cínico, nos recuerda que el hombre lleva en sí mismo los elementos para ser feliz, y que conquistar su autonomía, la autonomía del hombre, es de hecho el verdadero bien supremo.

Un libro, por tanto, lo mismo es la pulpa triturada de un árbol que la construcción meticulosa de la realidad a través de la palabra escrita.

De ahí el desprecio que percibimos en la obra por cualquier forma de preocupación material. El desprecio es una constante en este libro, de la que no se salvan ni el amor, ni la conciencia, ni la patria, ni el son, ni el sexo, ni la revolución, ni la política, ni la moral… (P)… ni siquiera los pobres pájaros, ya de por sí tan vapuleados por el mundo, se salvan de sus buenas pedradas.

Para matarlos a todos (Neo Club Ediciones, 2016), sin embargo, no es un libro odioso, ni complejo de leer. Prescinde de enmarañadas metonimias y no busca “hablar en difícil” para que etiqueten al autor de “intelectual”.

Es por ello que no me extrañaría que cuando usted compre el libro –porque para leerlo hay que comprarlo; no pase por alto que lo que tengo aquí es material impreso en mi casa– pueda darse el gusto de leer, de punta a cabo, una obra completa de poesía, de un tirón, sin cargos de conciencia, ya sea porque dedicó el tiempo a leer y no a meter la ropa sucia en la lavadora, o a fornicar, o a leer los estados de Facebook escritos por los defensores de Pancho Céspedes, que, dicho sea de paso, cada vez son menos.

Si me permiten, leeré muy brevemente algunas estrofas de Para matarlos a todos. Luego de ello y como debe ser, le entregaré el micrófono al verdadero protagonista de la presentación, que es el autor, jamás el tipo o la tipa que presentan el libro.

Presentación del libro en el V Festival Vista de Miami. Miami Hispanic Cultural Arts Center. 8 de diciembre de 2016

Sobre el autor

Francisco Alemán de las Casas

Francisco Alemán de las Casas

Alemán de Las Casas es poeta y narrador. De profesión comunicador, estudió en el Instituto Cubano de Radio y Televisión, Instituto Superior de Arte de La Habana y en el Instituto Oficial de Radio y TV de Madrid. En la radio cubana se desempeñó como locutor, actor, guionista y realizador de programas de radio. En la TV del mismo país, como presentador de noticias. Ha trabajado en medios de comunicación de Cuba, España y Chile. Se desempeña como director del portal web chileno Radio Mitos y ha publicado varios libros, el último de ellos la novela 'Eutanatrón A380'.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

En Venezuela el desenlace pasa por los cuarteles: El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Olivera Castillo

Necesidad del fuego

Jorge Olivera Castillo

                  Si sigues ocultando el fuego vendrá el invierno a hospedarse en cada rincón de mi cuerpo. No dejes que mis huesos

0 comentario Leer más
  Alcides Herrera

Una espina dorada

Alcides Herrera

                  Desde la vida rota, caigo en miles de charcos, casi todos hechos de aire y del recuerdo de que alguna vez

0 comentario Leer más
  Jorge Ignacio Pérez

El viaje de Silvia (XV y final)

Jorge Ignacio Pérez

La tarde/noche en que se fue, cayó un aguacero cerrado y largo, como los aguaceros tropicales pero sin olor salvaje. La llevamos en el coche hasta el aeropuerto y juntos,

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami