Neo Club Press Miami FL

De la condena a Leopoldo López al totalitarismo bolivariano

 Lo último
  • La última partida de póker de Juan Manuel Santos Leo en La Patilla, una vibrante web venezolana, que Nicolás Maduro llamó “traidor” a Juan Manuel Santos por haber ido a Cuba a reclutar a Raúl Castro para ponerle fin a...
  • Lula y la corrupción latinoamericana Lula da Silva ha sido condenado a más de nueve años de cárcel por corrupción y “lavado de dinero”. Todavía puede apelar la sentencia y salir absuelto. No creo que...
  • Venezuela al borde del abismo Luis Almagro ha vuelto a la carga. Al Secretario General de la OEA, como a medio planeta, le pareció repugnante el asalto de las turbas chavistas a la Asamblea Nacional....
  • ¿Por qué Leopoldo López fue liberado? El líder opositor Leopoldo López, referente de millones de venezolanos en la lucha contra el régimen castrochavista, ha salido de la cárcel tras tres años de reclusión y pasado a...
  • Cabello, calvo. Maduro, podrido Cabello se va a quedar calvo y Maduro, podrido. Tiempo al tiempo. Me refiero, por supuesto, al primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello, y al...

De la condena a Leopoldo López al totalitarismo bolivariano

De la condena a Leopoldo López al totalitarismo bolivariano
Septiembre 12
20:03 2015

 

Tras la condena a Leopoldo López, comentaba un amigo en Facebook que no entiende por qué los venezolanos siguen depositando su confianza en las elecciones, si todo el mundo sabe que Nicolás Maduro se las va a robar de nuevo. Lo califica de ingenuidad. Pero sospecho que para muchos venezolanos “confiar” en las elecciones constituye solo una manera de disfrazar su miedo a caer víctimas de la violencia, es decir, retórica de salvación. Porque no olvidemos que el chavismo dispara a los manifestantes de verdad, no es un cuento, se trata de una realidad que el propio régimen se ha encargado de poner en claro, pone francotiradores hasta en las azoteas. ¿Y quién quiere poner el muerto?

No olvidemos que Maduro y su infantería no engañan a nadie. Tras recibir las consabidas instrucciones de La Habana, el actual gobernante lo dijo en enero de 2013: “Vamos hacia el socialismo, hacia la felicidad verdadera, hacia la democracia verdadera”. Y no eran meras palabras, de esas tantas veces repetidas por su padre putativo. Con la muerte de Chávez el proceso “bolivariano” se radicalizó al punto de ingresar de lleno al totalitarismo, un sistema que no admite disensos ni oposiciones, por muy pacíficos que sean.

Y se venía venir. Para sostenerse, Chávez se había apoyado en la corrupción y el clientelismo, aderezados por su personalidad circense –recuérdese aquello de pan y circo–, para mandar por 14 años. Pero el chavismo remanente no puede. Le faltan legitimidad, cohesión, carisma y dinero. Necesita recurrir a la fuerza para resolver lo que Chávez manejaba por la vía del truco, el soborno y la manipulación. Y no es que la violencia oficialista no haya jugado un papel con Chávez, que lo jugaba: es que ahora no se puede detener ante nada (por eso se arriesgan a condenar a Leopoldo López). Los herederos cuentan con una masa social en estado de ebriedad y la complicidad de los muchos gobiernos regionales todavía dependientes de su petróleo, más los abúlicos y los pusilánimes, que son legión. Y con un factor adicional que no debemos relativizar: todo el mundo sabe que a Barack Obama le da lo mismo.

Con Obama la gente ni siquiera puede arriesgarse a poner el muerto con la esperanza de que intervendrá Estados Unidos, como sucedió en Panamá cuando imperaba el régimen de Manuel Antonio Noriega.

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

3 comentarios

  1. Armando Navarro Vega
    Armando Navarro Vega Septiembre 13, 02:35

    La alternativa a la complicidad activa con el régimen, a la pusilanimidad, a la abulia o al miedo, es la heroicidad. Es lo que ocurre cuando las personas están absolutamente solas solas frente al poder absoluto. La “realpolitik” que practican mayoritariamente los gobiernos en todas las latitudes y longitudes fija un altísimo precio por la libertad. Es profundamente inmoral pretender que el ejercicio de la ciudadanía se convierta en un acto heroico desde la seguridad y el confort de la distancia. Eso es lo que están logrando las instituciones y organismos internacionales en este y en tantos otros casos. Sin un apoyo internacional firme y decidido a la causa de la libertad, no hay muertes ni sacrificios fecundos. Y por contra, cada vez hay menos individuos dispuestos a arriesgarlo todo por esa “masa ebria” y perfectamente domesticada que tan bien describes. La opción “salida” se convierte en preferente, porque al final es la que más posibilidades tiene de triunfo real y efectivo a nivel individual y familiar. Remember Cuba.

    Reply to this comment
  2. Armando Añel
    Armando Añel Septiembre 13, 03:23

    exactamente…

    Reply to this comment

Escriba un comentario

¿Qué harán las FARC en Colombia? El análisis de Carlos Alberto Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Ignacio Pérez

El viaje de Silvia (XIV)

Jorge Ignacio Pérez

Jose se enamoró de Silvia, como suele ocurrir en los casos en que una mujer le planta cara a un hombre. Plantarle cara, quiero decir en términos duros. No fue

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Pesadilla

José Hugo Fernández

I) Estaba preso. La celda era húmeda y oscura. Me dolían hasta las ideas por tantos porrazos y patadas. Supongo que entre sueños, vino un caimán sin dientes a susurrarme

0 comentario Leer más
  Adrián Morales

Del amor y otros milagros

Adrián Morales

Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami