Neo Club Press Miami FL

De la contraportada de tu libro

De la contraportada de tu libro

De la contraportada de tu libro
febrero 20
05:38 2015

Un elemento importante para la venta de un libro, junto al precio, diseño de la portada y título-subtítulo, es la descripción que aparece en la contraportada del libro en papel, bien resaltada en los puntos de venta en la red.

La fórmula ortodoxa para el desastre es pedirle el favor a un amigo escritor, que por regla general usa el espacio para lucir su estilo literario, habla de cosas trascendentes que pocos entienden y se olvida de hacer una sinopsis simple y clara del contenido (no se le puede culpar, quizás no lo haya leído). Muchas veces no rechaza el encargo por la oportunidad de anunciarse gratuitamente.

Para esta descripción no basta con saber escribir bien. Hay que tener sentido del marketing y ponerse en lugar del lector, a quien hay que decir claramente, sin engañarlo, qué es lo que se va a encontrar dentro del libro, cómo es que su lectura lo va a entretener, divertir o instruir.

Es difícil para el propio autor escribir la descripción. Uno de los errores es no querer dejar nada afuera. El instinto creador del autor lo induce a embutir la mayor cantidad de cosas que pueda. Sin embargo, demasiados detalles hacen la descripción ineficaz.

Algunos consejos:

1. Solamente aborde el tema o trama principal, la espina dorsal de la obra. Cualquier otra cosa estorba.

2. Escriba corto, alrededor de 150 palabras. Esto resulta pesado a un escritor, porque lo que le pide el cuerpo es escribir y escribir. Twitter ha demostrado que se puede decir casi cualquier cosa en 140 caracteres (unas 22 palabras). Escribir en Twitter periódicamente proporciona un excelente entrenamiento para la síntesis. Que sea corta la sinopsis no quiere decir que la escribirá en pocos minutos, porque mientras menos palabras se emplee para explicar algo más tiempo tomará hacerlo. Revise, cambie, perfeccione, acorte, busque claridad y elegancia.

3. Olvide los adjetivos grandilocuentes y vaya a la argumentación.

4. Escriba en tercera persona del presente. Aunque la trama del libro esté contada en pasado, la sinopsis no debe estarlo. Imagínese que acaba de leer el libro y alguien le pregunta de qué se trata. No lo hará en pasado.

5. Utilice palabras que emocionen. ¿Recuerda los mejores anuncios que ha visto en la televisión? Usted ríe o sonríe, se revuelve en el asiento, se le humedecen lo ojos y llama a su cónyuge para que lo vea. ¿Qué emociones evoca la lectura de ese libro que está describiendo? Seleccione cuidadosamente palabras que evoquen esas emociones.

6. Leer la descripción debe provocar un impacto emocional en el lector, moverlo a querer saber más, decidirlo a comprar. La descripción de un libro pertenece al ámbito de la comercialización, no de la literatura.

7. Después que tenga una buena descripción publíquela en los medios sociales, en los anuncios de las presentaciones, en los comentarios sobre libros y en cuanta oportunidad se presente.

8. Lea buenas descripciones de libros y analícelas.

9. A veces es preferible a una descripción, colocar frases de lo que han dicho personas famosas o conocidas sobre la obra.

Ejemplo de una descripción buena (91 palabras):

El alquimista, Paulo Coelho

Cuando una persona desea realmente algo, el Universo entero conspira para que pueda realizar su sueño. Basta con aprender a escuchar los dictados del corazón y a descifrar el lenguaje que está más allá de las palabras. El Alquimista relata las aventuras de Santiago, un joven pastor andaluz que un día abandona su rebaño para ir en pos de una quimera. Un enriquecedor viaje por las arenas del desierto que recrea un símbolo hermoso y revelador de la vida, el hombre y sus sueños. Considerado ya un clásico de nuestros tiempos.

Ejemplo de una descripción buena (134 palabras):

La civilización del espectáculo, Mario Vargas Llosa

La banalización de las artes y la literatura, el triunfo del periodismo amarillista y la frivolidad de la política son síntomas de un mal mayor que aqueja a la sociedad contemporánea: la idea temeraria de convertir en bien supremo nuestra natural propensión a divertirnos. En el pasado, la cultura fue una especie de conciencia que impedía dar la espalda a la realidad. Ahora, actúa como mecanismo de distracción y entretenimiento. La figura del intelectual, que estructuró todo el siglo XX, hoy ha desaparecido del debate público. Aunque algunos firmen manifiestos o participen en polémicas, lo cierto es que su repercusión en la sociedad es mínima. Conscientes de esta situación, muchos han optado por el discreto silencio. Como buen espíritu incómodo, Vargas Llosa nos entrega una durísima radiografía de nuestro tiempo y nuestra cultura.

Ejemplo de que, por suerte, a veces las descripciones malas tienen pocas palabras (73):

Paradiso, José Lezama Lima

Si hay una novela en lengua española del siglo XX de cuyo genio nadie puede dudar, esa es Paradiso. Julio Cortázar decía que vuelve visible por la imagen el universo esencial del que sólo vivimos usualmente instancias aisladas, y con ello aludía a la magia nunca nombrada, y siempre en cada página encarnada, que es el paraíso de la evocación, el esplendor de la imaginación y la maravillosa locura del lenguaje de Paradiso.

http://alexlib.com/

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Kiko Arocha

Kiko Arocha

Modesto Arocha (Kiko). Nació en La Habana en 1937. Ingeniero en Electrónica y doctor en Ciencias Técnicas. Llegó a Estados Unidos en 1995 y decidió reinventarse como traductor y editor de sitios web y de libros, para lo cual fundó la editorial Alexandria Library (www.alexlib.com) en Miami. Es autor del bestseller "Chistes de Cuba", una antología de chistes populares contra el castrismo que recopiló en la Isla.

Artículos relacionados

1 comentario

  1. tony Cuartas
    tony Cuartas febrero 27, 04:54

    Gracias Kiko, muy aceertada tus recomendaciones. Hay que tenerlo encuenta. Nuevamente gracias.
    Chao.

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner entrevista a Catalina Serrano

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

1 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más