Neo Club Press Miami FL

De la Cuba intelectual: ¿Utopía o pillería?

 Lo último
  • Sepultura de la prensa El incidente entre Donald Trump y el corresponsal de la cadena CNN Jim Acosta, se presenta en los medios de comunicación como una amenaza a la libertad de prensa ante...
  • Lilo Vilaplana, un viernes en tertulia La más reciente edición del gustado espacio Viernes de Tertulia, creado y conducido desde años atrás por el escritor y periodista Luis de la Paz en la llamada familiarmente Casona...
  • El juego de la gallinita ciega Lástima que no podamos reír y bostezar a la vez. El sargento político Roberto Fernández Retamar, luego de medio siglo de esforzada labor inquisitorial, se ha convertido en defensor de...
  • Un puente poético en Las Tunas La antología poética Tres tristes cubanos y un gato feliz se presentó el jueves 22 de febrero en Las Tunas con los poetas José Luis Serrano, Carlos Esquivel, José Alberto...
  • Represores impiden evento literario en Cuba “Palabras excluidas”, un evento literario programado para este sábado 3 de febrero en La Habana Vieja, en el Museo de la Disidencia, fue abortado por la policía política cubana, que...

De la Cuba intelectual: ¿Utopía o pillería?

De la Cuba intelectual: ¿Utopía o pillería?
julio 18
16:20 2016

 

Una curiosa floración puja por hacerse notar ahora mismo en el chato y atascado espectro político de Cuba. Es la movida de un grupo de intelectuales de izquierda que al parecer han consensuado distanciarse del rebaño aplaudidor del que formaban parte hasta ayer de tarde. No se trata de una nueva tendencia opositora, pues ellos mismos se apuran en dejar claro que no son opositores sino portadores de una visión emergente, autónoma y democrática. Pero, en fin, a falta de medicina, aunque sea un lenitivo, por ahora.

Las zonas más visibles de esta floración se identifican en el teatro, el cine, la literatura o las ciencias sociales, pero, sobre todo, resaltan en ciertas publicaciones periódicas con temáticas especializadas, así que suelen discurrir al margen del lector medio de noticias o novedades informativas, y todavía más al margen del pueblo corriente, del que quizá un tanto engreídamente se consideran abanderados y con cuyo respaldo están contando sin previa consulta.

Quienes lamentaron durante tantos años la invisibilidad de los intelectuales cubanos, por lo general conservadores, oficialistas o anuentes ante el régimen, ya podrán enterarse de que no se habían extinguido, sólo hibernaban, patas arriba como los murciélagos, a la espera de los primeros resquicios del amanecer.

Nadie como los intelectuales cubanos para practicar la bandería sectaria. Entonces es natural que los de marras conformen un núcleo amplio en número pero estrecho para la diversidad de clases y particularmente cerrado a la pluralidad de posiciones ante la dictadura, pues sólo aceptan dos: la de los cómplices o la de su propio grupo, que quizá podríamos calificar como tolerancia crítica.

Todos demuestran estar convencidos de la necesidad de introducir cambios más profundos que los aplicados hasta hoy en la política y la economía del país. Todos parecen estar hartos de la entumecida burocracia del partido comunista y de sus dogmas neo-estalinistas. Si no todos, al menos la mayoría ve con recelo el peligroso poder que hoy se gastan las fuerzas armadas. Todos dicen apostar por el Socialismo Participativo y Democrático, aunque es de temer que sus referencias no procedan de algunos interesantes entornos del norte europeo, sino más bien de la tribales y adocenadas comunas bolivarianas del siglo XXI. Asimismo, todos se manifiestan proclives a una reconciliación armónica entre lo que llaman la nación y la emigración. Incluso comienzan a reclamar tímidamente libertad de prensa y hasta elecciones libres. Pero son tres nociones sobre las que tendrían que manifestarse más despacio y con mayor claridad.

Por ejemplo, su postura ante lo que llaman la reconciliación entre cubanos de afuera y de adentro no parece distanciarse ni una micra de la mañosa y tan relamida retórica del régimen, el cual, como es sabido, no aboga sino por armonizar únicamente con los exiliados y emigrantes que acepten a priori su dictadura y estén dispuestos a negociar con ella. Ya se ha dicho suficientemente que sobra hablar de reconciliación entre los cubanos de a pie que viven en las dos orillas, pues jamás se han peleado. De modo que sólo queda pendiente la imposible reconciliación entre las víctimas (emigrantes y exiliados) y el victimario, que es el régimen. Y ese es un problema muy fácil de zanjar, basta con el desmontaje del régimen, algo que no creo que haya sido incluido entre los presupuestos de nuestros muy democráticos y participativos intelectuales de izquierda, a quienes -intelectuales al fin- les gusta verse a sí mismos como conciencia de la sociedad, pero siempre que conciencia rime con conveniencia.

Por otro lado, sus reclamos sobre libertad de prensa y elecciones libres parecen centrarse sospechosamente en las expectativas del propio grupo. Nada indica que cuente para ellos la oposición pacífica, que durante largos años se ha dedicado a denunciar todos los males que ellos acaban de descubrir, y que además lo ha hecho arriesgando el pellejo, a diferencia de su caso.

En sentido general, la actitud de esta floración frente a los disidentes y opositores verticales, más que de reserva, parece ser abiertamente despreciativa o cuando menos descalificatoria. Engloban todas las manifestaciones opositoras en un solo movimiento, dentro del cual están incluyendo aun los grupos de respuesta violenta de los primeros años del gobierno revolucionario. Ni siquiera han tenido a bien hacer distinción con los partidos de izquierda, que también los hay en el movimiento opositor. Si este no es un enfoque oportunista y un guiño a la dictadura, nada se le parece tanto. Desde luego que tales distinguidos intelectuales socialistas democráticos y participativos tampoco se han tomado la molestia de denunciar el acoso y los atropellos a los que los esbirros de la Seguridad del Estado someten diariamente a mujeres y hombres sólo por hacer públicos sus desacuerdos con el castrismo. Guardan distancia y categoría con respecto a los apestados de la disidencia, un poco quizá por no buscarse problemas, y otro poco por su naturaleza de bandería sectaria que está consciente de contar con ventajas a la hora de organizar la fiesta de los bombones, a la que no pueden asistir los caramelos.

Falta que les haría leer con mayor detenimiento a Claudio Magris, un escritor que ellos suelen citar con frecuencia, sin darse por enterados de que escribió el epitafio de su floración aun antes de que brotara: “La utopía que se ve a sí misma como solución final es falsa, lo mismo en el terreno social que en el individual”.

Sobre el autor

José Hugo Fernández

José Hugo Fernández

José Hugo Fernández (La Habana, 1954) es escritor y periodista. Durante la década de los años 80, trabajó para diversas publicaciones en La Habana, y como guionista de radio y televisión. A partir de 1992, se desvinculó completamente de los medios oficiales y renunció a toda actividad pública en Cuba. Premio de Narrativa 'Reinaldo Arenas' 2017, tiene 17 libros publicados. Actualmente reside en la ciudad de Miami.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Cuánto valor cuesta no tener valor (fragmento)

José Hugo Fernández

Para Imre Kertész, el célebre escritor húngaro, Premio Nobel de Literatura en 2002, “el destino del varón en esta tierra no es otro que destruir lo tierno y lo bello,

Leer más
  Luis de la Paz

En los tiempos difíciles de Heberto Padilla

Luis de la Paz

    En una remotísima tarde de verano, sería el año 71, o tal vez el 72, el escritor José Abreu Felippe, a quien tanto le debo, me mostró un

Leer más
  Alcides Herrera

No me hables más

Alcides Herrera

                  El futuro soy yo y en él me siento. Es su bar. Me rodea Copenhague y una brisa futura me acaricia

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami