Neo Club Press Miami FL

De la debilidad del ego

De la debilidad del ego

diciembre 16
16:29 2010

 

¿Acaso el ego no es una condición primaria? El ego está dado ya en lo animal. El cabeza de manada satisface inconscientemente su ego. Por eso cuando en ocasiones en Erótica (la novela) se confronta el ego no se hace en función de negarlo, sino de manejarlo. De ponerlo al servicio de lo racional, de nuestros intereses.

A fin de cuentas lo racional, en oposición –en este caso específico– al ego, es lo que nos singulariza y justifica en las “tardes inútiles”, que diría Borges.

No podemos negar el ego sencillamente porque no podemos negarnos a nosotros mismos. Pero cuidado, porque una señal de primitivismo, de debilidad, es precisamente la incapacidad de manejar ese ego. No se trata de falsa modestia, sino de que al poner el ego a nuestro servicio, al manejarlo a nuestro antojo, estamos imponiendo nuestra racionalidad, que es lo que nos diferencia de los animales. Cuando somos conscientes de nuestro ego y lo manipulamos, y jugamos con él (y nos reímos de él), alcanzamos la plenitud de lo racional-hedónico.

El hombre es hombre porque es racional (lo erótico, ya se sabe, es racional antes que animal). Un hombre esclavizado por su ego es siempre un hombre débil, irracional, aunque aparente lo contrario. Por eso vemos a Fidel Castro, por ejemplo, hacer el ridículo una y otra vez, y a Hugo Chávez, etcétera. En el fondo, se trata de hombres primarios, débiles, íntimamente elementales. Hombres a merced de su amo y señor: El ego.

Etiquetas
ego
Compartir

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más
  Baltasar Santiago Martín

¿Suicidio?

Baltasar Santiago Martín

  En memoria de Juan O’Gorman             No entres al río con los bolsillos llenos de piedras como hizo Virginia; antes que suicidarte, arrójale las

0 comentario Leer más