Neo Club Press Miami FL

De la Guerra Fría a la Tercera Guerra

 Lo último
  • El perro de las dos gandingas Es difícil ser indiferente ante el recuerdo de las posadas. Lo es al menos para todo habanero que tuviese más de 16 años en alguna de las últimas décadas del...
  • Cuba, la isla que quiso ser continente Un cuadro de la pintora Sandra Ramos —La isla que soñaba con ser continente— refleja mejor que cien cuartillas minuciosamente manuscritas la dimensión de lo cubano en algunas de sus...
  • Corporativismo monopolista y ley de hierro oligárquica Desde la toma del poder por el fascismo en Italia, la economía de ese país devino economía planificada y cerrada con vistas a la guerra. El Duce se inspiró en...
  • El totalitarismo, notas al margen El totalitarismo es una revolución permanente animada por una voluntad cuyo radicalismo es tal que podría definirse como satánica. Digo esto porque su máxima intención pasa por re-crear el mundo...
  • Una apuesta factible Contrasta grandemente la actitud que hasta ahora ha asumido el poder cubano tras la contundente declaración de Donald Trump del 16 de junio en Miami. Sabemos que Raúl Castro no...

De la Guerra Fría a la Tercera Guerra

Vladimir Putin, presidente ruso

De la Guerra Fría a la Tercera Guerra
Septiembre 04
22:43 2016

 

¿Será cierto que la Guerra Fría terminó? ¿Y por qué amenaza con resurgir ahora?

Como dijo un general norteamericano hace unos días, los conflictos solo terminan cuando el enemigo decide que está verdaderamente derrotado. De lo contrario, no acaban nunca.

Y es que una cosa es el conflicto ideológico y otra la competencia geopolítica. Si bien la primera puede metamorfosearse de mil formas, la segunda es parte de un sistema estructural inmutable basado en un conflicto permanente por lograr el equilibrio de poderes en el sistema internacional, y que depende del control de territorio, del poderío económico, del tamaño de las fuerzas armadas, del parque industrial, del tamaño poblacional y de la tecnología, la estrategia y la voluntad de proteger los intereses vitales nacionales. Este es un juego tan viejo como la historia del mundo.

Y la Guerra Fría nunca terminó porque los nacionalistas rusos o los mandarines chinos nunca aceptaron su supuesta derrota, y ahora aprovechan la debilidad de los Estados Unidos, un país endeudado, con presupuestos militares y fuerzas armadas que se achican, para revelarse como potencias en busca de revancha.

Y para desafiar a los Estados Unidos, Rusia y China cuentan con el corazón de Eurasia y sus inagotables recursos humanos, materiales, y una creciente sofisticación tecnológica que les permite cerrar la brecha de calidad. Además, gozan con la aquiescencia de otras potencias regionales como Irán y actores peligrosos como Corea del Norte, que también desean poner a los Estados Unidos de rodillas, en el lugar que creen le corresponde: no como superpotencia única e indiscutible, sino como otra potencia regional igual entre pares, que no podrá nunca más actuar unilateralmente sin el consentimiento y aprobación de China, Rusia e Irán.

El conflicto de Siria es el último episodio, después de Ucrania, Georgia y la confrontación en el Mar de China, donde se establece un límite muy claro al liderazgo de los Estados Unidos y un desafío a las reglas del orden internacional.

¿Qué ocurrirá? Nadie lo sabe, pero todas las potencias se preparan aceleradamente para un nuevo conflicto global. Parece como si estuviésemos de nuevo en 1939, en los albores de otra conflagración mundial.

Temo que Rusia es la que demuestra mayor voluntad de salir vencedora, al ser la que más rápidamente concluye la modernización de sus fuerzas nucleares y la única potencia que las integra como parte de una doctrina que le garantice prevalecer en un conflicto.

Temo que los Estados Unidos cometen el craso error de subestimar a Rusia y a China. El próximo conflicto promete ser una lección muy dura para este país, tan acostumbrado a ganar guerras con el mínimo de pérdidas humanas gracias a su superioridad aérea, en contraste a la mentalidad del despotismo asiático, tan insensible al sufrimiento. Y es que ya esa superioridad aérea no podrá garantizarse y los soldados tendrán que pelear en condiciones de igualdad en el terreno. Si por alguna razón las cosas no salen bien, los contrincantes están dispuestos a ser los primeros en usar armas nucleares.

Ojalá que esté equivocado y tanto Rusia como China pongan en una balanza lo que aún pueden lograr mediante la cooperación, dando un paso atrás antes de que sea demasiado tarde.

Sobre el autor

Roberto Manuel Lozano

Roberto Manuel Lozano

Roberto Lozano (La Habana, 1959). Analista, ensayista, licenciado en Economía por la Universidad de La Habana en 1981. Tiene una Maestría en Relaciones Económicas Internacionales (Universidad de La Habana, 1985), una Maestría en Relaciones Internacionales (Universidad de Miami, 1989) y una Maestría en Economía (Universidad de Miami, 1998). Es autor de decenas de artículos publicados en revistas especializadas, periódicos y blogs en Internet, y como capítulos en libros académicos, sobre la realidad socioeconómica cubana y las relaciones con la extinta Unión Soviética. Fue investigador asociado en INFO-SOUTH, en la Universidad de Miami, entre los años 1989 y 1995. Actualmente reside en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

¿Qué harán las FARC en Colombia? El análisis de Carlos Alberto Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Ignacio Pérez

El viaje de Silvia (XIV)

Jorge Ignacio Pérez

Jose se enamoró de Silvia, como suele ocurrir en los casos en que una mujer le planta cara a un hombre. Plantarle cara, quiero decir en términos duros. No fue

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Pesadilla

José Hugo Fernández

I) Estaba preso. La celda era húmeda y oscura. Me dolían hasta las ideas por tantos porrazos y patadas. Supongo que entre sueños, vino un caimán sin dientes a susurrarme

0 comentario Leer más
  Adrián Morales

Del amor y otros milagros

Adrián Morales

Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami