Neo Club Press Miami FL

De la muerte de Feliú y la negación de la realidad

De la muerte de Feliú y la negación de la realidad

De la muerte de Feliú y la negación de la realidad
febrero 13
16:42 2014

La tristeza por la muerte de una persona –en este caso Santiago Feliú–, el admirar a una persona, el identificarse con una persona o su arte, nada tienen que ver con el hecho de redactar una noticia. El periodismo serio, noticioso, tiene sus reglas, y no se debe al sentimiento. Eso queda para la crónica, el artículo, la opinión. La noticia no se adorna, es fiel a los hechos.

Por otro lado, no entiendo por qué si yo tengo un amigo, u otra persona que admite su filiación, y por su arte deseo promocionarlo, o defenderlo, negaría su posición política por muy contraria a la mía que fuera. Si moralmente le resta ser garante de una u otra política, ello realmente no pesa en la calidad de su arte. Y si aún deseo defender al artista que piensa diferente, pero considero es una persona digna, tampoco veo inteligente negar su ideología o su proyección en tal sentido. Me parece una falta de ética.

Es como si un amigo mío en Cuba, para defender que me publicó un libro, tratara de ocultar que soy anticomunista. Lo vería como una falta grave a mi persona. Desde mi punto de vista, la del espectador que gusta unas cuantas canciones del fallecido Feliú, la proyección política del trovador fue garante de la que impera oficialmente en Cuba. No creo que lo ocultara y tampoco creo que más allá de situaciones personales, rebeldías o críticas, que también las tuvo a tono con una postura de izquierda liberal, fuera un disidente. Tal vez un inconforme o una persona no cerrada a quienes pensaban diferente. Fito Páez, en su muro de Facebook, ha escrito a su favor en todos los sentidos y sin negar controversias relacionadas con la defensa del trovador a la “Revolución Cubana”. Más allá de anécdotas de una u otra persona, Santiago Feliú fue fiel a una posición política garante de lo que él consideraba los principios de esa revolución.

Fito Páez junto a Santiago Feliú en una imagen de archivo

Fito Páez junto a Santiago Feliú en una imagen de archivo

Escribo todo esto, además, porque creo que algún día, cuando se repare el diccionario de la cultura cubana, tendrán que estar los creadores basados en la calidad de su obra, aunque aparezca la nota sobre su filiación política o su simpatía a tal o más cual sistema. Esta es la historia real, no puede ser cambiada, no ocurre en nuestras emociones ni es cuestión de estilo o de llanto. Es lo que es. El resto, fuera de la nota periodística, son opiniones.

Sobre el autor

Juan Carlos Recio

Juan Carlos Recio

Juan Carlos Recio (Santa Clara, 1968). Poeta y narrador. Su libro “El buscaluz colgado” fue Premio de la Ciudad de Santa Clara en 1990. Obtuvo también una primera mención en el Premio Julián del Casal de la UNEAC, en 1991, con su poemario inédito “Hay un hombre en la cruz”. Ha publicado, entre otros, los poemarios “Sentado en el aire” y “La pasión del ignorante”. Desde el año 2000 reside en la ciudad de Nueva York, donde edita el blog Sentado en el Aire.

Artículos relacionados

2 comentarios

  1. Armando Añel
    Armando Añel febrero 13, 20:42

    Muy bueno. No se entiende que para justificar una amistad haya que esconder o negar el pensamiento de ese amigo. Yo tengo amistades de izquierda y hasta alguno que otro rojo en Cuba y fuera de ella y no por ello, en plan justificativo, le digo a la gente que son disidentes.

  2. Callejas
    Callejas febrero 13, 20:58

    Le llamo a ese ocultamiento ¨sensibilitis¨ la enfermedad ciega por la amistad

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

1 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más