Neo Club Press Miami FL

De la nada al todo

 Lo último
  • Mi candidata para presidenta Ya que los grandes científicos son artistas supremos (según dijo uno de ellos, Martin Henry Fischer), el último grito del arte de hacer ciencia en estos días podría ser una...
  • Maximalismo vs diversidad   Por desgracia, el ser humano tiene una tendencia manida –y suicida– a ir a los extremos. El maximalismo es lo que en el fondo mueve a las masas nacionalpopulistas...
  • Cómo pasar del subdesarrollo al desarrollo   La corrupción no nace en la política, como asegura el lugar común repetido incansablemente en las redes sociales y otras tribunas y foros. Culpar una y otra vez a...
  • De la inmortalidad y el cerebro   Existe una incongruencia básica entre nuestro tiempo fisiológico, o edad, y nuestro tiempo dimensional físico, como demuestra la teoría de la relatividad. A edades diferentes de la vida, existen...
  • El biocentrismo: Más allá de la muerte   Según el Biocentrismo, basado en la teoría del doctor Robert Lanza, la vida y la muerte tal como las conocemos son una ilusión creada por la mente. Nada de...

De la nada al todo

De la nada al todo
octubre 02
15:27 2015

 

Hay dos formas de estimulación creativa: el placer en el reconocimiento y el placer en la realización. El primero es impulsado por el Ego. El segundo es impulsado por el Ser (la autoestima). Por ejemplo, una cosa es disfrutar cómo los demás perciben tu destreza al bailar, o tu cuerpo al bailar —el placer del reconocimiento—, y otra disfrutar bailando, el hecho de bailar en sí mismo (el placer de la realización).

Por supuesto, hay una diferencia definitiva, decisiva, entre encontrar placer en el reconocimiento y encontrar placer en la realización. Encontrar placer en la realización supone conseguir efectivamente algo, mientras que encontrar placer en el reconocimiento supone esperar por algo… o por alguien. Y ya sabemos que quien espera, desespera. A la desesperación que implica esperar “ser descubierto”, reconocido, la llamamos popularmente “angustia”, “sufrimiento”, “infelicidad”.

Porque desde el mismo momento en que priorizas cómo te perciben las cosas, dejas de disfrutar las cosas. Te conviertes en rehén de lo que las cosas son respecto a ti y dejas de disfrutar lo que las cosas son sencillamente, lo que tú mismo eres sencillamente. Y así, en esta dicotomía te vuelves nada, ni una cosa ni la otra.

Tus sentimientos te confunden cuando crees que no eres suficientemente apreciado. Cuando ves una sombra en cada aparición, un peligro en cada novedad. Y eso pasa porque de una u otra manera te enseñaron, desde pequeño, que el mundo gira alrededor de ti, y ahora, cuando eso no sucede —porque efectivamente algo así nunca sucederá—, crees que el mundo se te echa encima, apocalíptico. Pero tú formas parte del mundo, por eso el mundo no puede girar alrededor de ti ni tampoco aplastarte: Tú giras con el mundo.

Nada te traiciona porque eres todas las cosas. Nada te desprecia porque formas parte de todo. No eres el preferido ni el repudiado, sino parte íntegra e imprescindible de la transformación en la creación y el descubrimiento. Así, cuando te reconozcas como parte del movimiento y no del fin, de una expedición hacia el descubrimiento y no el descubrimiento mismo, dejarás de sufrir, dejarás de esperar “ser descubierto”.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Las buenas empresas privadas nos benefician: El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Breves apuntes sobre la brevedad

José Hugo Fernández

1-Augusto Monterroso, artífice de la brevedad literaria, se encontró cierta vez con un presunto lector, quien le dijo que estaba leyendo una de sus obras, El dinosaurio, que es justo

0 comentario Leer más
  Rafael Vilches

Y si murmuro

Rafael Vilches

                  Si mis labios dicen libertad, mi corazón esponjado late, por esta isla que son mis ojos atravesados por el mar, por

0 comentario Leer más
  Philip Larkin

Tres tiempos

Philip Larkin

                  Esta calle vacía, este cielo gastado hasta lo insípido, este aire, un tanto indistinguible del otoño como un reflejo, constituyen el

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami