Neo Club Press Miami FL

De la noche y la amistad

 Lo último
  • A veces la vida es injusta A veces la vida es injusta. Un hombre se sacrifica, cumple con su deber, va a la guerra como piloto en la marina de su país, a defender sus instituciones...
  • Del igualitarismo, la autojustificación y la diversidad Y se podrá decir respecto al interminable tema cubano: “Bueno, pero allí hay gente débil, gente sedentaria, gente que no sabe ganarse la vida, gente que solo se mueve para...
  • El problema no es Maduro   Ni la gran mayoría de los analistas políticos, ni los expertos politólogos en Venezuela y Cuba, ni los gobiernos de la región latinoamericana alrededor de Venezuela, ni los gobiernos...
  • Trump y el nuevo orden cultural A la pregunta de por qué el pueblo estadounidense volvería a elegir a Donald Trump a pesar de sus desplantes en Twitter, he respondido en el programa El Espejo, de...
  • No a la metatranca   Algunos no se acaban de enterar que estamos en la era del artículo corto, del post y las redes sociales. Ya pasaron los tiempos del teque y la metatranca,...

De la noche y la amistad

De la noche y la amistad
enero 04
15:50 2016

 

“Hay insectos que nacen por la mañana y mueren al atardecer. No conocen la noche”.

Algunas mañanas, cuando despierto en España y dispongo de un tiempito más de cama, tengo del otro lado del charco a una amiga, amiga de todos los tiempos y de todos los contratiempos, que aún desanda cuando ya de su lado casi todos duermen. Es el momento mágico para saludarnos, contarnos cosas y reírnos mucho.

Hoy hablamos de la amistad, de lo significativos que para nosotras dos son los amigos, y de lo importantes que hemos sido la una para la otra, sorteando distancias y diferencias que en vez de alejarnos nos enriquecen y acercan.

Ya punteando el final (ella, en Miami, se muere de sueño y yo me tengo que levantar) me dice: “qué rabia me da cuando oigo a alguien decir que los amigos no existen”.

Le respondí: “No tengas rabia, Rebe, es como el que asegura que Dios no existe; es que no le conoce”.

Y entonces le prometí hablar de la amistad.

Quien no cree en la amistad es porque no la profesa, no la practica y claro, no la conoce; quien no cree en la amistad es porque nunca encontró un amigo, ni nunca se ofreció para serlo. No voy a entrar en las profundizaciones de las causas, no las juzgo, pero está claro: quien descubre un amigo cree en la amistad; quien ama y es amado, cree en el amor.

Quien no crea ni en el amor ni en la amistad es porque nunca ha sentido nada parecido. Es digno de lástima.

Ambos sentimientos, que en realidad son uno solo, no siempre nacen espontáneamente, como las flores silvestres (aunque a veces también), sino que se siembran, se cultivan. Y el acto de sembrar y cultivar requiere una considerable dosis de entrega y generosidad. De darse sin esperar, de ofrecerse sin previos cálculos. En un mundo que muchas veces estimula y ensalza el egoísmo y el yo, yo, yo y primero yo (“yo me mi conmigo”), hay que sembrar pero además cultivar. Prodigar cuidados especiales. Derrochar descaradamente la parte más amable de nuestro ser.

Y desde luego muchos no están preparados, ni dispuestos para eso. Su incredulidad los delata. No saben ni ser ni tener amigos.

Que muchos insectos mueran al atardecer no significa que no exista la noche, sólo que ellos nunca la podrán disfrutar.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Usamat Hamud

Usamat Hamud

Usamat Hamud. Nació en Guantánamo en 1951. Hija de un libanés y una española castellano-manchega. Estudió Filología Hispana. Trabajó en la Biblioteca Provincial y como escritora y directora de programas radiales en la emisora de Guantánamo, donde terminó de crecer y vivió hasta el año 2000. Ganadora de varios premios en Radio. Su libro "La fiesta de Florinda y otros relatos", junto a Rebeca Ulloa y Lourdes Cañellas, fue publicado en 2015 por Neo Club Ediciones. Actualmente reside en Madrid.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Gabriel Barrenechea

Cháchara de muertos

José Gabriel Barrenechea

Es sábado en la noche. Mi esposa me ha arrastrado aquí, de visita a casa de una amiga suya. Ellas dos, que ya se acercan o han llegado a los

Leer más
  Otilio Carvajal

El discurso tanático de Félix Anesio

Otilio Carvajal

  Hoy bebo una taza de café amargo en un lugar ajeno que se llama exilio[1] El uso manifiesto de lo tanático es muy frecuente en la poesía cubana desde

Leer más
  Luis de la Paz

Lilliam Moro, de la mano de un ángel

Luis de la Paz

Hace unas semanas, durante la presentación en el Centro Cultural Español de su libro Contracorriente, poemario por el que recibió el Premio Internacional de Poesía “Pilar Fernández Labrador”, en Salamanca,

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami

Carlos Alberto Montaner – El por qué de los ataques acústicos en Cuba